Aviñón en tren

  • El Palacio de los Papas, Patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO

    El Palacio de los Papas - © C. Rodde

    El Palacio de los Papas, Patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO

    El Palacio de los Papas - © C. Rodde

  • El puente de Avignon y al fondo el Palacio de los Papas

    Avignon - © F. Olliver

    El puente de Avignon y al fondo el Palacio de los Papas

    Avignon - © F. Olliver

  • Festival de Avignon, conocido mundialmente

    Festival de Avignon - © J.P. Campomar

    Festival de Avignon, conocido mundialmente

    Festival de Avignon - © J.P. Campomar

Aviñón en tren Avignon fr

Aviñón se encuentra a 3h53 de Barcelona y 7h02 de Madrid en tren de Alta Velocidad.

AVE diario en ambos sentidos entre Madrid-Barcelona y Marsella, conexiones aéreas directas todo el año con el aeropuerto de Marseille Provence, muy cercano a Barcelona y Madrid, a 4 horas y media en coche desde Barcelona: Aviñón es un destino de fácil acceso para escaparse a la Provenza francesa. La ciudad tiene una vida cultural muy rica. En el siglo XIV fue Capital de la Cristiandad, y ha heredado un patrimonio fuera de lo común: capillas, iglesias, murallas, el Palacio de los Papas, magnífico monumento gótico que fue la residencia de los Papas en el siglo XIV, y el puente de Aviñón, famoso en el mundo entero gracias a la canción… Ambos monumentos han sido declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO. Unos diez museos atesoran colecciones de las más variadas para regocijo de los amantes de arte. Aviñón, en pleno corazón de la Provenza, comparte su arte de vivir con generosidad: muchos chefs radican en ella y descubren a los huéspedes la cocina provenzal y francesa, elaborada a partir de la verdura del terruño, las especias, el aceite de oliva y los productos frescos. Aviñón también es la capital de los Vinos Côtes du Rhône. También es un lugar de interés cultural destacado, con un festival de verano internacionalmente conocido y ofrece muchos acontecimientos todo el año.

Avignon, Patrimonio Unesco

El paisaje urbano de aviñón es grandioso: El Rocher des Doms, que domina la ciudad y el Ródano, es un conjunto monumental excepcional formado por el puente Saint-Bénezet, las fortificaciones, el Petit Palais, la Catedral des Doms y las impresionantes murallas flanqueadas por las cuatro gigantescas torres del Palacio de los Papas. Este conjunto arquitectónico único fue declarado «patrimonio mundial de la humanidad» por la UNESCO en 1995.
El Palacio de los Papas simboliza la influencia de la Iglesia en el Occidente cristiano del siglo XIV. Se levantó en menos de veinte años a partir de 1335, y es principalmente obra de dos papas constructores, Benito XII y su sucesor, Clemente VI. El monumento es el mayor palacio gótico que existe (15.000 m2 de superficie, lo que en volumen equivale a 4 catedrales góticas) y muestra al visitante más de veinte espacios, sedes de manifestaciones de repercusión universal con, entre ellas, los aposentos del Papa y su maravillosa ornamentación de frescos realizados por el artista italiano Matteo Giovannetti. El monumento ofrece una visita multimedia con audioguías sincronizadas con 7 vídeos que se proyectan en las salas para que la visita resulte lúdica y dinámica. También ofrece al visitante actos culturales con regularidad durante todo el año. Exposiciones, visitas guiadas temáticas, conciertos. En verano, en el Patio de Honor del Palacio se celebran representaciones del Festival de Aviñón durante el mes de julio. El Palacio de los Papas recibe a cerca de 600.000 visitantes al año. Es uno de los 10 monumentos más visitados de Francia.

El puente de Aviñón

Verdadera hazaña técnica: el puente de Aviñón, o puente Saint-Bénezet, cuya construcción comenzó en 1177, conectaba antiguamente las dos orillas del Ródano. El puente, destruido y reconstruido con frecuencia, ha sufrido los caprichos del río a lo largo de los siglos. Tras abandonarse su reconstrucción a finales del siglo XVII, no se conservaron más que 4 de los 22 arcos que tenía en origen. El puente de Aviñón, rodeado de leyendas y emblemático de un territorio, ha sido objeto de un trabajo interdisciplinar sin precedentes que desde 2010 moviliza a toda una comunidad de investigadores, bajo la égida del Gran Aviñón y del Centro Nacional de Investigación Científica francés (CNRS).En el puente de Aviñón, el visitante ya puede descubrir una maqueta digital en 3D que reconstituye el puente íntegramente y sintetiza toda la información, recogida en tabletas táctiles o en una película así como en una exposición en un espacio en 3D. También ofrece una visita multimedia con audioguía gratuita en 11 idiomas.
También cabe destacar que, desde el otoño de 2015, tras el estudio pertinente y 7 meses de obras tanto de la rampa como del tablero del puente, el puente de Aviñón ya es totalmente accesible para las PMR gracias a la colaboración de muchos socios. Es el único puente medieval de Francia totalmente accesible.

Aviñón, lugar destacado para la cocina

En el mismo corazón de la Provenza, Aviñón goza de todos los buenos productos de un terruño inundado por el sol y son muchos los chefs que los usan para sus generosas y sabrosas creaciones. Citaremos entre otros al joven chef Mathieu Desmarets, del restaurante del hotel de Europa, que ha regresado hace poco a su ciudad natal después de pasar por la cocina del Elíseo; el nuevo chef de la Mirande Florent Pietravalle, Guillaume Sevin, que ha retomado la famosa Maison de Christian Etienne a los pies del Palacio de los Papas; Julien Gleize y su restaurante l’Agape; Gérard Azoulay, que tiene el Hiely Lucullus con su decoración Belle Époque; Laurent Chouviat y su restaurante de diseño l’Essentiel; Thierry Baucher, “Mejor Obrero de Francia” y su restaurante les 5 sens y muchas otras mesas en la ciudad: todos ellos se inspiran en productos del terruño, cosechados en la misma isla de la Barthelasse, en Aviñón, o seleccionados con mimo por la mañana en las Halles de Aviñón o en los muchos mercados de productores locales y los transforman para regalar verdaderas emociones y deleitar los paladares.

Qué ver

Alrededores