10 increíbles bosques donde perderse en Francia

Este año, sobre todo, se siente el deseo de tomar una profunda bocanada de aire puro en el bosque. No te encontrarás con el lobo feroz, pero sí con árboles notables, claros luminosos, senderos majestuosos y especies raras. Así pues, demos un paseo por el bosque, en la llanura o en la montaña, desde el País Vasco hasta Alsacia, desde Bretaña hasta Auvernia, desde los Alpes hasta Córcega, para descubrir algunos de los bosques más increíbles de Francia.

Los Bosques de Iraty en el País vasco, el más misterioso

Durante mucho tiempo, los troncos de estos gigantescos árboles de madera dura se utilizaron para hacer mástiles de barcos. En el corazón del País Vasco, el bosque de Iraty es el mayor hayedo de Europa, tan impresionante como fascinante. Su misteriosa maleza cruje a cada paso y cuenta historias legendarias. Para los vascos, Iraty está habitada por Basajaun, el señor del bosque, y por los Laminak, los genios mitad ángel y mitad hombre tan populares en la mitología vasca.

Bosque de Iraty (Enlace externo)

El bosque de Brocéliande en Bretaña, el más legendario

Aquí se encuentra la tumba del mago Merlín y la casa del hada Viviane. Nos refrescamos con el agua milagrosa de la Fuente de Barenton y seguimos las huellas de los caballeros infieles en el Valle sin Retorno. Bienvenido a Bretaña, en el legendario bosque de Broceliande, el fabuloso escenario de las aventuras del Rey Arturo. Salpicado de megalitos, plantado de robles y pinos marítimos, hechiza a cualquiera que pasee por él, entre lagunas profundas y landas salpicadas de brezos, tojos y retamas.

El bosque de Brocéliande (Enlace externo)

El bosque de Tronçais en Auvernia, el más ancestral

Llamado la Sentinelle (el centinela), el roble más antiguo del bosque de Tronçais, en Auvernia, fue plantado en 1580. No es el único que ha sobrevivido a los siglos, ya que muchos de sus vecinos tienen su ancestral follaje resplandeciente en otoño. Este extraordinario bosque de robles, uno de los más bellos de Europa, extiende sus ramas cerca del encantador pueblo de Hérisson. Alberga el bucólico estanque de Saint-Bonnet, donde el ciclismo, el senderismo y el baño satisfacen a los amantes de las vacaciones activas en Auvernia.

El bosque de Tronçais (Enlace externo)

El bosque de la Grance Chartreuse en los Alpes, el más tranquilo

Es un bosque esmeralda en el que se extienden hayas y abetos desde los 800 hasta los 1.500 m de altitud. Entre escarpados acantilados calcáreos y apacibles pastos de montaña, los paisajes de los Alpes son grandiosos e invitan a la contemplación e incluso al silencio respetuoso, como en los alrededores del monasterio de la Grande Chartreuse, al que sólo se puede acceder a pie. La serenidad de la zona, que propicia magníficas caminatas, también favorece hermosos encuentros. En este macizo preservado, no es raro cruzarse con ciervos, rebecos y muflones que retozan sin miedo.

El bosque de la Grande Chartreuse (Enlace externo)

El bosque de Fontainebleau, cerca de París, el más real

Los aficionados a la escalada apreciarán su caos de piedras, sus grandes rocas y sus gargantas sombreadas. A 70 kilómetros al sureste de París, el bosque de Fontainebleau y su singular topografía rodean la ciudad y el castillo real en un entorno de pinos y robles, un maravilloso campo de juego para grandes y pequeños. 150 kilómetros de senderos señalizados, entre ellos el paseo de los pintores de Barbizon, tan querido por Auguste Renoir, ofrecen suntuosos panoramas bajo altos árboles, entre misteriosos estanques y páramos musgosos.

El bosque de Fontainebleau (Enlace externo)

El bosque de Compiègne, en los Altos de Francia, el más histórico

El roble de Saint-Jean fue plantado allí durante el reinado de Saint-Louis. Fue el coto de caza favorito de los reyes de Francia y luego el escenario silvestre de la firma del Armisticio el 11 de noviembre de 1918 en el claro de Rethondes. A menos de una hora de París, en la región de Altos de Francia, el bosque de Compiègne despliega sus páginas de historia bajo algunos de los árboles más antiguos de Francia, entre magníficas avenidas, muy frecuentadas por paseantes, jinetes y ciclistas.

El bosque de Compiègne (Enlace externo)

El bosque de Haguenau en Alsacia, el más natural

Es el único bosque de Francia en el que el pino silvestre crece de forma natural y en la llanura junto a robles y hayas, un "bosque excepcional" clasificado como tal (forêt d’exception) desde febrero de 2020. Entre los Vosgos y el valle del Rin, el bosque de Haguenau es también el más grande de Alsacia, con 900 años de antigüedad. Atravesado por 5 arroyos, salpicado de estanques, alberga a pequeños y simpáticos habitantes como el castor, el lince o el tritón crestado. Su descubrimiento se completa con la del bosque de Ribeauvillé, en la ruta del vino de Alsacia, igual de valioso con sus gigantescos abetos de Douglas.

El bosque de Haguenau (Enlace externo)

El bosque de Vizzavona en Córcega, el más meridional

¿Sueñas con bañarte en estanques de aguas cristalinas, refrescarte al pie de una cascada musical o disfrutar de una siesta a la sombra de un gran pino laricio, emblema de la vegetación corsa? Para practicar senderismo, accrobranche, barranquismo o el simple paseo, el bosque de Vizzavona es uno de los tesoros de la isla de la Belleza. Desde su puerto, situado a 1.163 m de altitud, el panorama es impresionante. Y el viaje en el Trinichellu, el trenecito corso que enlaza el pueblo de Vizzavona, entre Bastia y Ajaccio, es una experiencia que no debes perderse.

El bosque de Vizzavona (Enlace externo)

El parque de Chambord en el Valle del Loira, el más bucólico

¡Oh, que hermoso castillo! Uno de los más prestigiosos del Valle del Loira, muy apreciado por los reyes de Francia. Con sus elevadas torres, Chambord es digno de un palacio de cuento de hadas. Y qué decir de su gran parque, un bosque encantado donde los ciervos braman en otoño. Tan vasto como el propio París, clasificado como patrimonio de la Unesco, es el mayor parque cerrado de Europa: ¡5.440 hectáreas de robles, pinos, páramos y pantanos rodeados por 32 km de murallas! A pie, a caballo, en bicicleta, en coche de caballos o en 4X4, acompañado por un guarda forestal, ¡el descubrimiento es siempre real!

Parque de Chambord (Enlace externo)

El Bosque de las Landas, el más vasto

Los valientes que suben a la cima de la Duna del Pilat en la bahía de Arcachon, a pocos kilómetros de Burdeos, tienen una sublime recompensa. Por un lado, el azul del océano Atlántico salpicado por los islotes del Banc d'Arguin. En el otro, un océano de verdor y miles de pinos cuyas copas se ondulan hasta donde alcanza la vista. El bosque de las Landas de Gascuña es el mayor macizo forestal de Francia y, aunque es artificial, ya que fue plantado en su totalidad en el siglo XIX, es un paraíso sensitivo para los senderistas con sus caminos de arena y sus alfombras de helechos.

La Forêt des Landes (Enlace externo)