¡En la piel de un galo en Bibracte!

¿Y si retrocedieras en el tiempo en Borgoña, en el corazón del Parque Natural Regional de Morvan? ¡Para ir en familia tras los pasos de Vercingetorix y Julio César, olvídense del colegio y de los libros de historia! En el corazón de un magnífico bosque, bienvenidos a Bibracte, una antigua ciudad gala en el Monte Beuvray donde podrán aprender y divertirse, poniéndose en la piel de nuestros antepasados los galos... como hace 2.000 años.

Vivir el cotidiano de los galos en el museo

Bibracte, Grand site de France, se descubre por un pequeño camino sinuoso y encantador, típico de Borgoña. En la curva del camino, bien escondido en medio de un denso bosque en el Monte Beuvray, aparece la antigua capital de los Aedui, uno de los pueblos más poderosos de la Galia. Hace más de 2.000 años, entre 5.000 y 10.000 habitantes trabajaban aquí, artesanos, comerciantes, mineros, herreros y acuñadores de monedas en una ciudad fortificada que las excavaciones arqueológicas han revelado a lo largo de los años.

Para compartir un poco de su vida diaria, comiencen su visita con el Museo de la Civilización Celta. Modelos, reconstrucciones, objetos, vídeos... A vuestros pequeños les encantará sumergirse en la historia de la Antigüedad contada a través de escenografías lúdicas e interactivas. Y descubrir que los pueblos celtas, desde los galos hasta los galo-romanos, ¡eran mucho menos bárbaros de lo que un cierto Julio César nos haría creer!

Buscar como un arqueólogo

Sandalias en los pies y corazas en los flancos... Con un poco de imaginación, ponte en los zapatos de un galo y ponte en marcha por los caminos de la antigua ciudad gala de Bibracte. Tan pronto como pasen la puerta de entrada, bienvenidos al mayor sitio arqueológico dedicado al mundo celta, ¡140 hectáreas rodeadas de murallas en una suntuosa naturaleza preservada!

Desde los claros hasta los centenarios bosques de hayas, desde las excavaciones hasta los restos antiguos, los arqueólogos, los verdaderos, serán sus guías. Y toda la familia tendrá que ejercitar sus habilidades de observación para encontrar los rastros del pueblo enterrado bajo el gran bosque del Parque Natural Regional de Morvan. Aquí, un taller práctico en el que se puede cavar la tierra con una atención meticulosa a los detalles, más adelante un acertijo y adivinanzas a resolver entre dos excavaciones... Bibracte es un gran campo de juego para las semillas de los nuevos arqueólogos con, en los alrededores, suntuosos panoramas de la verde Borgoña.

Festejar como un galo

¡Ir a los sitios de excavación es un verdadero estimulante del apetito! ¿Qué diríais entonces de hacer un banquete a la manera gala, con una cuchara y un cuchillo de madera pero sin tenedor, en platos idénticos a los de los habitantes de Bibracte? En el Chaudron, el restaurante del sitio, los pequeños cuencos se llenarán sólo con ingredientes conocidos del período galo-romano. Las excavaciones de los viejos pozos de desechos de Bibracte han descubierto muchos utensilios y recipientes y, con ellos, restos de comida.

Olvida el jabalí, que los galos preferían ganado y aves de corral. Disfrutarás de un jamón asado con leche, una ensalada fresca de trigo triturado o de un guisante aplastado a la acedera. Para los pequeños gourmets, una cena gala será la ocasión de hacer un poco de arqueología culinaria. ¿Sabías que los cocineros de mamá y papá del siglo I a.C. apreciaban las plantas aromáticas y las hierbas finas, conocían y usaban la sal, pero sólo se endulzaban con la miel?

Perderse en el bosque encantado

En Bibracte hay senderos señalizados y todo lo que necesitas para orientarte. Pero los paseos cortos y las largas caminatas familiares siempre serán aventuras encantadoras por los hermosos caminos del Mont Beuvray clasificados Natura 2000. Desde este mirador vegetal, los pequeños animales y la flora de Bibracte hacen la alegría de los naturalistas en hierbas. Las aves de presa entrenadas por dos maestros cetreros se dejan acercar y rozan con majestuosidad a los más valientes de los pequeños exploradores. Los demás están entusiasmados con el descubrimiento de una colonia de tritones en una fuente clara, un vuelo de grillos en la hierba alta o un ramillete de flores misteriosas que huelen a piña... Exactamente como en la época de los galos.

Admirar Bibracte subido a un árbol

¿Y si fueras aún más alto para tomar una merienda en las ramas de viejos árboles centenarios? Con el consejo de un guía de ecoturismo y los paisajes del Morvan como horizonte, Bibracte está a tus pies. Aviso a las piernas pequeñas. De vuelta en tierra firme, también pueden tomar el camino de merodeo, con recogida de fruta autorizada, caminar alrededor de las murallas y aprovechar la mesa de orientación y los conos de visión dispersos en lugares estratégicos para admirar una y otra vez Bibracte, la ciudad gala bajo el bosque.

Cita en Bobracte, en Borgoña