Cuando la cultura y el mar se convierten en una.

Published on 17 Abril 2013
  • © © Phovoir

  • © © Phovoir

Cuando la cultura y el mar se convierten en una. 33 Bordeaux fr

Museos, castillos, lugares históricos, acuarios, yacimientos arqueológicos… Vas a poder cultivarte respirando el agradable aire del mar. ¿Quieres ir a la costa para cambiarte las ideas? El aire tonificante y el agua del mar te ayudarán a lograrlo. Pero no serán los únicos en contribuir a ello. En efecto, el litoral francés cuenta con numerosos museos y lugares culturales, para ampliar tus conocimientos. ¡Todo está listo para que puedas disfrutar de unas vacaciones culturales!

Ajaccio, cinco siglos de pintura italiana

Construido por orden el cardenal Joseph Fesch, tío materno de Napoelón I, el Palacio Fesch tenía como fin dotar a Ajaccio de un gran Instituto de las Artes y la Ciencias. El cardenal, apasionado por el arte, pasó su vida adquiriendo todo tipo de obras. Al morir, poseía más de 17.626 objetos de arte, entre ellos 16.000 lienzos, lo que le convertía en uno de los mayores coleccionistas de su época.
El Museo Fesch, fundado en 1852, propone hoy, además de la colección napoleónica que presenta alrededor de 700 obras, un impresionante departamento dedicado a los grandes maestros de la pintura italiana. Es el más prestigioso y coherente de los fondos de arte italiano que pueden visitarse en Francia, tras el Museo del Louvre.

Caen y el deber de memoria

Caen alberga un Memorial único, dedicado en gran parte a la historia de la II Guerra Mundial. A través de una escenografía muy cuidada, unas películas y fotografías te invitan a no olvidar: ¡Para que la historia no se vuelva a repetir!

Carnac hace revivir la Prehistoria

Muy destacado lugar de la Prehistoria, Carnac y su museo narran la aventura humana que sucedió hace cerca de 450.000 años. La colección presentada es una de las de más riqueza del mundo, con más de 6.000 objetos. En Carnac, no te pierdas el célebre alineamiento de menhires de Kermario donde 982 piedras se alzan para la eternidad.

En La Rochelle, viaja 20.000 leguas bajo el mar

Descubre el mundo del silencio en uno de los más bellos y mayores acuarios de Europa. Árticas o tropicales, las 10.000 especies que se mueven en un gran espacio te fascinarán por sus colores y su aspecto. Y con el audioguía, el universo submarino dejará de tener secretos para ti.

Biarritz, una ventana a Oriente

Si eres aficionado a Asia, tienes una cita en pleno centro de Biarritz con uno de los cinco museos orientales más importantes de Europa. En efecto, Asiatica presenta más de 1.000 fascinantes obras de arte, de la Prehistoria hasta nuestros días, de India a China.

Frente a Marsella, una fortaleza legendaria

Grandiosa fortaleza construida en una isla en la costa de Marsella, el Castillo de If fue una cárcel célebre. Podrás visitar sus imponentes fortificaciones y sus legendarios calabozos, que inspiraron a Alejandro Dumas para escribir “El Conde de Montecristo”.

Niza da protagonismo al arte moderno

Klein, Warhol, Arman, César… Si estos nombres de artistas te llaman la atención, no dejes de visitar el magnífico MAMAC, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Niza y su fabulosa colección de obras de grandes maestros.

Mónaco y el mar

Descubre al ancestro de los museos oceanográficos franceses e incluso europeos. Creado en 1910, este imponente edificio que cae verticalmente en el Mediterráneo, ofrece sus sorprendentes colecciones de especies marinas.