Saint-Étienne: ¡increíbles detalles de diseño y deliciosos bocados!

Referente mundial del diseño, que sea histórico o clásico hasta vanguardista o contemporáneo, Saint-Étienne es un regalo tanto para la vista como para el paladar, puesto que el arte y la comida se entrecruzan en esta bulliciosa ciudad. En noviembre de 2010, Saint-Étienne se unió a la red de Ciudades Creativas de la UNESCO como Ciudad del Diseño, la primera ciudad francesa reconocida con este distintivo. Saint-Étienne se descubre ante nosotros como una ciudad increíblemente innovadora, progresista y sostenible con su diseño, por no mencionar todas las cosas interesantes que hay para ver, hacer y comer.

Gare de Saint-Étienne Châteaucreux

Construida en un estilo clásico en 1855, esta colorida y elegante estación de estilo antiguo se encuentra en las afueras de la ciudad y en la entrada principal y el punto de salida a Saint-Étienne. En su hermoso vestíbulo exterior se exhiben numerosas obras de arte y proyectos urbanos, mientras que, en el interior, se han conservado a la perfección las características originales del siglo XIX.

Deliciosos bocados

Le Canopy y Éléphant Dans Un Jeu De Quilles, ubicados uno frente al otro en la Rue Léon Nautin, son dos excelentes bistrós a precios asequibles que utilizan productos locales para crear platos de una gran fineza. Para disfrutar de unos bocados ligeros y unas copas de vino, está l 'Abbsinthe, que ofrece tapas con un toque francés. Para el almuerzo, nos encanta La FABuleuse Cantine, que se encuentra en la Cité du Design e incluye un maravilloso menú que cambia a diario con deliciosos platos que se centran en la sostenibilidad, la cocina de aprovechamiento y las verduras, junto con un excelente café y cervezas y vinos locales. Para algo más pequeño y acogedor, prueba el café Comme à La Maison, un lugar para saborear un café, una quiche y un pastel mientras vemos pasar a la gente en la concurrida Rue du Onze Novembre.

Site Le Corbusier

En Firminy, encontramos Site Le Corbusier, el mayor conjunto arquitectónico de Europa del impulsor de la arquitectura moderna. El origen de este emblemático lugar se remonta al período de auge de la posguerra en la década de 1960, en él se encuentran cuatro monumentos protegidos con ángulos, características y colores únicos. Juntos, representan una utopía social y urbana salida de la mente de un maestro. El Centro Cultural es el único finalizado en vida del arquitecto y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2016. Nos gustó especialmente la funcionalidad de la Unidad de Vivienda y la iglesia nos dejó sin palabras, la elegancia refinada del espacio y la forma en que la luz acariciaba la estructura. Un lugar muy especial que no te puedes perder. Estamos planeando regresar para asistir a uno de sus conciertos especiales algún día.

Los talleres de chocolate Weiss

Weiss es una de las mejores visitas sobre chocolate de las que hemos disfrutado, un lugar que hace las delicias de los adictos al chocolate. Aquí podrás vivir el arte de la elaboración del chocolate con una clase práctica y un recorrido para conocer todos los entresijos de la fabricación por las modernas instalaciones (inauguradas hace solo dos años) de la compañía fundada por Eugène Weiss en 1882.

El barrio creativo

Inaugurado en 2009, el emplazamiento de la antigua fábrica Manufacture d’Armes ahora se ha convertido en el barrio creativo de Saint-Étienne. Sede de la Escuela Superior de Arte y Diseño de Saint-Étienne, aquí se ubica también La Platine, que alberga un gran auditorio, salas de exposiciones, un invernadero, una biblioteca multimedia y una tienda.

La Torre observatorio

Tuvimos la suerte de poder subir hasta lo alto de esta estructura de 32 metros para disfrutar de unas maravillosas vistas de la ciudad. Una visión de 360º te permite tener una perspectiva completamente diferente de la ciudad.

La Praluline

No puedes irte de Saint-Étienne sin probar el Praluline, el bizcocho típico de la región. En Pralus, llevan horneando estos deliciosos brioches rellenos de praliné creados por August Pralus desde 1955 y suelen vender cientos a diario. Nos gustó mucho, nos llevamos uno para nosotros y otro para llevar a casa para que lo probara la familia.

Demain les Vins

Con más de 500 referencias, nos resultó muy difícil dejar atrás el magnífico bar de vinos y bodega de Demain Les Vins en Bis Cours Jovin Bouchard. Este comerciante de vinos presenta un diseño perfecto con mesas altas, iluminación suspendida y una moderna y completa selección de vinos. Disfrutamos de un par de copas de un vino local con un poco de embutido, una manera perfecta de terminar la tarde.

Cita en Saint-Etienne
Ir más
lejos