Annecy: el lago, las montañas y la pureza

Hay varias sensaciones que hacen salivar de ilusión antes de partir de viaje, antes de conocer Annecy. La primera porque todo el mundo habla del lago más limpio de Europa y uno de los más grandes de Francia. La segunda, para sumar a su belleza, está rodeado por los Alpes. Y, la tercera, el centro histórico se ha convertido en una pequeña Venecia por sus pintorescos canales fluviales. El destino preferido de los franceses tanto para vivir como para visitar debíamos explorarlo. ¡Acompáñanos!

El lago de Annecy

Annecy es de esas ciudades que no pasan desapercibidas, es de esas ciudades que conectas desde el primer momento que pones un pie en ella, es de esas ciudades que siempre tienen un ambiente de lo más alegre. Y el lago de Annecy, en la región Auvernia-Ródano-Alpes de Francia, ha influido al respecto. Con sus 25 kilómetros cuadrados de superficie, es el segundo de mayores dimensiones del país.

Desde el pequeño puerto deportivo ya sientes esas vibraciones. Desde allí, puedes pasear o montar en bicicleta por un camino llano pavimentado a lo largo de este lago natural de origen glaciar (40 kilómetros aproximadamente). También puedes practicar diferentes deportes acuáticos, darte un baño en algunas de sus playas de arena, acudir el primer sábado de agosto al mayor espectáculo pirotécnico de Europa, así como navegar en un crucero para contemplar tan hermoso paisaje.

En el muelle encontrarás diversas empresas con las que poder atravesar las aguas del lago de Annecy y puedes optar por varias opciones (con paradas o no, con cena o no). Nosotros fuimos en el crucero Compagnie des Bateaux sin paradas y sin cenas de una hora de duración y nos quedamos satisfechos.

Ubicación: Muelle de Annecy ciudad

La Venecia de los Alpes

Luego te recomendamos que tu visita continúe por el casco histórico de Annecy. No es muy grande pero sí coqueto y colorido. De estilo medieval y con varios canales del Thiou, el río que nace del lago y el más corto de Francia, lo llaman "la Venecia de los Alpes".

Desde lo más alto, desde el Castillo, la antigua residencia de los condes de Ginebra, se pueden tener unas bonitas vistas del centro y del paraje natural. No dejes de visitar el Palacio de la Isla, una antigua prisión y palacio de justicia anclado en un islote, o la Catedral St-Pierre del siglo XVI, y no dejes de probar el rico pescado procedente del mismísimo lago en el restaurante L'Auberge du Lyonnais.

Si tu visita coincide con un martes, un viernes o un domingo te toparás con el mercado por la mañana, sus productos locales y muchísima vida.

Ubicación: Centro histórico de Annecy

Fuera de murallas

El casco viejo está protegido por dos de las cuatro puertas originales de la ciudad. Fuera de sus muros "imaginarios" también se pueden encontrar lugares interesantes que visitar y callejuelas fotogénicas en las que lucen firmas de joyas, relojes, diseño y moda.

En la Oficina de Turismo de Annecy, ubicada en un edificio de cristales y que está acompañada por un teatro y una biblioteca, te guiarán con información útil de la urbe francesa y su entorno (Alta Saboya y Auvernia-Ródano-Alpes). En frente se encuentra una gran explanada de césped (Jardines de Europa y Champ de Mars) junto al lago para descansar y ver bonitos atardeceres.

Ubicación: 1 Rue Jean Jaurès

Un práctico descanso

Annecy es conocida en la región además por su desarrollo económico y turístico. El 73 por ciento de los visitantes son franceses y el 27 por ciento son extranjeros (principalmente suizos, británicos, italianos, alemanes y estadounideneses), según los datos de 2019, y hace un total de 3 millones de viajeros al año. La localidad francesa que es frontera con Suiza e Italia cuenta con medio centenar de hoteles para todos los gustos y presupuestos. Y los hay también muy prácticos como el Hotel Allobroges Park ubicado a 50 metros de la Estación Central de Tren, a cinco minutos a pie del lago y en plena zona comercial de la ciudad.

Ubicación: 11 Rue Sommeiller

Un descanso de lujo

Las "ventajas" naturales de Annecy que sirve como destino vacacional tanto de invierno como de verano y la vuelta a la "slow life" son indicadores relevantes para pronosticar que el turismo en la ciudad seguirá creciendo. El grupo Lavorel Hotels se ha dado cuenta de ello y en 2018 abrió las puertas de Black Bass Hotel de cinco estrellas.

El diseño y la innovación de sus instalaciones, habitaciones y restaurante son los protagonistas, pero la joya de la corona se lo lleva su ubicación: jardines con piscina, espacios atípicos, vistas espectaculares y acceso privado al lago. Si no te vas a hospedar... no te preocupes, puedes tomarte un buen vino francés en su terraza y probar la riquísima gastronomía de fusión. Merece la pena.

Ubicación: 921 Route d'Albertville

Las montañas alpinas

En la gran urbe del departamento Alta Saboya no hay postal ni foto en Instagram sin sus montañas: desde su pico más alto, el Tournette con 2.350 metros de altura, hasta el más bajo con 448 metros de altura, o contemplar la cima del famoso Mont Blanc en días claros (4810 metros de altura).

Lo más hedonista es recorrer el lago donde las plantas mediterráneas ponen un toque tropical a la estampa alpina. Para los más valientes y deportistas tienen decenas de opciones para el disfrute del entorno más salvaje. Destaca uno sobre los demás: el parapente. Annecy es uno de los mejores destinos de Francia y de Europa para practicar este deporte. Más de 150.000 personas lo hacen cada año y suelen partir desde la Cima Forclaz que además es un fantástico mirador.

En los alrededores de Annecy se puede visitar Gorges du Fier, un estrecho cañón sobre el río Le Fier, la Reserva Natural Bout du Lac o la Gruta y cascada de Seythenex.

Ubicación: Cima Forclaz

Turismo sostenible y responsable

Annecy también tiene una buena parcela gastronómica en constante crecimiento gracias a sus grandes chefs y a Laurent Petit, un creativo cocinero que ha obtenido recientemente la tercera estrella de Michelin por platos basados en los recursos naturales del entorno.

Los platos más típicos de la ciudad que debes catar durante tu visita son las fondue (cazuelas con queso hirviendo acompañadas con pan para mojar), los tartiflettes (patatas cocidas sobre las que se añade embutido y queso saboyano gratinado y, como mencionábamos, las truchas alpinas. Todos ellos los puedes encontrar fácilmente en el L'Etage Bar Restaurante ubicado en los antiguos soportales del centro.

Tampoco debes dejar pasar aquellos lugares que ayudan y fomentan la cultura local y el turismo responsable. Uno de estos espacios es Armony des Saveurs en el Haras, un antiguo recinto de caballerías y que ahora es una zona agradable al aire libre usada para degustar platos ecológicos y deliciosos jugos en buena compañía.

Ubicación: 19 Rue Guillaume Fichet

Ir más
lejos