9 mejores escapadas del Tour de Francia de 2020

Prevista el 29 de agosto en Niza en la Costa Azul, la salida del Tour de Francia marca el inicio de un recorrido de 3.470 kilómetros en 21 etapas que termina de forma apoteósica en los Campos Elíseos de París el 20 de septiembre. Los corredores del Tour de Francia verán desfilar hermosos paisajes en Provenza, Auvernia, los Alpes, los Pirineos, Occitania o Lyón. En vez de quedarte en el pelotón, te proponemos escaparte para descubrir a tu propio ritmo los tesoros de las regiones francesas. ¡Adelante!

1- Niza, para empezar de una forma hermosa

Una salida bajo el gran cielo de la Costa Azul con el Mediterráneo como telón de fondo, la bahía de los Ángeles como paisaje y el Paseo de los Ingleses a la vista para la llegada… ¿Se puede soñar con un mejor lugar para la primera etapa del Tour de Francia de 2020? Desde Niza, los corredores recorrerán las tierras del interior dando tres vueltas a un circuito, 156 km en total. Tiempo suficiente para pasear mientras tanto por las callejuelas del viejo Niza, tan pintorescas, o tomar altura en uno de los encantadores pueblos de las colinas de la Costa Azul.

2 – Hacia Sisteron por la Ruta Napoleón

¡Esta es una tercera etapa imperial! Al dirigirse a Sisteron, en Provenza, desde Niza, el pelotón del Tour de Francia podría muy bien verse enardecido por los aromas de Grasse, la hermosa capital del perfume. Recomendamos visitar el Museo Internacional de la Perfumería antes de recorrer la Ruta Napoleón, aquella que el Emperador francés tomó a su regreso de la isla de Elba y que serpentea entre gargantas, bosques y pueblecitos típicos de Provenza. Colecciona también unas vistas increíbles, como la llegada a Sisteron y su ciudadela que domina el río Durance.

3 - De Gap a Privas, a través de la Provenza

Gap, hermosa localidad medieval fortificada, es considerada la capital de los Alpes del sur. Aquí, todavía estamos en Provenza y la alta montaña aún está un poco lejos. La quinta etapa del Tour de Francia se divierte pues recorriendo olivares y olorosos campos de lavanda y pasa junto a hermosos mercadillos provenzales o terrazas bajo un cenador ideales para tomar el fresco. Ya estamos en Montélimar, puerta de la Provenza y reino del nougat, el turrón local. Privas, en Ardèche, sólo está a una treintena de kilómetros. No hace falta esprintar: esta ciudad verde y natural tiene, como toda la región, el alma vagabunda, tanto en bicicleta como a pie.

4 - De Millau a Lavaur, bienvenidos en Occitania

¿Sabías que el viaducto de Millau, que cruza el valle del Tarn sobre 460 m, tiene el récord del mundo de altura? Con un punto culminante a 343 m, supera a la Torre Eiffel. En efecto, en Occitania no tenemos vértigo y la larga serpiente multicolor del Tour de Francia quedará muy vistosa al pasar por esta construcción con un diseño muy estiloso. Aviso para los curiosos: el viaducto de Millau también se puede descubrir desde el interior siguiendo el Sendero de los Exploradores, un recorrido muy instructivo con la compañía de un guía. También se puede realizar una vuelta en canoa y observarlo desde abajo…

5 -De Pau a Lauruns, ¡los Pirineos cuesta arriba!

A los pies de los Pirineos, Pau ofrecen una etapa reina. Es aquí, en Occitania, donde nació el buen rey Enrique IV. Visitamos el castillo-museo antes de atacar la montaña. Los corredores del Tour de Francia deben ponerse de pie sobre sus bicicletas para poder superar la sucesión de puertos. Pero, no te preocupes, también se pueden recorrer los Pirineos de una forma tranquila, entre calas naturales y pastos de altura. En el valle de Ossau, a unos pocos kilómetros de Pau, la montaña es muy hermosa.

6 – Auvernia, de volcán en volcán

La 13ª etapa del Tour de Francia de 2020 concluirá la travesía del Macizo Central en Auvernia, escalando hasta la cumbre del Puy Mary, toda una novedad. Este volcán, vestigio del mayor estratovolcán de Europa, a buen seguro impresionará a más de uno. Con sus 1.783 m, el gigante dormido de Auvernia ha sido declarado Gran Sitio de Francia. Desde esta emblemática pirámide del Macizo Central, las vistas son excepcionales… Hasta el Mont Blanc cuando el cielo está despejado.

7 – Lyón, capital de la gastronomía

Al llegar a Lyón, el 11 de julio, a la caravana del Tour de Francia se le hará la boca agua. No es pera menos, ya que la capital de la gastronomía, que acaba de inaugurar su Ciudad de la Gastronomía, cuenta con un gran número de restaurantes típicos, los “bouchons lyonnais”, que sirven generosamente las especialidades locales. Los corredores del Tour de Francia a buen seguro que se deleitarán tras un recorrido por Lyón que concluye a los pies de las cuestas de la colina de la Croix Rousse. Tú también, tras haberlas recorrido por los “traboules”, los pasajes peatonales, las plazoletas llenas de encanto y las callejuelas pintorescas.

8 - Los Alpes en la cumbre

Desde Grenoble, capital de los Alpes, la única opción es atacar las cumbres. Antes de la llegada a París, el Tour de Francia de 2020 ha escogido Méribel, en el territorio de 3 Vallées, para tomar altura y hacerlo a lo grande. A buen seguro la 17ª y 18ª etapa de montaña aumentarán todavía más el suspense, así como las oportunidades de disfrutar de un panorama extraordinario, como en todas las que se desarrollan en los Alpes. ¿Quién se llevará el maillot del mejor escalador? La respuesta, en el podio de los Campos Elíseos, en París, el 19 de julio.

9 – ¡Al fin los Campos Elíseos!

¡Y ya llegamos a París! De cara a la etapa final que les abre las calles de la capital y los Campos Elíseos en el esprint final, los corredores del Tour de Francia siempre sienten escalofríos de emoción. Alborozo y clamores: París sabrá celebrar a los vencedores tras haberlos recompensado por sus esfuerzos ofreciéndoles el privilegio de pedalear entre sus bellos monumentos y comercios prestigiosos. ¿Y por qué no aprovechas tú también?