Narbona en tren

  • Barcas en el Canal de la Robine en Narbona

    Narbona - © Laurie Biral- Ville de Narbonne

    Barcas en el Canal de la Robine en Narbona

    Narbona - © Laurie Biral- Ville de Narbonne

  • Plaza del  l'hotel de ville en Narbonne

    Narbonne - © Lisa Debande- Ville de Narbonne

    Plaza del l'hotel de ville en Narbonne

    Narbonne - © Lisa Debande- Ville de Narbonne

  • La catedral gótica Saint-Just et Saint-Pasteur, una de las más altas de Francia con bóvedas a 41 metros de altura

    Narbona - © Lisa Debande

    La catedral gótica Saint-Just et Saint-Pasteur, una de las más altas de Francia con bóvedas a 41 metros de altura

    Narbona - © Lisa Debande

  • A 15 kilómetros de Narbonne se encuentra la estación balnearia de Narbonne-Playa

    Narbonne-Playa - © Laurie Biral

    A 15 kilómetros de Narbonne se encuentra la estación balnearia de Narbonne-Playa

    Narbonne-Playa - © Laurie Biral

Narbona en tren Narbona fr

Narbona se encuentra a 1h59 de Barcelona y 5h10 de Madrid en tren de Alta Velocidad.

Una ciudad mediterránea sorprendente con 2.500 años de historia a 2 horas de Barcelona (4 a 6 ida/vuelta) y a 5 horas de Madrid (1 ida/vuelta) con el AVE.

Narbonne se sitúa en el sur de Francia, a 100km de la frontera española y forma parte de la provincia del Aude País Cátaro, en la región Occitania. La ciudad es un cruce de autopistas y ferroviario entre el arco mediterráneo y la fachada atlántica. Su clima muy favorable le permite gozar de 300 días de sol al año.

En un radio de 15 kilómetros, Narbonne tiene 5 entornos diferentes:

  • El urbano, con el casco antiguo de 2500 años de historia.
  • El natural, con el parque natural regional, el macizo clasificado de la Clape…
  • El enogastronómico, con el mercado cubierto centenario y sus productos locales y vinos de alta calidad (3 Denominaciones de origen)
  • El fluvial, con el canal de la Robine (UNESCO)
  • El balneario, con Narbonne-Playa y sus costas mediterráneas de 5 km de arenas fina

Narbonne la cultural: monumentos, patrimonio y cultura

Un paseo por Narbonne, ciudad de arte y de historia, es un verdadero viaje por el pasado. Cada calle del centro de la ciudad es testigo de una historia fuerte y rica. Antigüedad, Edad Media, Renacimiento, los 2132 años de la ciudad han dejado una herencia patrimonial magnífica que descubirás en detalle en diferentes museos. No te pierdas la ocasión de ver la colección única de pinturas romanas. Narbona te invita a compartir su herencia : perpetua así la tradición que en el pasado la hizo resplandecer desde siglos más allá de sus fronteras…

Los monumentos principales:

  • Una catedral gótica “Saint-Just et Saint-Pasteur”: una de las más altas de Francia con bóvedas a 41 metros de altura
  • Un palacio medieval “El palacio de los Arzobispos”
  • “Horreum” : gallerías subterráneas de época romana únicas en Europa
  • "Le Pont des marchands”: uno de los dos únicos puentes edificados y habitados de Francia.
  • Una parte de la “Via Domitia” : antiguo camino romano entre Italia y España
  • “Le canal de la Robine” : afluente del Canal du Midi, patrimonio mundial de la UNESCO
  • Museos de arte y de historia, arqueológico, lapidario…
  • Abadía cisterciense de Fontfroide….

Narbonne la auténtica: un patrimonio natural de excepción

Rodeada de estanques, de lagunas, de pinares olorosos, y de viñas lánguidas, Narbonne está bendita por los Dioses. Colocada en el centro del Parque natural regional de la Narbonesa en el Mediterráneo, goza de una naturaleza preservada cuyos macizos de la Clape y de Fontfroide constituyen lugares privilegiados para los senderistas.
Su clima templado, seco y luminoso es propicio al descubrimiento de la fauna y la flora excepcionales. A los que lograrán arrancarse al ocio de las largas playas y aventurarse sobre los senderos, el medio ambiente promete felices descubrimientos: espacios grandiosos, pagos auténticos, viñadores acogedores, cocineros de platos mediterráneos generosos.

Narbonne la epicúrea: el vino y la gastronomía Arte de vivir

Verdadero centro neurálgico de la ciudad, el mercado cubierto centenario, magníficamente restaurado, acoge todas las mañanas (¡365 días al año!) a paseantes hambrientos, cocineros en cierne, gastrónomos de toda calaña. Los cincos sentidos están en alerta y los pasillos resonan de un alegre tumulto, charla y regateo mezclados. El mercado es un anticipo del Mediterráneo cercano. Aceitunas con la típica “Lucque”, miel, tomillo, romero, ostras, sardinas, llevan el sello de esta cultura antigua. Este arte del bienvivir es también el fruto de una larga historia entre la ciudad y el vino. Narbona posee tres Denominaciones de Origen Controladas en su territorio: DOC Coteaux du Languedoc / Clape, Coteaux du Languedoc / Quatourze y DOC Corbières. Las DOC Fitou y Minervois se encuentran a las puertas de la “Cité”…

Narbonne la serena: contra el estrés, el turismo fluvial

Declarado por UNESCO Patrimonio Mundial, el “Canal de la Robine” es la arteria que hace latir el corazón de Narbonne. Uniendo el “Canal du Midi” al mar, ha visto desarrollarse sobre sus orillas un puerto fluvial en el corazón de la ciudad. Todos los que aman los placeres de las aguas tranquilas pueden alquilar barcos eléctricos o de recreo...Atravesar la ciudad sobre el agua o deslizarse en dirección del mar es un descubrimiento permanente.
Los demás preferirán las orillas acondicionadas a la sombra de los plátanos centenares para pasear caminando o en bicicleta (que se pueden alquilar cerquita). Una manera, en todo caso, de concretar “el elogio de la lentitud” del fallecido Pierre Sansot, escritor y filósofo narbonense.

Narbonne-Playa: centro turístico

A 15 kilómetros de Narbonne, a los pies del macizo protegido de La Clape, la estación balnearia de Narbonne-Playa le da la bienvenida durante sus vacaciones en familia o entre amigos. Su puerto de 600 amarres, sus 5 km de playa de arena fina, sus equipamientos deportivos y sus lugares de ocio, se abren a los deseos y deleites de todas las familias. Lugar extraordinario y acogedor, en el corazón de un magnífico territorio de deporte natural, Narbonne-Playa goza de 300 días de sol al año y ostenta desde 1988 la bandera azul de Europa, garantía de la excelente calidad de sus aguas, su playa y su puerto.
Los senderos para recorrer a pie o en BTT que rodean la estación son una invitación para descubrir un medio protegido, rico y variado. La pesca en mar, atunadas y sardinadas, o la pesca deportiva, darán a su estancia un toque típico. Desde el mes de marzo y durante todo el verano, la estación vive al ritmo de cerca de un centenar de animaciones.

Narbonne la Festiva: una ciudad animada

¿Narbona, una ciudad dormida? Más bien un remedio contra el aburrimiento. Durante todo el año se desarrollan animaciones festivas gratuitas, acontecimientos culturales, coloquios o simposios, desfiles, conciertos, exposiciones, encuentros y espectáculos diversos. Una temporada permanente de fiestas que revela la ciudad bajo diversos aspectos y diversas culturas.