Nuestra vuelta de Francia por los monumentos más instagrameables

Embarque inmediato para un recorrido por los monumentos más "instagrameables" de Francia. El Mont Saint-Michel, el castillo de Versalles o la ciudadela de Bonifacio, sigue nuestras recomendaciones para conseguir una alta dosis de "me gusta"... ¡y de patrimonio!

La MECA, en Burdeos

Este arco monumental instalado a orillas del río Garona, en Burdeos, no deja a nadie indiferente. El monumento, que alberga el Fondo regional de arte contemporáneo de Nouvelle-Aquitaine, puede visitarse tanto por dentro como por fuera y fue concebido como un espacio de vida en el corazón de la ciudad. Con su conjunto de escaleras y rampas y su asimetría, la MECA es también un gran campo de juego para los fotógrafos, como demuestran las fotos más gráficas publicadas en Instagram. Un pequeño consejo: no pierdas la oportunidad de tomar la mejor foto de la obra "Un détail" de Benoît Maire, una media cabeza de bronce de Hermès situada en las gradas, ¡parece haber sido creada para potenciar tu feed Instagram!

El Pont du Gard, en Occitania

¡Con sus 49 metros de altura y sus 50.000 toneladas, el Pont du Gard es imponente! Desde el año 2000 y tras una amplia operación de protección y valorización, podrás descubrir este coloso de piedra (más de 11 millones de bloques de piedra según las últimas estimaciones) en su entorno natural, a saber, 165 hectáreas de "paisajes clasificados" considerado como excepcional, en el corazón del bosque mediterráneo.¡Una gran variedad de vistas del monumento se ofrecen a ti! Mención especial para la perspectiva desde el río Gardona en canoa...¡La más impresionante!

El Mucem, en Marsella

Este museo de Marsella que se adentra en el mar como un bloque de malla de hormigón ya no necesita presentación. Y es precisamente esta malla que hará que tu feed Instagram sea irresistible. Escondidos detrás de ella, observa el ballet del sol y las sombras que se extienden durante el día desde la terraza de la azotea o a lo largo del recorrido arquitectónico del Mucem, con el mar Mediterráneo como telón de fondo. ¿Prefieres posar en la pasarela que une el Fort Saint-Jean con el edificio firmado por Rudy Ricciotti? Aprovecha tu paseo para inmortalizar la Catedral del Mayor, inconfundible, con su alternancia de piedras verdes y blancas.

La Abadía del Mont Saint-Michel, en Normandía

Con niebla o con sol, con marea alta o baja, de día o de noche, parece que esta imperturbable dama que observa la costa encaramada en su promontorio luce muy bien en cualquier situación. En Instagram, el Mont Saint-Michel aparece desde todos los ángulos, desde la tierra firme o desde el cielo, presa de las olas o con los pies secos. Pero no te preocupes, no es necesario invertir en equipos de muy alto nivel para capturar una toma mágica, sólo tienes que encontrar el lugar adecuado en el momento oportuno y dejarte llevar por la magia que rodea este monumento, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1979.

El Castillo de Versalles en París y su región

Resulta difícil resumir la fotogenia del Castillo de Versalles en unas pocas líneas. Entre los jardines que cultivan el arte de la perspectiva y donde cruzamos siluetas de otro tiempo; el parque, sus callejones rectilíneos y su Gran Canal; el Dominio de Trianon con la aldea de la Reina y su encanto campestre, y por supuesto el castillo - uno de los más bellos logros del arte francés en el siglo XVII -, ¡ya no sabrás donde apuntar con tu smartphone! Y por si fuera poco, nos quedan las Grandes Eaux Musicales, que iluminan los jardines y estanques al son de la música barroca en verano, o el interior del castillo...

¿Todavía quieres más? Descubre los lugares más instagramables de París aquí.

Los Hospices de Beaune, en Borgoña

Los Hospices de Beaune son uno de los monumentos más emblemáticos de Borgoña, con sus tejados de tejas planas esmaltadas y sus coloridos dibujos. ¡Y uno de los más gráficos también! Desde el patio principal, uno nunca se cansa de admirar el Hôtel-Dieu y los detalles de su notable arquitectura gótica flamígera. Pero su arquitectura no es la única originalidad del lugar. ¿Sabías que esta fundación hospitalaria medieval, construida en el siglo XV para atender a los más desamparados, cuenta con un viñedo desde su creación? Cada año, la producción de estos viñedos, que incluye 85% de Premiers Crus y Grands Crus, se vende durante la famosa subasta de los Hospices de Beaune, el tercer domingo de noviembre.

