La festiva vida nocturna de Estrasburgo

Estrasburgo es reconocida por la belleza de su casco antiguo. Los edificios con entramado de madera se alinean en sus calles de cuento de hadas, sus arterias de agua son cruzadas por pintorescos puentes y la aguja de la catedral que se alza sobre la ciudad es famosa en todo el mundo. Lo que no sabía antes de venir es lo fabulosa que es su vida nocturna…

Noches para recordar

En Estrasburgo, el centro histórico es adonde se dirige la mayoría de la gente para salir por la noche, ya sea para sentarse a disfrutar de una copa de vino local en una bonita terraza, para relajarse a orillas del río Ill en una cafetería abarrotada o para cenar disfrutando de las más auténticas especialidades alsacianas. El laberinto de calles en torno a la plaza de la catedral está lleno de bares, restaurantes, cafeterías y winstubs (un tipo tradicional alsaciano de vinoteca y restaurante). Pasea por la calle de Frères, la plaza de Saint-Étienne, la calle de Maroquin, la calle de Tonneliers, la Grand’rue y elige entre la multitud de sitios para comer algo. La mejor forma de recorrer la ciudad es a pie. Así descubrirás que hay multitud de sitios originales y que merece la pena descubrir; me encantó la plaza del Marché Gayot, que estaba abarrotada.

Aperitivos que levantan el ánimo

Black & Wine: Elegante y moderno además de agradable y acogedor, este bar es un pequeño secreto por descubrir. Se encuentra situado detrás del hotel Hannong y resulta fácil pasárselo si no sabes que está ahí. La manera perfecta de empezar tu tarde con una copa de vino de Alsacia. No te preocupes si no entiendes de vinos. Le pedí al personal que me recomendase uno basándose en mis gustos (tinto, ni demasiado seco, ni demasiado dulce) y acertaron de pleno. La mujer del propietario escribe libros de cocina y elige la tentadora charcutería, quesos y pequeños colines que conforman los sabrosos platos para acompañar el vino. En verano, no te pierdas el fabuloso bar exterior de la azotea.
www.blackandwinebar.com (Enlace externo)

Supertonic: resulta difícil encontrar algo negativo de este establecimiento especializado en ginebra con 57 variedades diferentes, 12 tipos de tónica y que además sirve salchichas caseras cuidadosamente elaboradas por un artesano local. Supertonic se encuentra en una soleada esquina de la popular plaza de Austerlitz. Los turistas a menudo se van sin conocerlo porque está un poco alejado caminando desde la catedral, pero me darás las gracias cuando llegues. Inaugurado por Joseph Thomas hace un par de años, es un lugar concurrido entre los lugareños y estudiantes universitarios, y cuenta con un ambiente especial. Aquí podrás tomar el mejor gintonic de tu vida eligiendo entre una amplísima carta de variedades.
Abierto de 11:30 a 01:30 h. - Facebook.com/supertonicresto/ (Enlace externo)

Vino y cena

Chez Yvonne es toda una institución en Alsacia y el inicio de su actividad se remonta a 1873. En este local escondido en la calle Sanglier, a escasa distancia de la catedral, podrás saborear platos tradicionales de la región en un comedor que recuerda al salón de una abuela alsaciana. Imagínate unas cortinas de cuadros rojos y blancos, y unas oscuras paredes paneladas: acogedor, confortable y absolutamente auténtico. No pude evitar preguntarme si mi mesa para dos era la misma en la que se había sentado el entonces presidente Jacques Chirac con el canciller alemán Helmut Kohn. Cuando cenaron aquí en los noventa, disfrutaron de platos tradicionales como el chucrut y el famoso codillo de cerdo, todo ello regado con cerveza local.
www.restaurant-chez-yvonne.net (Enlace externo)

