San Valentín, el sacerdote de los enamorados.

  • © Atout France/Cédric Helsly

San Valentín, el sacerdote de los enamorados. Paris fr

Valentín, conocido como San Valentín, fue un sacerdote católico que vivió en Roma en el siglo III durante el reinado del Emperador Claudio II.

San Valentín casaba a los soldados, a pesar de que el Emperador había prohibido el matrimonio de los hombres jóvenes que debían ingresar en el ejército.

A pesar de esta prohibición las jóvenes parejas acudían al padre Valentín que les casaba en secreto. Desgraciadamente el sacerdote fue descubierto y arrestado por el Emperador Claudio quién ordenó decapitarlo un 14 de febrero del año 270.

Estando tras las rejas, Valentín conoció a Asterius, oficial encargado de vigilarlo en su  calidad de reo, padre de Julia una pequeña y dulce niña ciega de nacimiento, a quien Valentín concedió la vista en el nombre de Dios.El milagro de Julia, fue motivo suficiente para que Asterius y su familia aceptaran la religión cristiana, pero no sirvió como argumento convincente para que Claudio II revocara la orden de ejecutarlo el 14 de febrero.

En su lecho de muerte, Valentín escribió una carta a Julia, en la que le pidió que no se alejara de los caminos de Dios firmando con la frase: “De tu Valentín”. Este hecho inició la tradición de enviar tarjetas en esa fecha, mismas que posteriormente fueron llamadas Valentines.

El Vaticano canonizará al sacerdote Valentín. En el año 496 después de Cristo el Papa Gelacio establece la fecha de la muerte del sacerdote Valentín, el 14 de febrero, como el día de San Valentín, un día para expresar los sentimientos de amor, celebrando así el poder del espíritu sobre el mundo material.

En la actualidad el cuerpo de San Valentín se conserva en la Basílica de su mismo nombre que está situada en la ciudad italiana de Terni.

Cada 14 de febrero se celebra en este templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.

Qué ver

Alrededores