Qué hacer

Visita
Francia 

Recorrido por los lugares culturales de excepción o paseo por las cumbres. En pareja por la ruta de los vinos o de crucero con los niños… ¿Qué viaje por Francia harás en esta ocasión?

Lille: qué ver, qué hacer, qué comer, qué comprar

Lille rebosa hospitalidad del norte, esto se refleja en sus exposiciones y festivales, en el ambiente festivo del mercadillo Braderie y en los agradables bares Estaminet de la ciudad vieja, que son perfectos para disfrutar de las cervezas artesanales locales y de las especialidades gastronómicas con acento flamenco. La ciudad es también un hervidero cultural, en donde se puede apreciar una gran cantidad de obras de bellas artes de enorme valor en sus museos y monumentos.
QUE VER

• Las vistas desde el campanario del ayuntamiento, el más alto del norte de Francia
• La colección permanente del museo de bellas artes Palais des Beaux-arts
• La escultura de 6 metros de un bebé situada delante de la antigua Gare Saint-Sauveur, ahora un centro de arte contemporáneo y festivales
• La magnífica Villa Cavrois en Croix diseñada por Mallet-Staevens
• El museo de arte moderno La Piscine en Roubaix, una antigua piscina Art Déco

QUE HACER

• Ir a la famosa «Braderie de Lille» en septiembre, el mayor mercadillo de Europa
• Comprar en las calles peatonales adoquinadas y en las boutiques de los barrios Lille-Sud y Roubaix
• Pasarlo bien en los bares y clubs del barrio Solferino-Massena
• Pasar una noche en un B&B a bordo de una barcaza o una caravana de gitanos
• Alquilar una bici V’lille y recorrer la ribera del río Deule

QUE COMER

• Más de 50 quesos locales en el mercado Wazemmes
• Gaufres fourrées (gofres rellenos) de Meert
• Carbonnade flamande, waterzoï o potjevleesch en un restaurante local Estaminet
• Las famosas moules-frites, un símbolo culinario de la gran «Braderie» de septiembre
• Cervezas elaboradas localmente, normalmente con un sabor intenso

QUE COMPRAR

• P'tits Quinquins dulces realizados en Lille desde 1921
• Merengues de «Aux Merveilleux» envueltos en nata montada de chocolate y cubiertos con virutas de chocolate
• Productos locales y recuerdos artesanales de L’Estaminette, en la rue de la Barre
• Cerveza de L'Abbaye des Saveurs, en la rue des Vieux Murs
• Quesos locales de Philippe Olivier, queseros desde 1907

Para llegar más lejos: