Ruta de los Vinos de Borgoña

Venir a Borgoña sin conocer sus viñedos sería como visitar Roma sin ver el Capitolio. La Ruta de los Vinos de Borgoña es el hilo conductor ideal para descubrir la región.

Borgoña es generalmente conocida por su pasado histórico de gran riqueza, su excepcional patrimonio artístico o por la autenticidad y la calidad de su gastronomía, pero ha logrado una notoriedad mundial gracias sobre todo a sus grandes vinos.

Una Ruta de los Vinos que se divide en realidad en varios itinerarios a través de los principales viñedos borgoñones:

  • La Ruta de los Grandes Vinos, en ocasiones denominada “los Campos Elíseos” de Borgoña, conduce de Dijon a Santenay, pasando por Nuits-Saint-Georges y Beaune, y permite conocer 24 de los 33 grandes vinos con que cuenta Borgoña.
  • La Ruta Turística de los Grandes Vinos de Borgoña recorre los viñedos de Maranges, Couchois y de la Côte Chalonnaise.
  • La Ruta de Los Vinos Mâconnais-Beaujolais serpentea a través de la parte meridional del viñedo borgoñón y permite descubrir Roche de Solutré y los paisajes que tanto inspiraron al gran poeta Lamartine, natural de la zona.
  • Al norte de la región, la Ruta Turística de los Vinos del Yonne propone varios circuitos alrededor de Chablis, Auxerre, Vézelay, Tonnerre y Joigny, y una nueva Ruta del Crémant acaba de ser inaugurada en los alrededores de Châtillon-sur-Seine.
  • Y en el extremo oeste, fuera de la zona de denominación Borgoña pero situada en el territorio de la región, la Ruta de los Viñedos de Pouilly-Sancerre permite descubrir la parte borgoñona del Valle del Loira.

Se puede descubrir la Ruta de los Vinos de una forma más original, en globo aerostático, en jeep, a pie por los numerosos senderos pedestres, en bicicleta por algunos itinerarios señalizados como la Vía de las Viñas entre Beaune y Santenay, o a caballo gracias a los numerosos recorridos ecuestres. Otra forma es visitando sus Cités de Vins.

Cualquiera que sea la forma, la calidad del trato siempre estará presente, y sobre todo entre los 282 viticultores que han firmado la Normativa de Calidad “De Vignes en Caves” (“De viñas en bodegas”). Los demás prestatarios turísticos no se quedarán atrás y estarán encantados de compartir el legendario arte de vivir borgoñón, en las casas de huéspedes y hotelitos con encanto, en las hospederías de viticultores, en los restaurantes y casas rurales, a través de excursiones en los viñedos o iniciaciones a la cata, o durante una de las muy numerosas fiestas vinícolas que marcan el calendario durante todo el año.

Viñedos de Borgoña