Selección de los mejores castillos de Francia que no te puedes perder

Subir a ciudadelas encaramadas sobre espolones vertiginosos, leer un cuento de hadas a cielo abierto en una fortaleza medieval, pasear por la refinada decoración de las residencias renacentistas... En Francia hay castillos para todos los gustos: ¡hay unos 45.000! Castillos para explorar a pie o en canoa, huertos reales convertidos en laboratorios de agricultura ecológica, jardines a la francesa reinventados como reservorios de biodiversidad... ¡Aquí tienes nuestro top de 15 de castillos para una visita real a Francia!

Castillo de Chambord (Centro-Valle del Loira): el más alternativo

¿Comprar verduras que se cultivaban en el Renacimiento en el más deslumbrante de los castillos del Loira? En Chambord, se han recuperado los huertos cultivados en la finca desde el siglo XVII: más de cinco hectáreas de parcelas se cultivan de forma ecológica. Árboles frutales y de frutos secos, hortalizas, plantas aromáticas y medicinales... El lugar, que pretende ser un laboratorio de innovación, también tiene vocación de sensibilización: visitas guiadas, talleres de permacultura, fines de semana en el huerto... Junto a la fabulosa decoración interior del más majestuoso de los castillos renacentistas, podrás ponerte las botas de jardinero siguiendo la estela de los reyes de Francia, enamorados de la belleza y lo bueno.

Visita al Castillo de Chambord (Enlace externo)

Versalles (Ile-de-France): el más inesperado

¿Y si descubrimos el Castillo de Versalles fuera de las rutas habituales? A la sombra del suntuoso castillo legado por el Rey Sol y de sus jardines formales, otro Versalles más salvaje se revela al visitante amante de la naturaleza. Este bosque de 315 hectáreas, que fue un coto de caza en el siglo XVII, es ahora también una reserva de biodiversidad que los gestores del castillo han decidido conservar y desarrollar. Creación de humedales, instalación de colmenas polinizadoras, recuento de especies... Abre bien los ojos y escucha con atención, seguro que te encuentras con garzas reales, currucas o ardillas.

Visitar el Castillo y Palacio de Versalles (Enlace externo)

Castillo de los Duques de Bretaña (Loira Atlántico): el más cívico

¡Es la memoria de la ciudad! Ningún Viaje a Nantes que se precie estaría completo sin una visita al castillo, que se encuentra en el corazón del barrio medieval de la antigua capital de los duques de Bretaña desde finales del siglo XV. Tras la hermosa fachada salpicada de decoraciones esculpidas en la tradición del Renacimiento italiano, las 32 salas del museo cuentan la historia de Nantes y, más allá, otras historias universales, a veces más oscuras, como la trata de esclavos y la esclavitud, de la que este gran puerto negrero fue una de las bases, la Segunda Guerra Mundial o la industrialización. Las excepcionales colecciones contienen más de mil objetos, algunos de los cuales han sido recogidos entre los habitantes: el castillo, que ha recibido la etiqueta de Turismo y Handicap (Turismo y Discapacidad), es también un castillo ciudadano.

Visita el Castillo de los Duques de Bretaña (Enlace externo)

Chenonceau (Centro-Valle del Loira): el más acuático

En bicicleta o en canoa, todos los caminos conducen al Castillo de Chenonceau. Construido con vistas al Cher, afluente del Loira, este edificio renacentista se puede visitar al ritmo del turismo lento. Puedes seguir los carriles bici que bordean el valle del Cher entre molinos y bosques, y remar por el agua en una canoa, observando las carpas, los pájaros y las compuertas de las esclusas diseñadas por Leonardo da Vinci. ¿Lo más destacado? El paso bajo las arcadas de la galería del Castillo de Chenonceau, que salva delicadamente el río, ¡sobre todo al amanecer o al atardecer!

Visita Castillo de Chenonceau (Enlace externo)

Castillo del Haut-Koenigsbourg (Este de Francia): el más encaramado

¡Vaya nido de águilas! Encaramado en la montaña de Stophanberch, a 755 m de altitud, esta antigua fortaleza del duque de Suabia ha sido siempre un punto estratégico, en la encrucijada de las rutas del trigo y el vino en el norte y de las rutas de la sal y la plata en el sur. Desde la torre norte hasta la torre sur, podrás recorrer la fortaleza de arenisca rosa de 1,5 hectáreas y admirar los impresionantes volúmenes restaurados en el siglo XIX por un arquitecto apasionado por la Edad Media. Es una buena manera de empezar la visita antes de sentarse en el restaurante del bastión, donde se puede disfrutar de la cocina medieval servida en platos... de espelta y de una serie de especialidades bio.

Visita el Castillo del Haut-Koenigsbourg (Enlace externo)

Castillo de los Baux (Región Sur): el más mineral

En el corazón de los Alpilles, se encuentra una fortaleza con un patronazgo muy singular: los príncipes de Baux que la construyeron en el siglo XI afirmaban ser los descendientes del rey mago Baltasar. Una leyenda que encaja bien con el espíritu de este castillo de origen medieval, un fantástico conjunto de restos y ruinas heredados de una historia tumultuosa. Desde el torreón del siglo XIII hasta el Val d'Enfer, que alberga Les Carrières de Lumière, el primer centro de arte digital de Francia, pasando por el pueblo encajado en el castillo y las casas trogloditas, la visita invita a realizar un verdadero viaje al centro de la piedra: la roca blanca de Les Baux de Provence sirvió para construir todo el complejo, pero también el antiguo yacimiento vecino de Glanum, en Saint-Rémy-de-Provence.

Visita el Castillo de Les Baux-de-Provence (Enlace externo)

Castillo de Villandry (Centro-Valle del Loira): el más decorativo

¿Quieres saber por qué el Castillo de Villandry se llama el jardín de Francia? Sube a la parte superior del torreón, único vestigio de esta fortaleza que se convirtió en una joya de la arquitectura del Renacimiento tardío. Cruces y corazones vegetales, boj verde cortado al milímetro para realzar los colores de la temporada, rojo tulipán o azul nomeolvides, un espejo de agua para reflejar el cielo, y miles de formas y plantas... ¡Es desde arriba que debes contemplar uno de los jardines franceses más notables de Francia! Entre los seis jardines, el huerto decorativo despliega sus nueve vastos cuadrados formando dameros al más puro estilo renacentista. Podrás degustar con total tranquilidad las cerca de cuarenta variedades de verduras que allí florecen, ¡todas ellas ecológicas!

Visita el Castillo de Villandry (Enlace externo)

Castillo del Clos Vougeot (Borgoña-Franco-Condado): el más enológico

En el Castillo del Clos Vougeot, un hermoso edificio renacentista sumergido en los viñedos, vas a retroceder en el tiempo hasta las fuentes de los vinos de Borgoña: ¡los néctares más codiciados se producen aquí desde hace más de 900 años! La bodega, con sus cuatro antiguos lagares, la cava y la residencia son recuerdos del paciente trabajo de los monjes viticultores que moldearon el paisaje de Borgoña. Siguiendo los pasos de la cofradía de los Caballeros del Tastevin, de la que es guarida, la visita termina con una escapada sensorial: en el menú hay cinco vinos del Tastevinage y gougères, una sabrosa pasta choux con queso, para saborear el arte de vivir en Borgoña ¡de la copa al plato!

Visita el Castillo del Clos Vougeot (Enlace externo)

Castillo de Chantilly (Altos de Francia): el más gastronómico

El jardín a la francesa diseñado por Le Nôtre en el siglo XVII y su excepcional colección de espejos y elementos acuáticos restaurados a la manera tradicional, el Gran Canal de 2,5 kilómetros de longitud, el Hameau que inspiró Le Trianon en Versalles... Para explorar las 115 hectáreas del parque del Castillo de Chantilly, puedes optar por una movilidad lenta: en trenecito, bicicleta, coche pequeño o barco eléctrico, e incluso puedes cruzarte con algunos de los animales salvajes que viven en el bosque cercano. Una pausa al aire libre que se completará con una visita al castillo, en particular al museo Condé, la segunda mayor colección de pinturas antiguas de Francia después del Louvre, y con una pausa en el restaurante Hameau para degustar, entre otros productos locales, ¡la auténtica crema de Chantilly en su lugar de origen!

Visita el Castillo de Chantilly (Enlace externo)

Castillo Gaillard (Normandía): el más impresionista

Encaramada en lo alto de un acantilado en el recodo del río desde hace más de ocho siglos, la antigua fortaleza de Ricardo Corazón de León ya sólo vigila el Sena y las zonas circundantes clasificadas como Natura 2000. Sus laderas y prados calcáreos coronados por murallas y torres albergan numerosas especies protegidas, sobre todo vegetales. Un entorno privilegiado que inspiró a los impresionistas, cuyos cuadros inmortalizaron uno de los paisajes más fotogénicos de Normandía.

