La preservación del patrimonio natural y cultural en el conjunto del territorio

  • Parque natural Ecrins

    Parque natural Ecrins

    © Atout France / Fabrice Milochau

La preservación del patrimonio natural y cultural en el conjunto del territorio 75000 Paris fr

Francia cuenta con un patrimonio cultural y natural notable: la diversidad de recintos y lugares –castillos, edificios religiosos, ciudades fortificadas, parques, jardines, bosques...- es excepcional y tiene un fuerte poder de atracción.

En particular, la biodiversidad es una importante baza del país: 4.500 especies vegetales autóctonas han sido contabilizadas, de las cuales 943 son consideradas como amenazadas.

La fauna suma 531 especies animales: como en todas partes, estos ecosistemas están fragilizados por nuestro estilo de vida y la disminución de los hábitats naturales. Así, 38 especies están “en peligro” (de ellas 22 aves y 9 mamíferos, como los murciélagos).

La preservación de este valioso patrimonio es por tanto un reto determinante de la política turística de Francia, dentro del desarrollo sostenible del turismo. Varios reglamentos y organismos forman un sólido dispositivo de preservación, apoyado en una fuerte protección reglamentaria.

La red de espacios protegidos de Francia incluye:

  • 10 parques nacionales 
  • 290 reservas naturales
  • más de 100.000 hectáreas de terrenos del Conservatorio del Litoral
  • 48 parques naturales regionales, cada uno de ellos regido por su propio reglamento

El senderismo

Los 65.000 km de itinerarios de Gran Recorrido (GR® y GR de País®) y los 115.000 km de itinerarios de Pequeño Recorrido (PR) son mantenidos con regularidad gracias a la red de 6.000 voluntarios de la Federación Francesa de Senderismo.

El bosque

Los bosques cubren 15 millones de hectáreas, más de la cuarta parte del territorio de Francia continental, y destacan por su diversidad gracias a las numerosas influencias climáticas (mediterránea, oceánica, continental, de montaña). El 27% de ellos son públicos, propiedad del Estado y de los municipios, y gestionados por la ONF (Oficina Nacional de Bosques), un organismo público. Los bosques privados también son explotados, en otras palabras mantenidos y regenerados, siguiendo unas normas y medidas estrictas. Esta política voluntarista de gestión forestal se remonta al siglo XIII: ¡un caso único en la historia!

Frente al riesgo de incendios en periodo de sequía, los servicios públicos franceses se movilizan de forma decidida y eficaz, sobre todo en las regiones meridionales: normativa de acceso limitado a los espacios boscosos en verano, desbroce preventivo y una restauración paciente de los terrenos devastados.

Se destinan unos medios importantes: creación de un cuerpo especial de agentes forestales, flota aérea, puestos de vigilancia fijos, vuelos en helicóptero y patrullas móviles… Los resultados son concluyentes: el número de incendios y la superficie destruida se mantienen estables desde hace cinco años y ha disminuido significativamente desde hace 20 años.

Las organizaciones internacionales

A nivel europeo, la red de lugares ecológicos Natura 2000 fue creada en 1992. En Francia, incluye más de 1.700 lugares destacados, siguiendo las recomendaciones europeas, con el doble objetivo de preservar las especies, tanto de flora como de fauna, y los hábitats naturales.

A nivel internacional, la UNESCO es un organismo fundamental para la preservación del patrimonio natural y cultural y en Francia hay 10 lugares catalogados “reserva de la biosfera” y 38 lugares incluidos por la UNESCO en la lista del patrimonio mundial.
 
Varias asociaciones trabajan asimismo en favor de la preservación del patrimonio, en particular los parques y jardines o grandes lugares emblemáticos, ayudando y acompañando a los encargados de su gestión para desarrollar una política de mantenimiento respetuosa del medio ambiente.

 

Autor: Philippe Bardiau

Related videos

 
 

Sponsored videos