El recorrido de Stefan por la vida nocturna de Montpellier

Montpellier es una verdadera perla del sur de Francia. Con un estilo de vida mediterráneo mezclado con el ambiente joven de una ciudad estudiantil, Montpellier lo ofrece realmente todo entre el arte y la modernidad, las compras y las visitas turísticas. En busca de un estilo de vida incomparable, he encontrado en Montpellier la ciudad perfecta.

Puestas de sol para disfrutar

Después de unos bonitos pero agotadores días bajo el sol de Montpellier, echo en falta una manera fresca y hermosa de rematar la tarde. Como pequeña previa del recorrido nocturno por los bares, os recomiendo que os hagáis con una botella de vino y que disfrutéis de la puesta de sol desde alguno de los muchos rincones preciosos de Montpellier. Especialmente bonita me parece la Promenade du Peyrou que, gracias a su posición elevada, ofrece unas vistas espléndidas de Montpellier y de la puesta de sol. Además, allí arriba suele correr un ligero airecillo que refresca. Resumiendo, es, por antonomasia, el lugar que garantiza un inicio perfecto de la noche.

La vida nocturna de Montpellier

Quien luego se ponga a buscar un bar, no tendrá que buscar mucho por el casco antiguo de Montpellier. Mi consejo: simplemente dejarse llevar y elegir un bar de manera espontánea. Si no, también hay algunos lugares en los que será muy fácil sumergirse en la vida nocturna, como por ejemplo la Place Jean Jaurès o la Place de la Comédie, más animada si cabe. Aquí se reúnen personas de todas las edades y beben y ríen hasta bien tarde. ¡Alegría de vivir en estado puro!

Recomendaciones de bares

Una recomendación muy clara para quien, a pesar de todo, no quiera caminar mucho y quiera ir directamente a un bar en concreto es el Papa Doble. Situado al pie de la Carre Sainte-Anne, permite sentarse cómodamente hasta bien entrada la noche. Quien lo haga, lo más probable es que no pruebe solo un cóctel. ¡No son pocos los que piensan que allí se sirven los mejores cócteles de la ciudad! Otra recomendación: Le Parfum. Lo más seguro es que aquí tampoco termine todo en un único cóctel. Y ¿cuál es, si no, la mejor manera de entablar conversación?

Marché Du Lez

En una antigua zona industrial y agraria al borde de la ciudad, se encuentra el Marché Du Lez. Se trata de un pequeño lugar conceptual, con deliciosa comida, food trucks y tiendas vintage y de segunda mano. Un lugar realmente encantador que en días soleados puede despertar un poco en algunos la sensación de estar en el Salvaje Oeste. Pero, sobre todo al caer la noche, este lugar, que desde fuera no parece tan activo, se convierte en un pequeño punto de encuentro. Por eso, mi recomendación es, definitivamente, la de rematar allí la tarde con una copa de vino. ¡No os arrepentiréis!

Los nuevos distritos

El contraste absoluto con el casco antiguo de Montpellier lo representan los nuevos distritos que destacan especialmente por su arquitectura contemporánea. Por delante de todos se encuentra el barrio Antigone, que ya destaca solo por su nombre y que se denominó así como símbolo de la oposición a la arquitectura del Polygone (centro comercial). Y pese a que, al principio, los habitantes locales no mostraron precisamente un gran entusiasmo por los nuevos distritos, con el tiempo estos han llegado a consolidarse en la imagen de la ciudad de Montpellier. Y aquí también se puede disfrutar al máximo de la vida nocturna en uno de los muchos bares. Mi recomendación: el Irish Pub O’Sullivans, con vistas al Lez y a la Oficina Regional de Occitania situada detrás. ¡El lugar perfecto para los amantes de la cerveza!

Montpellier y el mar

Siempre resulta placentero pasar los días libres junto al cercano Mediterráneo, al que puede llegarse fácilmente en tranvía. Además del casco antiguo, la playa es uno de los puntos neurálgicos de la vida nocturna de Montpellier. Así pues, se puede disfrutar del final de la tarde en la playa en compañía tomando un cóctel y contemplando la puesta de sol. Quien disfruta de una cena en el chiringuito Effet-Mer, después, por ejemplo, solo tiene que desplazarse unos pocos metros hasta el bar Rooftop del Complexe-la-Dune. Y es que nada encaja mejor con el estilo de vida de Montpellier que bailar, reír, beber y disfrutar al máximo de la vida todos juntos.

Les Estivales de Montpellier

El acontecimiento del verano en Montpellier: Les Estivales de Montpellier. En los meses estivales de julio y agosto, en el casco urbano de Montpellier tiene lugar el conocido festival en el que pueden degustarse el vino local y todo tipo de exquisiteces de la región. El final de la tarde se acompaña con música en vivo. Quien haya planeado su viaje precisamente en esa época, no debería perdérselo bajo ningún concepto. ¿Qué puede haber más bonito que dar un paseo por las calles con música y una copa?

Montpellier