LE CHÂTEAU DE PAU
ETAPA 13
27.2 km - 19 de julio de 2019
“Un caparazón de tortuga para Enrique IV ”

En el castillo de Pau, el punto culminante de la visita es sin duda el lugar de nacimiento de Enrique IV, rey de Francia, y el famoso caparazón de tortuga que sirvió de cuna para el bebé real. Además de una colección de 12.000 obras de arte, el castillo alberga un inmenso parque ajardinado que hace las delicias de los visitantes. A dos pasos de España, a los pies de los Pirineos y a una hora de la costa atlántica, Pau sigue siendo el campo base ideal para descubrir el excepcional territorio de Nueva-Aquitania.

¡A LA MESA!

El sudoeste según la visión japonesa

La chef nipona Yuri Nagaya, elegida mejor cocinera por la Guide Fooding, revisita la tradición japonesa con los mejores productos gascones. Maki de merluza y tocino de cerdo negro, foie gras caramelizado... Sorprendentes combinaciones que se degustan también para llevar a la hora del almuerzo.

CULTIVARSE

Por la ruta de los talentos bearneses

Himno a la cultura y al patrimonio bearnés, la ruta del saber hacer propone salir al encuentro de los talentos locales. Escultores de madera, ceramistas, jaboneros, pintores... trayecto que nos lleva a visitar a unos cuarenta artesanos. De entre los que destacan los famosos talleres textiles Moutet, la manufactura de boinas en Orthez y un taller de cerámica en Monein.

ACTIVARSE

¡Nos lanzamos al green!

Los amantes del golf estarán encantados con su visita a Pau. En Francia existen magníficos campos de golf y el Pau Golf Club 1856 es uno de los más míticos. El club de golf más antiguo del mundo fuera de las islas británicas propone un magnífico recorrido de 18 hoyos... Y un formidable club house de estilo victoriano.

LA HISTORIA EN BICICLETA

En Pau desde 1910

El Tour se aventuró por primera en los Pirineos vez en el año 1910. En aquella época, los 326 km entre Luchon y Bayona representaban 15 horas a través de los puertos de Aspin, Tourmalet, Peyresourde y Aubisque. Extenuado, el vencedor Octave Lapize reprenderá a los organizadores ¡Sois unos asesinos! ¡Sí, asesinos!

LA EXPERIENCIA

En rojo y blanco

Desde 1932, durante cuatro días y cinco noches, Bayona, a unos 100 kilómetros al oeste de Pau, recibe a más de un millón de visitantes llegados para asistir a una de las citas más famosas del verano en Francia. Un encuentro festivo marcado por la identidad cultural de la región con sus bailes, músicas y cantos tradicionales.