Ahora en Francia

NO TE LO
PUEDES PERDER 

Festivales, exposiciones, conciertos o grandes eventos… En France.fr y en toda Francia, siempre está pasando algo.

Qué hacer

Visita
Francia 

Recorrido por los lugares culturales de excepción o paseo por las cumbres. En pareja por la ruta de los vinos o de crucero con los niños… ¿Qué viaje por Francia harás en esta ocasión?

En Bretaña, de faro en faro...

Has llegado al oeste del continente europeo... En el extremo de Bretaña, Finisterre brilla con sus faros, testigos inquebrantables de las mareas que esculpen los paisajes del mar de Iroise. Te llevamos a la Route des Phares (Ruta de los Faros) para conocer a algunos de estos notables centinelas de piedra.
El relevo

El faro de Saint-Mathieu, o "St-Mat" como se llama aquí, se encuentra en un promontorio que domina el mar de Iroise. Construido en 1835, tomó el relevo de la abadía del siglo XI, cuyos monjes mantuvieron un fuego en la parte superior de una torre para avisar a los marineros en la entrada a Brest Gully.

En Bretaña, de faro en faro...
El relevo

El faro de Saint-Mathieu, o "St-Mat" como se llama aquí, se encuentra en un promontorio que domina el mar de Iroise. Construido en 1835, tomó el relevo de la abadía del siglo XI, cuyos monjes mantuvieron un fuego en la parte superior de una torre para avisar a los marineros en la entrada a Brest Gully.

En Bretaña, de faro en faro...
Infierno marino

Los guardianes de la Jument dicen que algunas veces sintieron que el faro se movía bajo el asalto de las olas. ¡Nada tranquilizador! Los faros fueron clasificados por los marinos en tres categorías según las duras condiciones de trabajo: "Infierno" para faros en el mar, "Purgatorio" para faros en islas y "Paraíso" para faros en tierra.

En Bretaña, de faro en faro...
Rumbo a Brest

En la punta de Petit-Minou, el faro del mismo nombre guía a los barcos que desean ir a Brest, el camino a seguir para entrar a puerto. Dotado de una fotogenia a toda prueba, este faro merece un paseo en barco para admirarlo desde todos los ángulos.

En Bretaña, de faro en faro...

Con sus 59 kilómetros de alcance luminoso, el faro de Creac'h es uno de los más poderosos del mundo. Es uno de los cinco faros de la isla de Ouessant, la más salvaje de las islas bretonas, en el Parque Natural Regional de Armorique. ¡Al pie de Creac'h, no te pierdas el Museo de los faros y balizas para descifrar los misterios del lenguaje lumínico!

Destellos únicos

Cada faro tiene su propia firma luminosa. El de Pontusval lanza tres destellos blancos cada 12 segundos en un rango de diez millas náuticas. Una presencia tranquilizadora en la noche. Y de día, un paisaje apacible para apreciar desde la pequeña playa de arena blanca que bordea el faro.

En Bretaña, de faro en faro...
Destellos únicos

Cada faro tiene su propia firma luminosa. El de Pontusval lanza tres destellos blancos cada 12 segundos en un rango de diez millas náuticas. Una presencia tranquilizadora en la noche. Y de día, un paisaje apacible para apreciar desde la pequeña playa de arena blanca que bordea el faro.

De granito de Kersanton

En Plouguerneau, la vista desde el faro de la Isla Virgen se tiene que ganar. Después de llegar en barco, deberás subir los 365 escalones de una hermosa escalera de caracol dentro de los muros cubiertos de ópalinos azul. ¡Pero qué espectáculo en la cima! Desde sus 82,5 m de altura, el faro más alto de Europa, ofrece una vista impresionante del país de Abers y su costa muy recortada.

De aire medieval

¿Cómo hacer una torre resistente a los embates de un mar embravecido? Esta era la preocupación que guió a los arquitectos del faro de Pierres Noires durante su construcción en la década de 1870. Optaron por inspirarse en las fortalezas medievales al duplicar el diámetro de la base en comparación con lo que se solía hacer. Para hacerlo más visible en tiempo de niebla, el faro fue pintado de rojo unas décadas más tarde.

En Bretaña, de faro en faro...
De aire medieval

¿Cómo hacer una torre resistente a los embates de un mar embravecido? Esta era la preocupación que guió a los arquitectos del faro de Pierres Noires durante su construcción en la década de 1870. Optaron por inspirarse en las fortalezas medievales al duplicar el diámetro de la base en comparación con lo que se solía hacer. Para hacerlo más visible en tiempo de niebla, el faro fue pintado de rojo unas décadas más tarde.

En Bretaña, de faro en faro...

Al final de la península de Crozon, se encuentra la casa-faro de Toulinguet, construida a mediados del siglo XIX. Un sitio notable para contemplar al anochecer o de paseo esperando ver algunas focas grises descansando en la playa.