Un viaje muy cultural

Castillos, palacios, abadías o jardines… En Occitania Sur de Francia, en el Valle del Loira o en París encontramos verdaderas maravillas arquitectónicas. Prepárate para recorrer las sendas más excepcionales de Francia cuyos monumentos te esperan con los brazos abiertos.

Empezamos el viaje en 3 sitios de Occitania Sur de Francia.

1. Liz West en la abadía de Beaulieu-en-Rouergue

¿Puede un monasterio convertirse en centro de arte? En esta región, a dos pasos de la frontera con España, sí. Este fue el sueño que hicieron realidad los propietarios de la abadía cisterciense de Beaulieu-en-Rouergue, cerca de Montauban. Aparte de la importante colección de obras contemporáneas que alberga, hasta el 30 de septiembre sus muros serán testigos de una llamativa instalación llevada a cabo por Liz West. A través de más de 765 espejos de color en acrílico (rojos intensos, azules cálidos, verdes profundos, violetas luminosos…), la artista británica transformará esta abadía para que sus visitantes establezcan un diálogo visual y sensorial con el edificio como nunca antes lo habían hecho. ‘Our Color Reflection’, que así se llama este ambicioso y llamativo proyecto, no será el único. Otras dos instalaciones serán sus aliadas, pero dejaremos que las descubras de primera mano.

Liz West
© Liz West "In the Light - Dans la lumière -" CMN, Liz West en la Abadía de Beaulieu-en-Rouergue

2. Tania Mouraud en la Fortaleza de Salses

Otra mujer, Tania Mouraud, será la encargada de llevar la conciencia social medioambiental a una fortaleza sin igual, la de Salses. A 15 km de Perpiñán y de las playas bañadas por el mar Mediterráneo, este bastión español en territorio francés proyectará el cortometraje ‘Ad Infinitum’. Dirigido por esta reconocida artista francesa contemporánea, este relato audiovisual sobre la emigración de las ballenas será proyectado de finales de junio a finales de agosto de este año. En colaboración con el festival ‘In situ Patrimoine et art contemporain’, Tania Mouraud nos acerca de la manera más íntima a estos cetáceos que fueron filmados en las lagunas de Baja California (México) en lo que se percibe como un combate interminable entre el mar y ellos. Planos cerrados en blanco y negro, cuyo absoluto protagonista es el sonido. Hipnótico, dominado en todo momento por el grito de las ballenas y el estrépito de las olas, este cortometraje promete embarcarnos en un viaje de armonía y absoluta conexión con el planeta.
Forteresse de Salses (Enlace externo)

Fortaleza de Salses
© P.Berthé, CMN Paris, Fortaleza de Salses

3. Le Module de Zeer en la ciudadela de Carcasona

Siguiendo estas mismas premisas, pero del lado del street art y del entorno que nos rodea a diario, debemos parar obligatoriamente en Carcasona, localidad medieval declarada Patrimonio Mundial por la Unesco. ‘Le Module de Zeer’ hará de esta ciudadela su particular lienzo urbano desde el próximo mes de septiembre hasta mayo del año 2020. Artista autodidacta, Mehdi Cibille (su verdadero nombre) creó a comienzos del año 2000 lo que él define como ‘Módulo’, un conjunto de líneas negras que forman un complejo a su vez. Volátil, fluido, abstracto, lúdico y dinámico, se instala allí donde lo acoge una superficie. Una exhibición difícil de explicar que solo entenderás cuando la hayas vivido. Pero si no puedes esperar hasta septiembre, un mes antes tendrá lugar la segunda edición de “Carcassonne, le songe d´un architecte” (Carcasona, el sueño de un arquitecto). Disfruta de sus maravillosos espectáculos nocturnos que juegan de forma armoniosa con la imagen, la poesía, la danza, la música… Un recorrido-espectáculo que termina por un paseo por las murallas, desde donde podrás disfrutar de unas vistas mágicas de la también llamada ciudadela de las piedras vivas.
Ciudadela de Carcasona (Enlace externo)

La oscuridad como aliada perfecta

2019 es el año en el que la región Centro-Valle del Loira celebra los 500 años del Renacimiento. Una fecha perfecta para poner rumbo al castillo de Azay-le-Rideau. Una obra maestra de la arquitectura del siglo XVI, ubicada en el centro de la región de Touraine, que se alza majestuosa sobre una isla acariciada por el río Indre y abrazada por un parque romántico que data del siglo XIX. Un castillo que respira cinco siglos de historia y que acogerá, del 29 de junio al 1 de septiembre, una propuesta más que apetecible para los que disfrutan de los placeres del anochecer. ‘Azay et les nouveaux mondes’ (Azay y los nuevos mundos) es un espectáculo que nos propone un viaje virtual a los nuevos mundos del Renacimiento. Así pues, los visitantes son más que bienvenidos a pasear libremente al caer la noche entre sotos iluminados, reflejos acuáticos, teatro de nieblas… Y es que si por algo se caracterizó el Renacimiento fue por llenar el mundo con nuevas ideas y pensamientos.