Visita el Château-Gaillard (Enlace externo)

Castillo de Carcasona (Occitania): el más fortificado

Ocho torres, cadalsos, senderos de vigilancia... En el interior de las murallas de la ciudad catalogada por la Unesco, el Castillo condal de Carcasona es una fortaleza dentro de otra fortaleza. Modelo de los castillos centinelas, su arquitectura militar del siglo XII habría caído en el olvido sin la enorme obra de restauración realizada por el arquitecto Viollet-Le Duc en el siglo XIX. Podrás calzarte las zapatillas y recorrer el antiguo palacio entre la barbacana, el patio principal, la torre de vigilancia y las colecciones de la época romana o de los caballeros, como los frescos románicos redescubiertos en 1926 que ilustran sus batallas contra los sarracenos.

Visitar el Castillo de Carcasona (Enlace externo)

Castillo de Abbadia (Nouvelle-Aquitaine): el más ecléctico

Gárgolas, cocodrilos y serpientes incrustadas en los muros... ¡Qué extraño bestiario se encuentra en los muros del Castillo de Abbadia! Encaramado en la cornisa vasca frente al océano, este edificio neogótico irlandés firmado por Viollet Le-Duc es tan ecléctico como su fundador. Apasionado de los viajes, la lingüística y la astronomía, Antoine d'Abbadie hizo de ella su hogar y su observatorio. Un verdadero gabinete de curiosidades que se puede descubrir durante las fascinantes visitas guiadas por las estancias que mezclan motivos orientalistas y decoraciones medievales. Lo más destacado: el dormitorio del dueño de la casa, ¡al más puro estilo gótico flamígero! También puedes aprovechar para explorar el dominio de Abbadia, clasificado como Espacio Natural Sensible, con sus paisajes variados, desde acantilados escarpados hasta páramos tapizados de brezo y tojo, pasando por los prados.

Visita el Castillo de Abbadia (Enlace externo)

Castillo de Grignan (Auvernia-Ródano-Alpes): el más erudito

A un lado, bosques de robles y pinos y landas moteados de retama; al otro, campos de lavanda y viñedos que se mezclan bajo el sol. Desde la terraza XXL del Castillo de Grignan, hasta el centro de atención que es la Drôme Provençale y sus impresionantes panorámicas del Mont Ventoux y las Dentelles de Montmirail. Encaramada en un peñasco, esta antigua fortaleza medieval, hoy castillo renacentista, fue durante mucho tiempo el lugar de vacaciones de la epistolar Madame de Sévigné. Conciertos u obras de teatro, catas de vino, sesiones de yoga... podrás explorar la historia del Renacimiento pero también un arte de vivir provenzal muy contemporáneo.

Visita el Castillo de Grignan (Enlace externo)

Castillo de Combourg (Bretaña): el más romántico

En el Castillo de Combourg, probablemente no te cruzarás con el fantasma del Conde de la pata de palo. Pero te sumergirás en las fuentes del romanticismo francés: esta fortaleza medieval, restaurada en el siglo XIX en estilo neogótico, fue uno de los primeros hogares del escritor François-René de Châteaubriand (1768-1848). La gran escalera en la que la pata de palo "caminaba a veces sola con un gato negro", escribió en "Les mémoires d'Outre-tombe", el dormitorio de su infancia en la torre... El espíritu del padre del Romanticismo impregna el lugar, incluso el parque de 25 hectáreas restaurado en el siglo XIX por Denis y Eugène Bühler a partir de las descripciones de su obra póstuma. Al igual que el escritor, que se sentía en comunión con la naturaleza, puedes recargar las pilas entre las hileras de robles, tilos y castaños.

Visita el Castillo de Combourg (Enlace externo)

Castillo de Queribius (Occitania): el más vertiginoso

Si eres un entusiasta del senderismo, ¡cálzate ya tus botas! Etapa del GR 367 Sendero de los Cátaros, el Castillo de Queribus a 729 metros de altitud, ¡hay que ganárselo! Tendrás que atravesar tres recintos y luego subir unos cientos de metros más antes de llegar a la torre del homenaje que corona la antigua fortaleza. Es una subida espectacular: ¡el panorama de 360° se extiende desde los Pirineos hasta el Mediterráneo! A los pies del castillo, el pueblo de Cucugnan, encaramado en una colina rodeada de viñedos, es de visita obligada: entre vestigios medievales, residencias de los siglos XV y XVI, descubrirás un auténtico molino del siglo XVII restaurado. Y los productos de la panadería cercana, donde se elaboran panes y pasteles con harinas antiguas.

Visita el Castillo de Quéribus (Enlace externo)