Languedoc-Mediterráneo, tierra de luces