Receta tradicional: El Pastel Vasco

El pastel vasco es un pastel tradicional rústico y familiar del País Vasco. Este pastel redondo y dorado, llamado «etxeko bixkotxa» en vasco, se compone de una galleta crujiente rellena de crema pastelera, crema de almendra o mermelada de cerezas negras. ¡Compartimos contigo su receta!

Breve historia del pastel vasco

El pastel vasco apareció a mediados del siglo XIX y se preparaba en casa. Cada familia tenía su propia receta, que se transmitía de generación en generación. Los rellenos también variaban en función de lo que tenían a mano las señoras de la casa: albaricoques, cerezas, ciruelas, crema... Se reservaba para las comidas dominicales y para las grandes ocasiones.

La receta del pastel vasco

Preparación: 40 minutos
Cocinado: 35 minutos
Dificultad: media

Ingredientes (para 6 personas):

Para la masa

  • 300 g de harina
  • 200 g de azúcar
  • 200 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • 2 yemas de huevo
  • sal
  • 1 limón
  • 1 cucharada de café de levadura
  • 1 yema de huevo para dorarlo

Crema pastelera

  • 1/4 de litro de leche
  • 50 g de harina
  • 50 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 yemas de huevo
  • ½ vaina de vainilla

Preparación del pastel vasco:

Precalentar el horno a 180 °C

Para la masa:
Colocar la harina en una terrina y hacer una corona. Añadir el huevo entero batido previamente, las 2 yemas de huevo, la levadura, el azúcar, la sal, la mantequilla (en trozos pequeño) y la mondadura del limón.
Trabajar la masa hasta que esté bien lisa.
Hacer una bola y dejarla reposar al menos dos horas en frío y envuelta en una tela enharinada.

Para la crema pastelera:
Calentar la leche con la ½ vaina de vainilla.
Colocar en una terrina el azúcar, las 2 yemas de huevo y los 2 huevos enteros (batidos).
Blanquear la mezcla trabajándola con una cuchara de madera. Espolvorear la harina y añadir la sal. Añadir después la leche caliente mientras se sigue removiendo.

Verter la mezcla en una cacerola y calentar a fuego muy suave mientras se remueve. La crema debe espesar un poco.
Retirar la cacerola del fuego y seguir removiendo hasta que se enfríe.

Montaje:
Coger un molde profundo. Engrasarlo con mantequilla y enharinarlo.
Dividir en 2 partes la bola de masa en una proporción de 1/3 y 2/3.
Extender con un rodillo la porción más grande y colocarla en el molde dejando que sobresalga por los bordes. Verter la crema fría en el molde.
Coger el resto de la masa, extenderla con el rodillo y colocarla encima de la crema, como si fuese una tapa. Unir los bordes de las dos piezas de masa mojándolas y pellizcándolas.
Dorar con el huevo. Coger un tenedor y dibujar una decoración en la parte superior del pastel.
Meter en el horno (180 ºC, con el horno ya precalentado) y dejar cocinar de 30 a 35 minutos.

Dejar enfriar y servir.
Bon appétit!

Un pequeño consejo: ¡está incluso mejor al día siguiente!

¿Lo sabías?

Los mejores pasteles del País-Vasco

Cita en Biarritz-País Vasco