¿Y si retrocedemos en el tiempo en los pueblos franceses?

Sus piedras doradas, rojas o grises han sobrevivido a los siglos. Mercados medievales, castillos fortificados, plazas discretas... ¿Y si retrocedemos en el tiempo paseando por los pueblos de Francia? De Occitania a Córcega pasando por la Provenza, cada una tiene sus secretos, una leyenda singular, una fuente catalogada o un dolmen prehistórico. He aquí 5 pueblos atemporales para un paseo entre el pasado y el presente.

Disfrutando de la sombra en un pueblo de la Provenza

Los gruesos muros de las casas filtran el calor y el borboteo del agua mece las plazas y callejones. Las horas pasan lentamente en los pueblos de la Provenza. En Séguret, un pequeño pueblo aferrado a la roca de las Dentelles de Montmirail, el tiempo parece suspendido a la sombra de las viejas casas. La fuente de los mascarones (siglo XVII), clasificada como monumento histórico, refresca a los paseantes, los plátanos ofrecen sus sombras centenarias, la campana del campanario canta las horas, la Provenza tiene el sabor de la eternidad...

Turismo Provenza-Alpes-Costa Azul (Enlace externo)

Pasear por Collonges-La-Rouge, uno de los pueblos más bonitos de Francia

¿La iglesia de Saint-Pierre y su singular campanario octogonal del siglo XII? ¡Roja! ¿La capilla de los penitentes (siglo XIV)? ¡Roja! ¿La casa de la Sirena? ¡Sigue siendo roja! Construido íntegramente en piedra arenisca roja cuyas tonalidades varían según el clima, este pueblo medieval de Corrèze clasificado entre los pueblos más bonitos de Francia es una joya con sus callejuelas empedradas y sus hermosas residencias. Podrás pasearte con la sensación de retroceder en el tiempo entre el mercado del siglo XVI, donde todavía en el siglo XIX se celebraban los mercados del vino y del aceite de nuez, y los castillos con torres fortificadas.

Turismo de Corrèze (Enlace externo)

Paseando por los recónditos pueblos de Córcega

Para seguir el hilo de la historia de Córcega, diríjete a su interior. En Balagne, en el noroeste de la isla, pequeños pueblos encaramados perpetúan un arte de vivir y unas tradiciones ancestrales. En Sant Antonino, podrás pasear entre las casas de piedra que envuelven un afloramiento rocoso, en busca de las más bellas vistas: desde el punto más alto, el panorama abarca toda Balagne, ¡desde el Mediterráneo hasta los valles! Y en Montemaggiore, donde las casas están adornadas con puertas talladas, dudarás hacia dónde mirar, ¿a la montaña Montegrossu o al Golfo de Calvi?

Visita Córcega (Enlace externo)

Hojeando un libro de historia en las calles de Sainte-Suzanne

Es un pueblo muy pequeño encaramado en una colina de la Mayenne, en el Loira Atlántico. ¡Pero menuda herencia! Paseando por las estrechas calles de Sainte-Suzanne, uno piensa en el glorioso pasado de este lugar estratégico que Guillermo el Conquistador no consiguió tomar en el siglo XI. La torre del homenaje, hoy en ruinas, sigue en pie, flanqueada por un castillo renacentista. ¿Pero podrás descubrir el monumento más antiguo de Sainte-Suzanne? El dolmen de Erves es una muestra de la presencia de los celtas en el cuarto milenio antes de Cristo...

Turismo de Loira Atlántico (Enlace externo)

Seguir el rastro de las leyendas en Sainte-Enimie

Sus antiguas calles están pavimentadas con guijarros de río y su monasterio fue fundado en el siglo VI para evangelizar la región. Entre la Plaza au beurre y la Plaza aux Oules (calderas), este pueblo de Lozere, en Occitania, destila un ambiente medieval y todo evoca a la leyenda de Sainte Enimie que logró triunfar sobre el Drac (el Diablo) en la montaña. Con vistas al Tarn, que se adentra en los acantilados donde se aferran las casas, se sube a la ermita donde se refugiaba para curar a los enfermos. No encontrarás allí al diablo, sino el manantial de Burle con sus milagrosas aguas color jade.

Turismo de Lozère (Enlace externo)