6 consejos para una estancia eco-responsable en los Alpes

¿Una bocanada de aire puro? Cuando se preparan las vacaciones en una estación de deportes de invierno, soñamos con amplios espacios abiertos y naturaleza... Lo mejor es poder preservarlos disfrutando de la estancia más agradable. Sigue nuestros seis consejos para minimizar el impacto ambiental de tus vacaciones en los Alpes.

1 - Elegir una estación comprometida

Emitida según 20 criterios, la etiqueta "Flocon Vert" es la referencia cuando se trata de calificar las estaciones de montaña. Valida los compromisos sociales y culturales, pero también los relacionados con el medio ambiente y la gestión de los recursos naturales. La etiqueta "Flocon Vert" ha sido otorgada a Megève, Valberg (Alpes Marítimos), Chamrousse, el Valle de Chamonix-Mont-Blanc (que incluye Vallorcine, Chamonix, Les Houches y Servoz), y Chatel, en el dominio de Portes du Soleil.

2 - Optar por un alojamiento eco-responsable

En la hotelería de montaña, aún más que en otros lugares, la atención que se presta a los recursos naturales y la integración de los edificios en su entorno es fundamental. En todos los macizos de Francia, los nuevos alojamientos están imaginando el turismo de montaña del mañana. Granjas-albergues (como Le Toî du Monde en Val d'Arly), lujosos refugios de montaña (Le Refuge de la Traye en Méribel, o La Halle des Cascades en Les Arcs), un hotel bioclimático (Hôtel La Croix de Savoie en Les Carroz), casas en árboles (Entre Terre et Ciel, en Val d'Arly)... ¡hay algo para cada uno! Quienes buscan un alojamiento más clásico pueden recurrir a la etiqueta Clef verte (por ejemplo, disponible en 17 residencias de Pierre & Vacances) o a la certificación de Green Globe (en particular en la mayoría de los Club Med de montaña).

3 - Equiparse con material fabricado localmente

Primer destino mundial de esquí, Francia ha visto nacer las marcas más grandes de esquí... antes de trasladar la mayoría de sus fábricas al extranjero. ¡Pero las cosas cambian! Desde hace unos años, las fábricas se han trasladado a los Alpes. La más conocida de ellas: La Fabrique du Ski, situada en Villards-de-Lans en el Vercors. Otras dos marcas con nombres ingleses son también francesas: Blacksmith, con sede en Flachère-en-Isère, y Rabbit on the roof, que fabrica esquís de freeride en Chamonix. En cuanto a la gama alta, los esquís de madera se siguen fabricando en Francia, sobre todo en Tardy en Saint-Gervais-Mont-Blanc o Marcel Livet en Annecy. Muy chic.

4 - Privilegiar los productos locales

No hay misterio: en los Alpes, ¡se hace queso! Siguiendo la Ruta de los Quesos en los Alpes, nos damos un festín de reblochon, raclette, beaufort, abondance, y toda una variedad de tommes: tomme de Savoie, tomme chalky, tomme des Bauges. En el Vercors... ¡nos encanta el azul del Vercors Sassenage! Para el postre, el arándano es inevitable: es una fruta de verano, que se recoge hasta septiembre, pero se puede comer todo el año. En cuanto a los digestivos, como el licor de Chartreuse y el génépi, forman parte de la tradición montañesa.

5 - Optar por un ocio sin remontes mecánicos y no motorizado

En invierno, la montaña entra espontáneamente en silencio. Los animales hibernan, están debilitados por el frío y la falta de comida. Si el esquí alpino sigue siendo la estrella de las estaciones de deportes de invierno, trae consigo toda una serie de instalaciones (remontes, máquinas de nieve...) que tienen un impacto nada despreciable en el ecosistema de la montaña, generando ruido y emisiones de CO2. Así que de vez en cuando, es mejor dejar los esquís en el armario para practicar una actividad sostenble y descubrir la suave movilidad de las montañas: senderismo con raquetas de nieve, esquí de travesía con pieles de foca, esquí de fondo... Nos olvidamos de los vehículos motorizados como motos de nieve, 4x4 y helicópteros de descenso que están prohibidos en Francia. Porque los motores debilitan los ambientes naturales, perturban y ponen en peligro la vida silvestre. La asociación para la preservación de la montaña Moutain Wilderness lleva a cabo regularmente campañas de concienciación tituladas "¡Silencio!".

6 - Aprovechar para comprender la fauna y la flora que te rodea

¿Y si este año nos tomamos el tiempo para maravillarnos con la flora y la fauna? De los 11 parques nacionales franceses, 4 están situados en zonas de montaña: Vanoise, Pirineos, Ecrins y Mercantour. Son territorios protegidos, con acciones de sensibilización e información que se llevan a cabo durante todo el año. Más allá de los Parques Nacionales, también buscamos Reservas Naturales: en el corazón del Macizo del Mont-Blanc se encuentra la Reserva Natural más alta de Francia, la de Contamines-Montjoie. ¡Es el único espacio protegido del macizo! En la estación, una sala está dedicada a su descubrimiento, con animaciones. Además, se han creado paneles de concienciación sobre las "zonas tranquilas", refugios de paz para las especies.
En la Vanoise, el espacio Glacialis, en Champagny-le-Haut, se dedican a ayudar a la gente a descubrir y comprender los glaciares desde todos los ángulos, en estos tiempos de calentamiento global. En Les Gets, las plantas reciben una atención especial en el jardín botánico de Père Delavay.

Cita en los Alpes, en Alpes-Mont Blanc