¿Me acompañas a descubrir la vida nocturna de Toulouse?

Con su bullicioso centro, la ciudad de Toulouse resulta cada vez más interesante para los turistas más jóvenes y los estudiantes. Se hace mucha vida en las calles. No importa si es en un bar, un café o durante festivales menores… Esta ciudad rebosa verdaderamente de ganas de vivir y festejar. La mezcla de cultura y diversión también entusiasmó a Laura, a quien acompañamos en su viaje para descubrir Toulouse.

En esta animada plaza, los estudiantes utilizan los cafés para sus pausas de estudio y nosotros también disfrutamos, en compañía de un buen café, del tiempo que pasamos allí. Os recomiendo especialmente que deis un paseo por el Pont Saint-Pierre. Allí, celebramos las vistas espléndidas del Garona y del barrio circundante que nos ofrecía el lugar.

Soltarse a bailar en el Tango Postale

Con el Tango Postale, los entusiasmados bailarines de los alrededores celebran todos juntos el tango. Al empezar la noche, todas las generaciones se reúnen en la Place Saint-Pierre y bailan al ritmo de la excelente música en vivo y de cualquier exquisitez de la región. Resulta prácticamente imposible encontrar un lugar mejor donde experimentar la alegría de vivir en estado puro de Toulouse. A pesar de nuestra poca experiencia en el tango, pasamos una noche estupenda, nos brindaron una calurosa acogida y pudimos aprender algún que otro paso de baile.

Reponer fuerzas en el centro de la ciudad

Descubrir un lugar nuevo despierta el hambre y, en el centro de las grandes ciudades, la oferta de restaurantes suele ser tan inabarcable que tomar una decisión a menudo resulta tarea complicada. Por los alrededores de la Place Saint-Georges se encuentran algunos restaurantes muy buenos. Aquí francamente os puedo recomendar el Monsieur Georges. Este restaurante de moderna decoración se encuentra en la Place Saint-Georges y para nosotros representaba el punto de partida perfecto para sumergirnos en la vida nocturna de Toulouse después de degustar una deliciosa cena.

De fiesta en la Downtown Factory

A unos pocos minutos andando del centro se encuentra la Downtown Factory. Rodeada de bares más pequeños y en un sótano ampliado de una forma única, un apasionado del baile encuentra allí todo lo que desea. En general, el género musical tiende hacia el tecno, pero ocasionalmente también suenan grandes éxitos para que haya un poco de todo. A quien visita Toulouse durante la semana y es ahorrador, puedo recomendarle el miércoles para salir de discoteca, puesto que ese día la entrada es libre.

La difícil decisión entre guinguette y café

Después alargar tanto la noche, al día siguiente necesitábamos café en cantidades industriales. Y teníamos suerte, puesto que la única dificultad que se presenta a la hora de buscar un lugar donde tomar un buen café en Toulouse es la de tener que elegir entre una guinguette y un café. Ese día por la tarde disfrutamos de un delicioso capuchino en un bonito café directamente junto al Garona. ¡Para ello recomiendo el Café des Artistes!

Empieza la noche

En Le Cosmopolitain se sirven cenas muy exclusivas. Ahí se trata de ver y ser visto, y quien pueda conseguir uno de los codiciados lugares del exterior cuando haga buen tiempo, podrá observar perfectamente el ajetreo de la calle. El restaurante, no obstante, también tiene elementos destacables además de la comida. Las paredes están diseñadas de una manera muy interesante con modernos juegos decorativos como, por ejemplo, estanterías hasta el techo. Pero la comida también tiene una presentación moderna. Y, para hacer honor al nombre del restaurante, para nosotros también hubo, entre otros, un Cosmopolitan Cranberry.

Una vuelta por el distrito de los bares

Como colofón a la visita a Toulouse, recomiendo zambullirse una vez en el distrito de los bares. Para ello, recomiendo sobre todo tres calles paralelas entre sí: la Rue des 7 Troubadours, la Rue Gabriel Péri y la Rue de la Colombette. Aquí se encuentran agradables bares y cafés y, al caer la noche, se percibe por las calles la alegría de vivir en estado puro. Generaciones y generaciones celebran esa alegría conjuntamente y de una forma despreocupada por las calles de Toulouse. Mi recomendación: Le Télégramme. Antes de que se convierta en un bar al anochecer, se puede comer muy bien allí y después degustar algún que otro de sus cócteles.

Toulouse