Castillo de Azay-le-Rideau
© Léonard de Serres - CMN, Visitas nocturnas en el Castillo de Azay-le-Rideau

Una estela que pretenden seguir a día de hoy los artistas plásticos Piet.sO y Peter Keene. Estos serán los encargados de llenar la primera planta del castillo con seis instalaciones que beben de las artes y técnicas empleadas durante el Renacimiento. ‘Les enchantements d’Azay’ (Los encantamientos de Azay) nos sumerge en un viaje onírico donde la mitología tendrá un papel muy importante, en especial las figuras de Armida y de Psique, ambas presentes en las tapicerías que decoran algunas de las estancias del castillo.

La guinda del pastel de nuestra visita será sin duda poder adentrarnos en la habitación reconstruida de Philippe Lesbahy, mujer del propietario del castillo, quien supervisó las obras de reconstrucción que se llevaron a cabo en este durante seis años.

Pero la noche todavía es joven y la abadía del Monte Saint-Michel (Normandía) lo sabe. Su espectáculo nocturno, “Les chroniques du Mont” (Las crónicas del Monte), invita a dejarse llevar por las fuerzas cósmicas que esculpieron este majestuoso monte desafiando al mar. Un despliegue tecnológico sin precedentes, de una hora de duración, que nos ofrecerá una sucesión de escenografías originales. Una inmersión en una peculiar y sutil sinfonía de visiones, resplandores y espejismos sonoros. Deja que la abadía cobre vida al ritmo de proezas visuales y sonoras hechizantes.

María Antonieta y María de Rumanía: muchos más que dos reinas

Dos mujeres que marcaron un antes y un después en la historia de sus respectivos países son las homenajeadas en dos de los monumentos más excepcionales que podemos encontrar en Francia.

RETRATO DE MARÍA ANTONIETA
© P.Berthé - CMN, Retrato de María Antonieta, conservado en el castillo de Aulteribe

La primera de ellas, María Antonieta, será la protagonista de la exposición ‘Marie-Antoinette, métamorphoses d’une image” (María Antonieta, metamorfosis de una imagen), que tendrá lugar en La Conciergerie de París, edificio histórico parisino en el que la reina estuvo encarcelada hasta su ejecución. Del 16 de octubre de 2019 al 26 de enero de 2020, esta muestra permitirá acercarse a las numerosas representaciones que de ella se han realizado.

Cada país, tanto en su época como en nuestros días, ha perfilado una María Antonieta diferente. A lo largo de los años, su figura ha pasado de un extremo a otro. De traidora a mártir, de heroína adolescente a madre santurrona, de mujer culta a icono de moda… A nadie dejó ni deja indiferente. ¿Por qué su malogrado destino se presta hoy también a diferentes interpretaciones? Seguramente porque se ha convertido en el símbolo de una feminidad maltratada y condenada por la desgracia. Una reina a la que se le ha dado una doble identidad. ¿Pobre niña rica o celebridad? Nadie tiene la respuesta a este dilema, pero si algo es seguro es que se ha convertido en el personaje histórico más goloso para el séptimo arte, la televisión, la decoración, la literatura… Además, sigue siendo una apuesta segura para todo aquel artista contemporáneo que se dedique a la pintura. Y es que si la Francia de su época la comprendió mal, ahora las élites culturales se han ‘apropiado’ de ella. De ahí que esta exhibición pretenda ilustrar la sobremediatización mundial de María Antonieta y su revival ‘kitsch’.

CMN, Reina María de Rumanía
© Musée Peles, Sinaia et Musée national d'Histoire de Roumanie, La Reina María de Rumanía por Philip Lazlo

Una sobreexposición a la que no se ha visto sometida la figura de María de Rumanía, embajadora y mecenas de su país, además de monarca. Una mujer a la que el Palacio de Tau en Reims (Champagne) le dedica la muestra “Marie de Roumanie, reine et artiste” (María de Rumania, reina y artista). Ubicada en la antigua residencia arzobispal y lugar de estancia de los reyes de Francia tras subir al trono, la exhibición hace hincapié en acercarnos a la figura pública de esta mujer que fue apodada por los periódicos de la época como ‘embajadora irresistible’. Enamorada del art nouveau, no dudó en promover este movimiento estilístico en su país de origen como artista. Y es que la mayoría de los objetos presentados en esta exposición fueron diseñados por ella misma. Fue su pasión por llevar a cabo sus propios proyectos artísticos lo que la llevó a tratar de crear un estilo nacional con el que quería estrechar los lazos culturales entre Rumanía y el resto de Europa. Dos objetos llaman poderosamente la atención en este viaje programado para intentar descubrir la personalidad privada de una reina con un espíritu fuerte e implacable. Procedentes de las antiguas colecciones reales, su corona y su capa de coronación serán expuestas para deleite del público.

Hôtel de la Marine: un palacio en plena plaza de la Concorde

Ubicado en una zona céntrica excepcional, este edificio fue construido en una época en la que la vida intelectual, cultural, artística y gastronómica francesa estaba en pleno auge. Tras ser sede de la Armada durante más de 200 años, el Palacio se dispone a vivir un nuevo periodo de su historia abriendo sus puertas al público en la primavera de 2020. Pasear por sus instalaciones será como volver a sumergirse en esa efervescencia creadora que marcaría la historia de Francia para siempre.