Ahora en Francia

NO TE LO
PUEDES PERDER 

Festivales, exposiciones, conciertos o grandes eventos… En France.fr y en toda Francia, siempre está pasando algo.

Qué hacer

Visita
Francia 

Recorrido por los lugares culturales de excepción o paseo por las cumbres. En pareja por la ruta de los vinos o de crucero con los niños… ¿Qué viaje por Francia harás en esta ocasión?

Tour de France: 10 etapas que darán ganas a los ciclistas de abandonar la carrera

En Vittel, la tentación dedarse un baño

23 días, 21 etapas y 3540 km. En cada curva: un lago de montaña translúcido, una cata de grandes vinos o un concierto de jazz al aire libre... ¿Los ciclistas del Tour de Francia serán capaces de resistir a las tentaciones que les depara la carrera?

1. En Vittel, la tentación de darse un baño
Entre los bosques frondosos y frescos de los Vosgos y los lagos murmurantes de los manantiales termales, en Vittel el tiempo parece detenerse y los ciclistas querrán hacer lo mismo, sin duda alguna.

2. En Nuits-Saint-Georges, la tentación de degustar un vino
¿Los ciclistas del Tour abandonarán los viñedos de Borgoña sin disfrutar del frescor de las bodegas o la voluptuosidad de los viñedos de Côtes de Nuits?

3. En Nantua, la tentación de tomar el sol
Entre cangrejos de río, paseantes e instagramistas, el agua del lago de Nantua es igual de transparente que un atolón tropical. Un lugar idílico donde los ciclistas soñarán con tirarse a la bartola, cansados de tanto pedalear...

4. En Dordoña, la tentación de cazar un mamut
Ya sea por cansancio o hambre, ¿los ciclistas del Tour dejarán de correr para descubrir el asombroso arte rupestre de la cueva de Lascaux en su nuevo museo?

5. En Pau, la tentación de pensar en un deseo
Llegamos a la mitad del recorrido. Una buena excusa para coger el teleférico y pasar una noche de verano en el observatorio del Pic du Midi, para disfrutar de un momento mágico e íntimo con la Vía Láctea.

6. En Romans, la tentación de comerse unos raviolis
Pequeñitos, finos y fundentes... ¡tan fundentes! Otro pretexto más para disfrutar de la buena comida, porque los raviolis de Romans bien merecen una paradita.

7. En Briançon, la tentación de dejarse llevar por el agua
Las etapas de montaña no son las más fáciles. Sin embargo, sería estupendo poder bajar por estascuestas en sentido contrario, por las aguas vivas del valle de Serre-Chevalier...

8. En Rodez, la tentación de verlo todo negro
En el Museo Soulages de Rodez, de negro en negro y de sombras a luces, bien podríamos dejar la bici para hacer un paréntesis de unas horas.

9. En Marsella, la tentación de bailar un poco
Para provocar todavía más a los ciclistas, el Festival de Jazz de los 5 Continentes llega a Marsella al mismo tiempo que el Tour. Frente al Mediterráneo, podríamos olvidarlo todo bailando al son de los ritmos del mundo entero.

10. En París, la tentación de disfrutar de una terraza
Entre las orillas del Sena y el césped del Parque de la Villette, pasando por las azoteasde los edificios, París parece una ciudad costera en verano. El almuerzo seprolonga hasta la hora de la primera copa y corremos el riesgo de perdernos la llegada a meta.

Ir más
lejos