9 pistas de esquí imprescindibles en los Alpes

Con miles de kilómetros de remontes de última generación, una gran cantidad de estaciones de esquí tan emblemáticas como animadas, y una cadena de picos altos cubiertos de nieve blanca, los Alpes franceses son sin duda el terreno de juego más bello del mundo para esquiar.

Desniveles vertiginosos, muros de bañeras, paisajes intactos y abetos centenarios con ramas repletas de nieve en polvo... Las pistas de esquí de los Alpes franceses ofrecen una asombrosa gama de paisajes y sensaciones para todos los esquiadores, sea cual sea tu nivel. Aquí están algunas de nuestras pistas de esquí favoritas en las estaciones de esquí de los Alpes franceses:

La pista más relajante en Les Menuires

En Les Menuires, en Saboya, sube a la cima de las 3 Marches para seguir el Boulevard de la Becca, el Grand Lac y el Pelozet: esta larga bajada (pista azul) orientada hacia el oeste se adapta a todos los niveles del esquí y alterna grandes curvas, hermosos anchos para hacer todo tipo de figuras, saltos de bañeras y largos schuss rápidos. Todo esto con vistas a un paisaje mágico: el valle de Belleville y su inmenso circo de picos nevados. Perfecto para el esquí familiar.

La pista con más sombría en Flaine

En Flaine, también en la Alta Saboya, la pista azul de las Cascadas no es sólo un camino que une la cima de la zona de esquí de Flaine con el pueblo de Sixt-Fer-à-Cheval en el Gran Macizo. También es un magnífico paseo de 14km a través de suntuosos bosques de abetos cubiertos de nieve fresca (1.700 m de diferencia de altitud). Como extra, panorámicas de las grandes cumbres (Mont Blanc, Aiguille du Midi, Dent du Géant, Grandes Jorasses...) Y la guinda del pastel (helado) nos encontramos con gamuzas e íbices.

La pista más fotogénica en Chamonix

En Chamonix, en la Alta Saboya, en el lado de La Flégère, la pista roja Combe Lachenal, en la cima del telesilla Index (2.400 m) ofrece mucho más que una simple orientación hacia el sur, 700 m de desnivel vertical y 8 km de nieve en polvo. Si hace buen tiempo, es un gran mirador sobre el Valle de Chamonix y el Mont Blanc, un monstruo de hielo y nieve que se destaca en el cielo azul con sus impresionantes murallas de crestas.

La pista más larga en Alpe d'Huez

Reina de Alpe d'Huez, en Isère, Sarenne parte de la cima del Pic Blanc a 3.300 m y desciende 16 kilómetros hasta los 1.510 m. Es la pista negra más larga del mundo. Pero no hay que ser un campeón para aventurarse en ella, sólo la primera sección cerca del glaciar Sarenne es realmente empinada. El resto de la pista es bastante ancha y corre en pendientes moderadas aisladas de las otras pistas, ¡revelando paisajes mágicos y completamente vírgenes!

La pista con más história en Val Cenis

L'Escargot es una ladera verde en Val Cenis (Saboya) que comienza a 2.100 m de altitud. Apreciado por su longitud (10 km), es especialmente famosa por su historia porque sigue de cerca la vía imperial del Col du Mont-Cenis construida a toda prisa en 1805 por Napoleón y unos 2.000 de sus trabajadores. El emperador, como Aníbal y sus elefantes antes que él, se había cansado de galopar con sus cañones en la nieve para cruzar este paso obligatorio al Piamonte italiano.

La pista más deportiva en Val d'Isère

Es en el dominio esquiable de Val d'Isère donde los esquiadores en busca de emociones fuertes toman la Cara de Bellevarde. Una pista de esquí alpino negra, conocida por su tecnicismo, ¡se necesita un cierto nivel para poder tomarla! Pero es posible que todos la admiren desde abajo, ya que más del 80% de la pendiente es visible desde el centro de Val d'Isère.

La pista más natural en La Plagne

Es a 2.500 metros de altitud, con una vista impresionante del Mont-Blanc y los glaciares de la Vanoise, que comienza el camino del Mont de la Guerre a la Plagne. Durante más de 1.300 metros de descenso, esta pista roja no cruza ningún telesilla. Naturalmente cubierta de nieve, ¡promete a los esquiadores una experiencia extraordinaria!

La pista más suave en Les Arcs

Una suave pista en el bosque, salpicada de cabañas de madera donde se puede parar para hacer un picnic o simplemente admirar la vista. El sendero de Cabanes aux Arcs ofrece fabulosos panoramas sobre el valle y el macizo del Mont-Blanc. Para prolongar el placer: las iluminaciones permiten disfrutarlo por la noche. Esquiar de noche... ¡una experiencia mágica!

La pista de los animales en Méribel es una pista verde que atraviesa un bosque protegido. A lo largo de este paseo, nos divertimos con la familia o los amigos para descubrir los animales y reconocer sus gritos. La pista de los animales ha sido recientemente rediseñada con nuevos juegos y animales realistas. La oportunidad de aprender más sobre la fauna local, mientras se disfruta del increíble panorama que ofrece Méribel.

Cita en los Alpes franceses, Alpes Mont-Blanc