5 minutos para saberlo todo sobre el Camino de Santiago

¿Quieres vivir la experiencia de la peregrinación? Estás de suerte, Francia celebra este año el vigésimo aniversario de la inscripción en el patrimonio mundial de la Unesco de los Caminos de Santiago de Compostela. Antes de agarrar el bastón de peregrino, tómate cinco minutos para preparar tu itinerario, que puede empezar en Auvernia, Occitania, Altos de Francia o en Normandía...
Los accesorios del peregrino

Cualquier buen jacquet -nombre dado a los peregrinos del Camino de Santiago en Francia- que se respete a sí mismo debe estar provisto de su bordón, el bastón de madera peregrino coronado por un pomo, inspirado en el del mismo apóstol. Aunque existen versiones más modernas (y ligeras) en la actualidad, todavía encontramos auténticas creaciones artesanales.

¡Todos los caminos llevan a Compostela... o casi!

Ahora que estás bien equipado, debes elegir tu ruta. En Francia hay cuatro vías permiten llegar a la tumba del apóstol en Santiago de Compostela y que tienen como punto de salida cuatro grandes santuarios: de Saint-Martin de Tours, la Madeleine de Vézelay, Notre-Dame du Puy y Saint-Gilles du Gard. Estas cuatro rutas confluyen en la frontera española para formar un camino único hacia Compostela.

Un patrimonio disperso

¿Quieres hacer el camino? El lado francés del Camino de Santiago cuenta con 80 monumentos, espacios arquitectónicos y secciones de senderos distribuidos por todo el territorio. Occitania y Nouvelle-Aquitaine son las regiones con mayor cantidad de sitios, pero también es posible seguir los pasos de los peregrinos desde el Mont-Saint-Michel en Normandía, desde la torre Saint-Jacques en París o visitando la catedral de Amiens, en Hauts-de-France.

¿Románico o gótico?

Además del aspecto espiritual, El Camino de Santiago también ofrece una hermosa visión de la arquitectura de la Edad Media, comenzando por las iglesias y abadías que bordean los distintos caminos. Los amantes del estilo románico hallarán la felicidad al contemplar las iglesia de Sainte-Foy de Conques, Notre-Dame-du-Port en Clermont-Ferrand o la Basílica Saint-Sernin de Toulouse. Por su parte, Las catedrales de Amiens y Bourges son dignas representantes del arte gótico.

Reliquias (no siempre) auténticas

Una serie de reliquias marcan la ruta de los peregrinos. Entre ellas, la Sábana Santa de Cadouin Abbey, en Nouvelle-Aquitaine. Considerado como el tejido sagrado que rodeaba la cabeza de Cristo en la tumba, esta reliquia de la Pasión dio gran notoriedad en su época a la Abadía de Cadouin. Pero en 1934 se dicta sentencia: la mortaja es en realidad una tela tejida en el siglo XI en Egipto y, por lo tanto, nunca envolvió la cabeza de Cristo. Hoy todavía podemos admirar una réplica a la entrada del claustro de la abadía.

Código: GR 65

El Camino de Santiago también es deporte. Con no menos de 5.500 kilómetros de senderos señalizados por la Federación Francesa de Senderismo, conocidos como GR 65, es un claro ejemplo de lo que significa el turismo activo. La ruta principal es a través de Podiensis, la "Route du Puy", que comienza en Ginebra, Suiza, y cruza 13 departamentos hasta llegar a Saint-Jean-Pied-de-Port, en el País Vasco francés. En total, unos 1.100 kilómetros de senderos que ofrecen paisajes naturales impresionantes: desde los bosques suizos hasta los picos nevados de los Pirineos, pasando por los volcanes de Auvernia.

1998-2018: 20 aniversario

En 2018, el Camino de Santiago celebró el vigésimo aniversario de su inclusión en el Patrimonio Mundial de la UNESCO. Para la ocasión se programaron toda una serie de conferencias, conciertos, visitas, exposiciones, espectáculos y talleres para niños. En total, cerca de 250 eventos para vivir y descubrir este valioso patrimonio. ¡Vamos! ¡A por vuestros bastones!

Empezar en Puy-en-Velay en Auvernia 

Existen Caminos de Santiago de Compostela por toda Francia, pero la ruta más famosa es sin duda la ruta Puy-en-Velay, que comienza en Notre-Dame-du-Puy. Otras tres rutas principales también tienen un punto de partida en un gran santuario: Saint Martin de Tours, La Madeleine de Vézelay y Saint-Gilles du Gard. Las cuatro vías se encuentran en la frontera española para formar un solo camino hacia Compostela.