Les Chauvins, un restaurante dirigido por un padre y su hijo, fue inaugurado a principios de 2018 y rápidamente ha ocupado un lugar en el corazón de la gente de la ciudad. El innovador menú del chef Yannick Bangratz siempre tiene la vista puesta en los sabores tradicionales de la cocina alsaciana, pero con influencias mediterráneas. Ofrece un menú estacional de productos locales absolutamente delicioso. Resulta increíblemente difícil elegir porque querrás probar muchas cosas. Por fortuna, se especializan en tapas, por lo que podrás probar varias especialidades.
www.restaurant-les-chauvins.fr (Enlace externo)

Bares nocturnos

El bar clandestino Aedaen Place
Aunque recomiendo muy mucho este bar, ¡no puedo decirte dónde está exactamente! Es una especie de bar clandestino que no te debes perder, especialmente si te gustan los cócteles alegres, el vino a la temperatura perfecta y los bares con buen ambiente, divertidos y fabulosos. Todo lo que puedo decir es que te dirijas a la pizzería Aedaen Place, en el número 4-6 de la calle Aveugles. Te prometo que merece la pena. Terminarás viéndote aparecer en un bar de luz oscura y con un toque de los años treinta. Las paredes de ladrillo caravista contrastan con las banquetas de terciopelo rojo y los candelabros que cuelgan de fijaciones más propias de una fábrica. Se trata de un lugar de arquitectura espectacular y con una carta de bebidas sorprendentemente erótica (sí, has leído bien).
www.aedaen-place.com (Enlace externo)

Club Le Fat: Este modesto bar es famoso entre los jóvenes y estudiantes locales. Este establecimiento escasamente iluminado y situado en un sótano rodeado de estanterías es un bar especialmente dirigido a quienes salen hasta altas horas de la noche. No esperes mucha acción antes de las once la mayoría de las noches. Es mejor acudir después de medianoche hasta las primeras horas de la mañana. Es un lugar amigable, vibrante y divertido. Las «aves nocturnas» aprecian su ambiente sin pretensiones, las mesas de DJ (les encanta un poco de hip hop y algo de soul de la vieja escuela), su variedad de bebidas y la amabilidad del personal.
Facebook FAT (Enlace externo)

Más bares que no hay que perderse:

Le Phonographe es un bar de ambiente cordial, con gran música y mesas de DJ. Es muy popular entre la gente de la zona.
Facebook Le Phonographe (Enlace externo)
El bar y club La Kulture cultiva el espíritu de Berlín con su decoración minimalista y su ambiente retro y underground. Los creativos cócteles y las cervezas artesanales son un gran éxito entre los clientes de este local que no debes perderte si te gusta la música electrónica.
Facebook La Kulture Bar (Enlace externo)
La Laiterie, una sala de conciertos con un programa variado, además de una discoteca centrada en la música electrónica. Cuenta con un enorme programa de eventos durante todo el año.
www.artefact.org (Enlace externo)
Para un ambiente más relajado, dirígete al Quai des Pêcheurs, a escasa distancia caminando desde la catedral, y relájate en una terraza de la ribera o a bordo de una de las muchas barcas que albergan bares y restaurantes.

Sitios para alojarse: hotel Hannong

En el hotel Hannong todo está pensado para hacerte sentir bien. Fue fundado en los años 1920 por dos hermanos de la cercana Mulhouse, Paul y André Horn. Siendo uno arquitecto y el otro químico, colaboraron en diversos proyectos en Estrasburgo, como el diseño de la Rue du Vingt-deux Novembre y varios edificios, incluido el hotel Hannong. Compartían su pasión por la arquitectura y el arte moderno (mira el increíblemente moderno complejo de ocio Aubette, de 1928), lo cual se ve reflejado en este hotel que actualmente es gestionado por la cuarta generación de la familia. Dormirás como un bebé en una cama muy cómoda y en una habitación en la que, si bien nada llama la atención, todo está específicamente diseñado para transmitir paz y tranquilidad. Los maravillosos cuartos de baño y artículos de aseo te harán sentir completamente mimado. El desayuno del Hannong es famoso y cuenta con un bar de zumos (perfecto tras una noche larga) y un bar de batidos donde puedes mezclar tus productos favoritos o pedir una sugerencia. Un remanso en paz.
www.hotel-hannong.com (Enlace externo)

Estrasburgo