La caza fotográfica: instantáneas de emociones

  • © Atout France / Phovoir

La caza fotográfica: instantáneas de emociones fr

Fauna, flora y geografía: cada biotopo o región ofrece magníficas oportunidades para una mirada agudizada. Con su máquina fotográfica y la bandolera, el naturalista "amateur" se transforma a menudo en un experto fotógrafo, listo para plasmar en la película o capturar en formato digital la escena precisa, el momento cumbre, el instante ideal. Estos apasionados de la imagen son en cierto modo nuevos "descubridores".

Un pájaro de las marismas sorprendido, un insecto localizado, una orquídea enana descubierta o hermoso monte bajo sutilmente iluminado revelan y destacan las mejores galas de una naturaleza intacta. Con un entorno donde se mezclan todos los géneros, de un extremo al otro del país, desde el mar hasta la montaña, desde las zonas húmedas hasta los bosques, desde el verdor de la bocage de Normandía hasta las áridas colinas, ¡los fotógrafos creativos tendrán donde inspirarse!

Consagrado y valorado por una cuarentena de Parques Naturales regionales, siete Parques Nacionales (en metrópolis y ultramar), los centenares de espacios protegidos del Conservatoire du Littoral, el millar de reservas naturales autorizadas y una multitud de grandiosos lugares, Francia supone una fuente de inspiración ilimitada.

Pero una buena lectura del paisaje o un animal capturado en la máquina requiere asimismo una implicación personal: en primer lugar, hay que impregnarse con sinceridad de la intimidad de la tierra, aceptar los riesgos meteorológicos, reconocer un tipo de vegetación y ser paciente para adecuarse al ritmo de vida de los animales. Esta perspicacia se adquiere normalmente gracias a cursos de aprendizaje o de perfeccionamiento. Son cada vez más numerosos y generan otra forma de estancia turística. Reserve 220 € aproximadamente para un fin de semana, con todos los gatos incluidos (asesoramiento técnico y cálida hostelería familiar) en los montes altos del Jura, o en los pinares de la Gironde, sobre los adormecidos cráteres de Auvergne o en las riberas del Loira, para lograr un hermoso objetivo: convertirse en un auténtico "cazador de imágenes".

Por supuesto, respetando las reglas elementales del acecho "pacífico": ¡no se molestará la quietud de los animales o pisoteará torpemente una planta rara!

Para orientarse, además de los prestatarios profesionales reconocidos, podrá acercarse a una estructura muy activa como es la Asociación Deportiva de la Caza Fotográfica Francesa (ASCPF) que facilita asesoramiento pedagógico muy útil.  Tampoco deberá perderse un festival pionero, el Festival Photo animalière de Montier-en-Der, en otoño en Haute-Marne. En siete años se ha convertido en un festival muy popular que atrae actualmente a unas 25.000 visitantes, el tercer fin de semana de noviembre, en torno al lago del Der. Es una época muy apropiada, ya que abundan los pájaros migratorios y la fecha se corresponde precisamente con su paso... ¡la observación naturalista y la caza fotográfica son de todo menos un asunto dejado al azar!

Qué ver