Saint-Etienne: de la industria al diseño

¿Qué buscamos en nuestros viajes? Barrios de moda, tendencias gastronómicas, naturaleza apabulladora, patrimonio... En Saint-Étienne, una localidad de la región Auvernia-Ródano-Alpes, lo puedes encontrar y además ha cambiado su pasado industrial para convertirse en la única ciudad francesa de la Red Unesco de las ciudades creativas de diseño.

La industria en Saint-Etienne

Hasta hace unos años la capital del departamento de Loira, a 60 kilómetros de Lyon, fue una importantísima ciudad minera (carbón y metal) e industrial, sobre todo en la producción de armas, bicicletas, textiles y cintas para toda Europa. Así que la primera parada de tu visita debería ser el Museo de Arte e Industria, ubicado en el corazón de la metrópolis, donde se presentan diferentes colecciones de estos productos a través de la historia de Saint-Étienne. Este espacio acoge también exposiciones temporales, actividades y talleres adaptados a todos los públicos.

Algunas fábricas y su actividad continúan y otras han cambiado para dar paso a nuevas creaciones. Hoy en día, hay más de cincuenta empresas locales que son líderes mundiales en su sector como los pedales de las bicicletas que visten entre otras a las del Tour de Francia, las tetinas de los biberones o las cortinas que engalanan lugares tan importantes como el de la Casa Blanca de Washington, Estados Unidos.

Ubicación: 2 Pl. Louis Comte

Ciudad de arte y de historia

Tras tu visita al Museo de la Industria continua el paseo por el centro histórico de la capital de Loira. Saint-Étienne, en el año 2.000, recibió el título de "Ciudad de arte y de historia" por el Ministerio de Cultura para poner en valor su patrimonio desde los vestigios antiguos hasta la arquitectura del siglos XX. Puedes observar la Torre de la Droguerie, la Bolsa de Trabajo, el Ayuntamiento, la Prefectura, la Ópera, las iglesias, los palacetes, las plazas o el puente ferroviario más antiguo de la Europa continental, clasificado como monumento histórico.

Además para hacerte la ruta más cómoda puedes alojarte en el Hotel City Lofthotel, un edificio histórico completamente reformado en su interior con apartamentos, instalado en la calle comercial más famosa de Saint-Étienne (la vía tiene varios nombres según los tramos y pasa por ella el tranvía número 1 de norte a sur) y más animada, rodeada de zonas peatonales y terrazas de lo más agradable.

Ubicación: Centro histórico de Saint-Étienne

Cité du design

Ahora llega el plato fuerte de la villa francesa, porque es el ejemplo vivo de cómo cualquier lugar del mundo puede tener una segunda oportunidad. Después de casi 30 años de declive industrial, Saint-Étienne mira con optimismo hacia el futuro y se ha agarrado con fuerza al mundo del diseño para convertirse en una ciudad vanguardista.

El protagonismo se lo lleva la Ciudad del Diseño, un espacio enorme de varias hectáreas, edificios y naves que en su día fue la Fábrica Real de Armas. Allí conviven viejos edificios con los nuevos donde se lleva por bandera aquello de "menos humos y más cultura".
La Ciudad del Diseño es uno de los "distritos" más emblemáticos de Saint-Étienne porque no sólo se proyectó para dar cabida a la expresión artística, si no para involucrar a toda la sociedad. De hecho en el interior existe una escuela para los más pequeños, espacios para startups y se está construyendo un instituto para los adolescentes. También puedes comer en La Fabuleuse Cantine productos frescos, locales y con mucha imaginación.

En la antigua fábrica se estudia diseño en todas sus facetas: en la arquitectura e ingeniería y en los espacios urbanos y domésticos, algo que la UNESCO ha sabido valorar y en 2010 le nombró, "Primera Ciudad del Diseño en Francia".

En los alrededores puedes observar algunos hitos a modo de edificios como el Estadio Geoffroy-Guichard, el Fil, el Zénith o la Comédie y en otras zonas para ver Puits Couriot, Le Camion Rouge, Amicale Laïque Chapelon, Ilot Grüner y el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo. Merece la pena marcarse una ruta.

