Rennes, disfrutar de la noche al estilo bretón

La imagen que podemos tener de algunas ciudades francesas con escaso ambiente de bares y terrazas y sin apenas vida nocturna, no se cumple en el caso de Rennes.
Se trata de una ciudad especial donde en mi reciente visita he vuelto a constatar que los bretones disfrutan de un estilo de vida que sigue la tradición festiva de sus hermanos de las regiones gaélicas, con la cerveza y la música como destacados protagonistas.
A este respecto te voy a proponer rincones donde disfrutar de la noche en Rennes, zonas de bares y restaurantes con terrazas, así como otros lugares para vivir el ambiente de la capital de Bretaña.

Festivales de música en Rennes

Rennes en los últimos años ha incrementado su actividad de festivales, como los de música electrónica donde los jóvenes se reúnen para disfrutar de la música de los Djs. Ese es el caso del Big Love Festival que tiene lugar a principios de junio o el Match Festival qué se celebra a principio de julio en la Isla del Moulin du Comte, evento al que asistí durante mi viaje. La oferta de eventos culturales en Rennes es muy amplia durante todo el año, en especial en verano, como reflejo de la apuesta de la capital bretona por ganarse la imagen de una ciudad moderna y dinámica.

After work en Mail François Mitterrand

La jornada de ocio en Rennes la iniciamos viviendo el ambiente after work de bares y terrazas en el nuevo bulevar del Mail François Mitterrand. Se trata de una zona peatonal y de esparcimiento donde se han ido instalando terrazas de bares que se han ganado fama como puntos de encuentro para tomar una cerveza y picar algo después del trabajo. La Piste (68, Mail François Mitterrand) es el más concurrido de estos bares, con una amplia terraza cuyas mesas alargadas siempre están llenas de gente, o y donde tienes que hacer cola en el bar para pedir las bebidas entre las que la cerveza es la reina. La práctica del palet, un tradicional juego de Bretaña, sirve de entretenimiento para clientes habituales de La Piste.

Cenar Galettes en Crêperie La Saint Georges

No puedes decir que has estado en la capital de Bretaña si no has probado una “galette bretona”. Esta especialidad gastronómica de la región la encuentras en los restaurantes que tienen la denominación de creperías, una buena alternativa para la cena en tu jornada nocturna en Rennes. En versiones salada o dulce, y con una gran variedad de ingredientes para rellenar, en la popular Crêperie La Saint Georges (17, rue Jules Simon) probé la “galette completa” que tiene queso, jamón y un huevo frito. Y, por supuesto, acompañada con una típica sidra bretona.

Rue Saint Michel

Saint Michel, conocida popularmente como la “calle de la Sed”, es el rincón más concurrido del centro histórico de Rennes para disfrutar de la noche en Rennes, donde puedes beber una cerveza o comer algo en algún local de fast food. A los estudiantes universitarios que residen en Rennes les entusiasma esta calle y sus aledaños, cuya popularidad no se limita a la noche, pues a cualquier hora del día vas a encontrar un animado ambiente en sus bares y terrazas.

De copas en la Antigua Prisión de Saint Michel

Si buscas un lugar original para ir de copas en tu velada nocturna por San Michel, ese es el rincón de la antigua Prisión que se remonta a 1455, la cual en la actualidad se ha convertido en un muy concurrido punto de encuentro festivo, con bares ambientados con música. Cuando accedí a su pequeño patio, me sorprendió el contraste entre las fachadas entramadas del edificio medieval y las antiguas celdas ahora ocupadas por diversos locales de ambiente. A destacar que en la antigua Prisión de Saint Michel es donde encuentras Delicatessen, una discoteca popular de Rennes.

Brunch en Les Bricoles

Qué mejor forma de recuperarse al día siguiente de una buena jornada nocturna, que disfrutar de un típico brunch en un rincón con encanto. En Rennes nosotros lo hicimos en el restaurante Les Bricoles (17, Quai de la Prévalaye) situado a orillas del río frente al citado bulevar del Mail François Mitterrand. En el brunch que tomé en su pequeño y acogedor patio, no sé qué me gustó más, si las originales ensaladas o la gran crêpe dulce con fresas y nata.

Rennes