Estrasburgo: qué ver, qué hacer, qué comer, qué comprar

Strasbourg Grande-Ile fue la primera zona urbana de Francia que recibió el reconocimiento de la UNESCO y su patrimonio puede apreciarse con una visita a su catedral gótica, con un paseo en barco por el encantador barrio Petite France o con una visita al barrio Neustadt. Su proximidad a Alemania queda reflejada en su mercado de Navidad -más antiguo de Europa-, en su gastronomía local y en los vinos que se pueden apreciar a lo largo de su ruta vinícola.
QUE VER

• El centro de la ciudad declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, incluyendo su catedral, el barrio Petite France y las casas con entramados de madera
• La arquitectura y el urbanismo excepcionales del barrio Neustadt, construido entre 1871 y 1914
• La elegancia y amabilidad de comprar en el barrio Carré d’Or
• La atmósfera única del inmenso mercado de Navidad, el más antiguo de Francia
• El festival de San Valentín Mon Amour! de Estrasburgo, de diez días de duración, para celebrar el amor

QUE HACER

• Hacer un recorrido comentado por el río en los barcos Batorama
• Hacer rutas gourmet a pie que se centran en productos típicos con «Food and City Tours»
• Subir al trenecito para recorrer la pintoresca ciudad vieja y el romántico barrio Petite France
• Recorrer la ciudad en bici siguiendo la mayor red de carriles bici de Francia, por la que también pueden circular Segways
• Comprar en el centro de la ciudad

QUE COMER

• Sauerkraut en vino blanco con carne salada y ahumada
• Flammekueche tart con nata, queso, beicon y cebollas
• Vinos y eaux-de-vie de Alsacia
• Bombones de la Pâtisserie Christian, que mezcla modernidad y tradición
• Pan de jengibre del paraíso de Mireille Oster

QUE COMPRAR

• Botellas de vino, eaux-de-vie o cerveza de Alsacia
• Brioche de Alsacia Kouglopf o galletas de Navidad Bredele
• Una terrina o molde para Kouglopf de un alfarero local
• Manteles decorados con flores, bordados, pastel o lentejuelas
• Diversos quesos sabrosos, incluido el Munster

Para llegar más lejos: