Cultura y gastronomía en Burdeos: una copa de vino en el suroeste de Francia

¿Te gustaría descubrir una ciudad tan bella como París, pero con menos turistas? Burdeos bien merece una visita. El bloguero de viajes Tobias Hoiten te guía en un recorrido por el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO siguiendo las huellas del vino.

El Patrimonio Mundial de la UNESCO a primera hora

Casi ningún otro casco antiguo recuerda tanto a París como el de Burdeos. En la actualidad, más de 350 edificios son patrimonio de la humanidad de la UNESCO, por lo que merece la pena pasear por sus numerosos callejones, todos ellos preciosos. Especialmente por la mañana, justo después del amanecer, cuando las calles aún están vacías y la luz del sol toca los techos de los edificios de varios pisos. ¡La puerta de la ciudad Porte Cailhau, la Place de la Bourse y el puente de piedra Pont de Pierre tienen obligatoriamente que verse por la mañana o por la tarde!

Comer en el corazón de Chartrons: Casa Gaia

Casa Gaia está ubicada en el corazón del barrio de Chartrons, entre la calle Notre Dame y las orillas del Garona. Silenciosa y acogedora. Lejos del ajetreo de la ciudad, para que puedas disfrutar de verdad de la comida. Casa Gaia ofrece un variado menú de temporada en el almuerzo y en la cena. El restaurante valora los productos locales, empezando por la carne y terminando por los vinos. Especialmente bella es la terraza del patio interior, donde las horas se pasan sin sentir.

Comer en el corazón de Chartrons: Casa Gaia

Casa Gaia está ubicada en el corazón del barrio de Chartrons, entre la calle Notre Dame y las orillas del Garona. Silenciosa y acogedora. Lejos del ajetreo de la ciudad, para que puedas disfrutar de verdad de la comida. Casa Gaia ofrece un variado menú de temporada en el almuerzo y en la cena. El restaurante valora los productos locales, empezando por la carne y terminando por los vinos. Especialmente bella es la terraza del patio interior, donde las horas se pasan sin sentir.

Aprender más sobre vino en la Cité du Vin

¿Te gustaría conocer la cultura y la historia del vino en Francia y en el mundo? Entonces, tienes que ver la Cité du Vin, que ya desde lejos llama la atención por su arquitectura única. La Cité du Vin es algo así como un museo del vino, donde se puede aprender más sobre su historia y, por supuesto, sobre la cultura del vino en Francia. Especialmente recomendable después de la visita es el bar de la azotea de la torre de 58 metros de altura. Desde ahí arriba se tiene una vista fantástica de la ciudad y, por supuesto, se puede beber una copa de vino.

La milla gourmet de Burdeos: Les Halles de Bacalan

Justo al lado de la Cité du Vin se encuentra Les Halles de Bacalan, un mercado gastronómico que abrió sus puertas en noviembre de 2017. Más de 25 puestos de venta individuales presentan a qué sabe la región de Burdeos: muchos productos regionales como el queso trufado o las gambas y, por supuesto, el vino de Burdeos. En Les Halles de Bacalan apetece comer in situ, pero también llevarse algo a casa.

La milla gourmet de Burdeos: Les Halles de Bacalan

Justo al lado de la Cité du Vin se encuentra Les Halles de Bacalan, un mercado gastronómico que abrió sus puertas en noviembre de 2017. Más de 25 puestos de venta individuales presentan a qué sabe la región de Burdeos: muchos productos regionales como el queso trufado o las gambas y, por supuesto, el vino de Burdeos. En Les Halles de Bacalan apetece comer in situ, pero también llevarse algo a casa.

Arte y navegación se dan la mano en el Musée Mer Marine

El Musée Mer Marine, recientemente inaugurado en el verano de 2019, se muestra en constante expansión y evolución. No estará terminado hasta el verano de 2021. El Museo Marítimo de Burdeos combina una exposición clásica sobre navegación con arte. Así, en la entrada se alza la figura de un enorme tiburón, obra de un artista local, que simboliza el peligro. ¿Es el tiburón realmente una amenaza para los humanos o el ser humano una amenaza para los tiburones? Una exposición muy inspiradora que cambia constantemente.

Pura inspiración en el CAPC

El CAPC es el Museo de Arte Contemporáneo de Burdeos. Aquí encontrarás estimulantes obras de arte que buscan traspasar límites. El CAPC ocupa un antiguo almacén que antiguamente se alzaba cerca del Garona. En él se almacenaban las mercancías que llegaban a Burdeos por barco. La altura del techo, aunque impresionante, es muy moderada: un almacén tenía que ser más práctico que magnífico, al fin y al cabo. Hoy en día, encontrarás en el CAPC exposiciones itinerantes que te entusiasmarán.

Pura inspiración en el CAPC

El CAPC es el Museo de Arte Contemporáneo de Burdeos. Aquí encontrarás estimulantes obras de arte que buscan traspasar límites. El CAPC ocupa un antiguo almacén que antiguamente se alzaba cerca del Garona. En él se almacenaban las mercancías que llegaban a Burdeos por barco. La altura del techo, aunque impresionante, es muy moderada: un almacén tenía que ser más práctico que magnífico, al fin y al cabo. Hoy en día, encontrarás en el CAPC exposiciones itinerantes que te entusiasmarán.

Comer para chuparse los dedos y pagar sin efectivo en La Boca Foodcourt

La Boca Foodcourt está situado a orillas del Garona, a un cuarto de hora a pie del casco antiguo. El mercado gastronómico ocupa un gran salón, que se llena especialmente por la noche. En la entrada se te entrega una tarjeta de La Boca que puedes cargar para así pagar sin dinero en efectivo en los muchos puestos de comida. Tapas, pizzas, comida asiática o hamburguesas: la oferta es amplia y el ambiente muy distendido.

Recomendación: Hospedarse en el sostenible Hotel Eklo

En el distrito Bastide, al otro lado del Garona, ha surgido un nuevo hotel económico: Eklo. Eklo ambiciona hacer más por el medio ambiente. El hotel se ha diseñado de modo que el edificio consuma la menor cantidad de energía posible. Las habitaciones son pequeñas pero suficientes y el bufé de desayuno se compone únicamente de productos regionales o sostenibles. Una buena idea para dormir barato y sostenible.

Recomendación: Hospedarse en el sostenible Hotel Eklo

En el distrito Bastide, al otro lado del Garona, ha surgido un nuevo hotel económico: Eklo. Eklo ambiciona hacer más por el medio ambiente. El hotel se ha diseñado de modo que el edificio consuma la menor cantidad de energía posible. Las habitaciones son pequeñas pero suficientes y el bufé de desayuno se compone únicamente de productos regionales o sostenibles. Una buena idea para dormir barato y sostenible.