Ubicación: Centro histórico de Saint-Étienne

Bienal Internacional de Diseño

Gracias a la iniciativa de la creación de la Cité du design, así como, la organización de la Bienal Internacional de Diseño, Saint-Étienne ha acogido el diseño como un agente de transformación urbana y desarrollo económico. Empresas pequeñas y medianas locales y la sociedad civil en general participan activamente en la Bienal, que recibe más de 200.000 visitantes cada año, para innovar y mejorar la calidad de vida de sus entornos, teniendo en cuenta la sostenibilidad y la solidaridad.

Por ello aprovechan calles, plazas, parques y espacios verdes (principalmente place Jean Jaurès, place de la gare Chateaucreux, el Jardín de las Plantas, el Parque de Europa, el Parque Montaud y el Parque de la Perrotiére) para llenarlos de esculturas, obras de arte y mobiliario urbano que cambian cada dos años según las votaciones de los vecinos. Unos ejemplos son los bancos o las zonas recreativas donde juegan los niños. También los comercios y restaurantes comprometidos se pueden llevar algún reconocimiento, como el reciente galardonado Le Verre Galant gracias a su particular decoración y gastronomía autóctona.

Ubicación: 6 Rue François Gillet

Con el estómago lleno sabe mejor

Saint-Étienne y los alrededores posee una gran cultura culinaria. Si eres de buen comer, la gastronomía y cocina de zona de Francia sería un aliciente fundamental para tu viaje.

En la ciudad se puede disfrutar de una amplia selección de quesos de calidad, como el fourme de Montbrison, el fourme d’Ambert o el fourme d’Yssingeau... entre otros. También se consumen productos del agua porque a 15 kilómetros se encuentran las Gargantas del Loira; productos de la tierra como el berro, la lechuga milamores o las patatas; y todos los productos relacionados con el pollo y el cerdo. No olvides probar el Rapée (una galleta de patatas), el bugnes (una especie de buñuelos) y el exquisito chocolate Weiss.

Te recomendamos para almorzar La Pampille y para cenar Un Eléphant dans un jeu de quille, dos restaurantes muy céntricos, con mucho encanto y con muy buenos productos de este departamento francés.

Ubicación: La Pampille (10 Rue Denis Escoffier) y Un Eléphant dans un jeu de quille (16 Rue Léon Nautin)

Le Corbusier en Firminy

Otra de las visitas obligatorias durante tu visita Saint-Étienne es descubrir Firminy, una localidad dormitorio ubicada a 10 kilómetros, para conocer los espacios de Le Corbusier, un arquitecto de renombre internacional que está considerado como uno de los fundadores de la arquitectura moderna. Te quedarás sin aliento.

El enclave del maestro de la arquitectura comienza en un edificio de apartamentos construido en los años 60, con 414 viviendas organizadas en 20 pisos a las que él llamaba 'calles'. Más de mil familias pudieron beneficiarse de ellas y hoy en día muchos continúan haciéndolo. El último nivel estaba destinado a la escuela y espacios de ocio de la comunidad de vecinos. Todo estaba muy estudiado (luz, dimensiones, posición, colores, ventanas, habitaciones, zonas comunes...) para la practicidad, eficiencia y comodidad de todos.

El edificio de viviendas es uno y el último de los cinco únicos construidos en el mundo; los otros están en Marsella, Nantes Rezé, Briey-en-Foret y Berlín.

Tu visita debe continuar por la Casa de la Cultura, sede de los vecinos de Firminy Verde -nombre del barrio- para el ocio, música y teatro que además funciona como centro de interpretación para conocer y entender la filosofía del famoso arquitecto del siglo XX. Luego asómate para observar el estadio deportivo y la piscina, y acabar en la Iglesia de San Pedro. El templo religioso tiene base cuadrada y se desarrolla como un cono truncado de 33 metros de altura, con elementos clásicos de Le Corbusier como los tres «cañones de luz» instalados en la cresta.

Ubicación: Boulevard Périphérique du Stade, Firminy

SAINT-ETIENNE