El dominio nacional de Chambord, en Centro-Valle del Loira

¿Eres partidario de una majestuosa vista general o prefieres una instantánea misteriosa al capturar sólo uno de los muchos detalles arquitectónicos que convierten el castillo en una fuente inagotable de inspiración para los fotógrafos? ¡En Chambord hay algo para cada objetivo! En el exterior, detente en la ornamentación de las partes superiores del castillo. Entre las numerosas torres con escaleras y otras chimeneas, ¿serás capaz de encontrar la Torre de la Linterna, el punto más alto del castillo, decorada con una flor de lis? En el interior, hay muchas opciones, como la inmensa bóveda de artesonado decorada con los emblemas de Francisco I en el segundo piso de la torre del homenaje, el ático de la torre Oeste de la torre del homenaje y su armazón de madera del siglo XVI y, por supuesto, la famosa escalera de doble hélice, en definitiva, una fuente inagotable de imaginación para explotar el contador de "me gusta" de tu Instagram.

La basílica de Notre-Dame de Fourvière, en Lyon

Esta basílica tan querida por los lioneses se alza en la colina de Fourvière y es visible desde muchos lugares de la ciudad, multiplicando así los ángulos de visión sobre el monumento. Desde los muelles del Saona, en el recodo de una calle o de un edificio del centro de Lyon, desde una de las pasarelas que cruzan el Ródano o el Saona, al pie de la colina de Fourvière, de día o de noche... Los puntos de vista abundan para captar la belleza de Notre-Dame-de-Fourvière. Y para impresionar a tus seguidores, apúntate a una inusual visita nocturna a la basílica que le llevará a los tejados del monumento. ¡Mágico!

Plaza Stanislas, en Nancy

La plaza, conocida como la más bella de Europa, presume de unas medidas que harían palidecer de envidia a muchos. El Ayuntamiento, el Museo de Bellas Artes, el Grand Hôtel de la Reine y el Arco del Triunfo son algunos de los edificios más bellos de la ciudad de Nancy. De estilo clásico y rococó, a la plaza Stanislas no le faltan detalles fotogénicos, empezando por sus farolas negras y doradas, sus monumentales puertas de hierro forjado o, más contemporáneo, la media esfera espejada de Pierre Bismuth, que promete un hermoso juego de reflejos.

Saint-Malo, en Bretaña

La ciudad corsaria suma muchos argumentos para seducir a los amantes de las bellas imágenes. En la playa del Sillón, el objetivo juega al escondite entre los espigones de roble construidos a principios del siglo XIX, mientras que, al abrigo de las murallas, deambulamos por las calles empedradas del casco antiguo. Encaramado en lo alto de las murallas, podrás inmortalizar el Grand Bé, la última casa de Chateaubriand, situada a sólo unos cientos de metros. Y para obtener imágenes aún más espectaculares, rumbo a a las Grandes Mareas, que tienen lugar cada seis meses cerca de cada equinoccio. ¡Vigorizante!

Museo de la Piscina, en Roubaix

¡No hay ninguna otra piscina como la de Roubaix! En lugar de cabinas, hay vitrinas y salas de consulta. En el borde de la piscina, las esculturas han sustituido a los nadadores. Transformada en museo de arte a principios de la década de 2000, esta antigua piscina Art Decó bien merece su apodo de "la más bella de Francia" con su influencia bizantina, su bóveda catedral, el mosaico de su piscina o sus vidrieras que simbolizan el sol naciente y poniente.

La ciudadela de Bonifacio, en Córcega

Elegir el mejor lugar en la isla apodada "Isla de la Belleza" resulta casi imposible. Situada en el sur de Córcega, Bonifacio se caracteriza por su ciudadela encaramada en la ladera de un acantilado de piedra caliza. Para apreciar este increíble lugar en todo su esplendor, nuestra recomendación es caminar a lo largo de la costa donde varios miradores permiten tomar fotos espectaculares, de día o de noche. Salvo que que prefieras admirar la ciudadela desde el mar durante un crucero...