Por aristocráticas sendas en la ribera del Loira: una incursión en la dulce Angers

La ciudad de Angers es una perla a orillas del Loira. Una ciudad que alberga castillos gigantescos manteniendo una esencia completamente francesa. Lo sabrás, si no lo habías notado antes, cuando almuerces con música de acordeón y tomes el aperitivo contemplando el Loira.

El río murmulla junto al Château d’Angers

El castillo de Angers preside la ciudad en el sentido más estricto de la palabra.
Construida en el siglo XIII, la antigua fortaleza real, sigue dominando con su magnificencia el paisaje de la ciudad. Merece una visita sobre todo el interior del recinto, donde esperan al visitante una iglesia, la torre del molino y una atracción de especial interés: la galería del tapiz del Apocalipsis encargado por el duque Luis I en 1375: una obra maestra del arte medieval verdaderamente impresionante.

Château d'Angers - 2 Promenade du Bout du monde - www.chateau-angers.fr (Enlace externo)

Cenar en un discreto remanso de paz: «Autour d’un cep»

El «Autour d'un Cep», que pasa bastante desapercibido desde el exterior, es un restaurante que se podría definir como «pequeño, pero bonito». Los platos del día, escritos en una pizarra, cambian según la oferta del mercado. Su cocina tradicional, preparada a base de ingredientes regionales, se presenta en los platos de forma más extravagante y creativa. Delicioso, acogedor, familiar: así es este lugar. Y los vinos provienen del Valle del Loira. Tradición y modernidad unidas: ¿Qué más se puede pedir?

Autour d’un cep - 9 Rue Baudrière

Allá donde fueres, haz lo que vieres: tomar la última en el Bar «La Cour»

Ya sea para un aperitivo o para una copa, el «La Cour» es exactamente el lugar que estabas buscando. Aunque la fachada delantera parezca de restaurante de lujo, el interior esconde un bar poco convencional y maravillosamente atemporal. ¿Es verano? Mucho mejor, porque estará abierta la rústica terraza al aire libre del patio trasero que no podría ser más cómoda. Al caer la tarde o al final del día, Angers se reúne en «La Cour» para charlar un rato.

La Cour - 23 Rue de la Roë

Siguiendo el curso del Loira: en bicicleta a los viñedos

Angers es el punto de partida ideal para una excursión en bicicleta por el Maine. Aunque se pueden alquilar en Vélo Horizon, ¡la propia ciudad rebosa de naturaleza! Desde el Château d'Angers al Maine hay sólo unos cientos de metros. Desde el castillo salen senderos para bicicletas bien delimitados que van a lo largo del río hasta el tranquilo Lac de Maine. Quien consiga abandonar un lugar tan idílico, deberían acercarse en bicicleta hasta la pequeña aldea de Bouchemaine, porque allí les espera una Francia de libro de cuentos. Por cierto, justo al lado el río desemboca en el que le da nombre a la región: el Loira.

Vélo Horizon - 23 Rue Paul Bert - www.velo-horizon.fr (Enlace externo)

Almuerzo al son de un acordeón junto al Loira en el «Café des Piplettes»

Una pequeña granja junto al agua. Viejos muros y el dulce olor del verano. A pocos metros de distancia, un anciano toca el acordeón mientras canta con gran sentimiento. Esta es exactamente la estampa que muestra el pueblo de Bouchemaine. El Café des Piplettes, ubicado en la misma plaza, promete cocina auténtica a la carta. Naturalmente a base de productos locales, en su mayoría ecológicos, naturalmente. Y, como es natural, todo tiene un sabor excelente. ¿Cómo podría de otra manera en esta encantadora parte de Francia? ¡Chapeau!

Café des Piplettes - 7 Place Ruzebouc

En los viñedos del Loira de Château d’Epiré

Detrás de Bouchemaine se hallan los viñedos más famosos de la denominación de origen Savennières. Conocido sobre todo por su suelo pizarroso, que dota a la uva Chenin de una mineralidad excepcional. Château d'Epiré posee sin duda la bodega más bella, en lo que fueran las bóvedas de una antigua iglesia. Château d'Epiré es una finca familiar que ha pasado de padres a hijos durante 5 generaciones. Todos los lunes, Paul Bizard invita a visitar la bodega y sus increíblemente fotogénicos viñedos, desde los que se tiene una vista impresionante del valle del río Loira. Frente a ella el Chenin blanc sabe aún mejor en la cata (todos los días, previa solicitud) que cierra el tour.

Château d’Epiré - Rue de l'Ancienne Église - 49170 Savennières - www.chateau-epire.com (Enlace externo)

Cena en el corazón de la ciudad en la «Brasserie de la Gare»

La «Brasserie de la Gare» está situada justo enfrente de la estación de tren de Angers. Sorprende por su larga historia y por su decoración atemporal, que recuerda al elegante vagón-bistró de un tren. La cocina es moderna y auténtica y la actitud del personal amable y accesible. Si hace buen tiempo, no dudes en pedir un hueco en la agradable y sombreada terraza. A los amantes de las ostras, los mejillones y compañía les encantará su amplio surtido de mariscos.

Brasserie de la Gare - 7 Place de la Gare

Pequeño y exquisito: una noche en el «Hotel 21 Foch»

Pequeño, elegante y en la mejor ubicación: el «Hotel 21 Foch», cerca de la Place du Ralliement, ocupa una antigua casa solariega del siglo XIX. En el interior, sin embargo, sorprende con una lograda decoración a base de muebles art déco y 14 habitaciones de bello diseño. La terracita abierta del primer piso es exquisita. En ella se sirve el desayuno en un ambiente relajado, con quesos regionales y mermeladas caseras, nada que ver con los habituales bufés matutinos.

Hotel 21 Foch - 21 boulevard Foch - www.21foch.fr (Enlace externo)

El más alto de todos: visita al Château de Brissac

Resulta difícil de creer, pero el Château de Brissac, de siete pisos, sigue siendo el hogar de parte de la familia que compró el castillo más alto de Francia en 1502. Hoy los visitantes no pueden pasear por el salón de la familia noble, pero en los dos primeros pisos se puede vislumbrar cómo se vive en un castillo, rodeado de frescos, tapices y muebles gigantescos, y hasta un teatro propio.

Château de Brissac - 49320 Brissac Quincé - chateau-brissac.fr (Enlace externo)

Angers