Los códigos amorosos de antes y ahora.

  • © Atout France/ Eric Bascoul

Los códigos amorosos de antes y ahora. Paris fr

Desde hace siglos hasta ahora, son muchos y curisosos los códigos empleados para declararse amor eterno.

Una creencia medieval europea dice que el 14 de febrero los pájaros comienzan a emparejarse.

La costumbre de escribirse en esta fecha remonta a la famosa carta del padre Valentín, sacerdote de los enamorados, el día de su muerte. Así, hoy en día, con ocasión del día de San Valentín, se envían más de mil millones de cartas.

Los enamorados envían cartas cada vez más elaboradas y curiosas. Algunas ilustradas con corazones rojos, símbolo de los enamorados, de Cupido con su arco y sus flechas; otras son más sofisticadas y se decoran  con cintas, plumas, lentejuelas, o incluso se perfuman. En ellas los enamorados escriben mensajes más o menos poéticos en el se declaran amor eterno.

En la Edad Media, el día de San Valentín era una de las festividades del año más populares de Europa. De hecho, cuando Carlos, Duque de Orleans, fue encarcelado en la Torre de Londres en 1415, envió a su esposa una carta por San Valentín, perpetuando así el mito de los enamorados.

Además, las cartas suelen firmarse con pequeñas cruces para expresar 1000 besos. Estas cruces son fruto de una tradición que remonta al catolicismo: la cruz simboliza la fe. Cuando firmamos con una cruz es necesario besar la cruz…  de ahí el significado de porqué hemos pasado de la cruz al beso.

En toda Europa el día de San Valentín  los enamorados más entusiastas elaboran diferentes prácticas y estrategias para expresar su amor por la persona elegida. Por ejemplo, en el País de Gales se fabrican cucharas de madera en forma de llave o corazón mostrando así al destinatario cómo puede liberar el corazón de la persona que lo envía.

También, para declarar su amor, los enamorados escriben el nombre de la persona amada en un globo y se lo atan a la manga.

Qué ver

Alrededores