Nancy: Un escaparate de la buena vida y el Art Nouveau su mejor aliado

Pasear por las calles de Nancy que mezclan el arte gótico con el Art Nouveau, disfrutar de sus parques y degustar su gastronomía es un pequeño placer para los sentidos.

El concurrido casco antiguo

Lo primero que has de hacer cuando llegas a Nancy es dejarte cautivar por su hermoso centro histórico, principalmente por las calles St. Jean, St. Georges y aledañas para admirar de cerca el Art Nouveau. La ciudad, una de las más importantes de la Lorena y de la región Gran Este, adquirió fama internacional gracias a este movimiento artístico. Toda una generación de artistas del mundo moderno se inspiraba en la naturaleza y ello se ve reflejado hoy en día en la cristalería y cerámica, en el mobiliario, en el hierro forjado, en las vidrieras, en las esculturas y en los edificios. Dirígete hacia la place Stanislas, una de las más bonitas de Europa y punto de unión entre la ciudad nueva y la ciudad medieval. Piérdete por las concurridas callejuelas que existen pasando la Puerta Heré, dirección a la place de la Carriere, y encontrarás el palacio Ducal, la basílica de Saint Epure, la puerta de la Craffe o el parque de la Pépinière.

Ubicación: St. Jean, St. Georges y place Stanislas

Delicias saladas

La gastronomía en Francia es parte del patrimonio nacional y Nancy ha sabido tomar lo mejor de Lorena y Alsacia. En el restaurante Chez Les Frères Marchand puedes probar los platos más típicos de la región, como los famosos quiches (tarta de queso, nata, bacon y jamón), los choucroute (col, patatas y bacon), los patés, los crêpes, los quesos y los ahumados en la estupenda terraza que tienen en pleno casco medieval. Acompaña los platos de algunos de los vinos de la tierra como Gamay, Pinot noir, Pinot Menier, Auxerrois, Aubin blanc o Pinot Noir.

Ubicación: 99 Grande Rue

La guinda del pastel

Si nos pasamos a los dulces, debes probar el famoso caramelo bergamota y los macarons de Nancy, que éstos son diferentes al resto de Francia ya que se presentan de forma individual y no a pares como se suelen exhibir. La Maison des Soeurs Macarons es la boutique de repostería más famosa especializada en estas singulares galletas de la ciudad y que no defraudan al paladar, cuyo secreto de fabricación aún se trasmite de generación en generación. Las tartas de frutas, los bizcochos esponjosos, las perles de Lorraine, los huevos nevados y las especialidades con mirabelle también les encantarán a todos los golosos.

Ubicación: 21 Rue Gambetta

Los pequeños placeres

Además de admirar la belleza de la plaza Stanislas y sus edificios más emblemáticos como el Hôtel de Ville, la Ópera o el Museo de Bellas Artes, puedes sentarte en algunas de sus variadas y animadas terrazas. Te recomendamos que lo hagas en el mítico Gran Café Foy donde además de sentirte como un verdadero noble de la época, se come realmente bien y es apto para todos los bolsillos. Si puedes hacerlo al atardecer mucho mejor porque la visión de la plaza cambia de día y de noche. En verano, a eso de las 22 horas, la place Stanislas se convierte en un gran decorado de luces y colores, acompañado de música y mucho ambiente de locales y curiosos. En invierno te puedes refugiar en su interior y observar la cantidad de espejos, lámparas, terciopelo rojo y art Nouveau por doquier, como si se tratase de un palacio.

Ubicación: Place Stanislas

Un ejemplo de Art Nouveau: Brasserie l'Excelsior

Un ejemplo de Art Nouveau es la famosa Brasserie l'Excelsior que te da la bienvenida si llegas a la estación de tren. El restaurante está catalogado como monumento histórico desde 1976 por sus altos techos con simbologías que imitan al arte de las flores, sus bóvedas, sus vidrieras y sus hermosas lámparas. Aprovecha y almuerza un menú gourmet de cocina francesa tradicional, como es la tarrina de pato casera y compota de cebollas rojas de entrante, el filete de salmón a la plancha, mantequilla de hierbas, manzanas y espinacas frescas de segundo y el helado con chips de macarrones y bergamota de postre. Platos finos, abundantes y a un precio correcto en una estupenda atmósfera.

Ubicación: 50 Rue Henri-Poincaré

El museo de museos

En la misma plaza Stanislas se halla el Museo de Bellas Artes de Nancy donde verás hermosas colecciones de diferentes épocas y estilos con obras de Tintoretto, Caravaggio, Claude Gellée, Picasso o José de Ribera. Si dispones de poco tiempo te recomendamos que te detengas en la planta baja para observar el hermoso trabajo en vidrio de Daum, el único fabricante comercial de cristal que emplea el proceso de pasta de vidrio para esculturas y obras artísticas. Además, dos veces al año tiene lugar una visita guiada en la cual las explicaciones de las creaciones se realizan con una danza. Hermoso. ¡Reserva rápido que se agota!

Ubicación: Place Stanislas

Rutas del Art Nouveau

Todo lo que tiene que ver con el modernismo de Nancy es muy interesante. Es por ello que la Oficina de Turismo ha creado varias rutas alejadas del centro histórico por si quieres complementar tu visita. La primera de ellas se llama 'Le parc de Saurupt' donde podrás ver espectaculares mansiones y palacetes al más puro estilo Art Nouveau (la más conocida es la Villa Les Glycines); el segundo itinerario lleva por nombre 'Le jardin de Bérénice' donde podrás encontrar preciosas y pintorescas fachadas de urbanizaciones y parques (como las de la Rue Félix-Faure) o el Musée de l'École; y por último tienes la vía 'Los placeres y los días' desde la estación hacia los barrios del oeste para conocer la Villa Majorelle, una de las más antiguas y donde residió el famoso diseñador de muebles y decorador de interiores.

Ubicación: la Oficina de Turismo de Nancy se encuentra en la plaza Stanislas

Nancy