Vivir los festivales en los alrededores de Toulouse

  • © Francis Vernhet

  • © CRTMP_P.Thebault

  • © _CRTMP_D.Viet

Vivir los festivales en los alrededores de Toulouse Toulouse fr

Midi Pyrénées Languedoc Roussillon es tierra de festivales. Fiestas, espectáculos, artes, hacen parte del modo de vida de los habitantes y permiten bailar, compartir, emocionarse…. Jazz in Marciac, Rio Loco en Toulouse, festival internacional de Creaciones Televisuales en Luchon… : el programa festivo y cultural está a la altura, con más de 180 festivales al año que se desarrollan en el centro de las ciudades, en los pueblos o en las ciudades medievales e incluso en el lugar maravilloso del circo de Gavarnie.

 

¡El tema de la música es un imprescindible!

 

Jazz in Marciac da notoriedad a la region, pero también hay que apuntar otras fechas en el Gers. En Condom, se mueve al ritmo de los cobres y las percusiones del Festival internacional de Bandas. En Vic-Fezensac, se deja llevar por la fiebre de Tempo Latino.
Swing y fervor están citados con los inventivos y los apasionados en "Souillac en Jazz". Montauban navega en la ola de la canción francesa con Alors chante!, festival muy concurrido donde jóvenes talentos y famosos comparten el escenario.

Toulouse se mueve con todas las músicas.


En Toulouse, Rio Loco enciende la prairie des Filtres a orillas del Garona invitando cada año un país o un estilo musical (música celtica en 2016) con un sentido de la fiesta fuera de lo común.


Toulouse conoce también la música clásica. Piano aux Jacobins es el primer festival francés enteramente consagrado al piano. El festival internacional Toulouse les Orgues alterna noches tulusanas y noches en la región a lo largo de un programa imaginativo.  

Jazz in Marciac A LA ESCUCHA DE LA FELICIDAD – del 29 de julio al 15 de agosto

El festival de Jazz in Marciac son dos semanas dedicadas al jazz con los más grandes artistas internacionales. 

El festival nació en esta magnífica ciudad fortificada de la tierra de D’Artagnan y los Tres Mosqueteros, en un paraje natural preservado, y crecio más de lo que nadie habría esperado. Es importante destacar la dimensión humana de este festival en el que, reunidos bajo la figura tutelar y afable de Wynton Marsalis, un ejército de voluntarios se entregan con verdadera pasión.

Los conciertos se pueden ver tanto bajo la carpa gigante y en la plaza del pueblo, como en la extraordinaria sala de L’Astrada— dejando tras de sí una estela de músicas hermanas: blues, world music, soul, latin jazz… que forman parte de su encanto; y es que JIM es un festival de mente abierta, aunque jamás deja de lado sus raíces y se niega a ceder a la demagogia.

Related videos

 
 

Sponsored videos