En septiembre y octubre disfruta del verano indio en Perpiñán

  • Place et rue de la Revolution française

    Place et rue de la Revolution française

    © Service Photo Ville de Perpignan

  • Campo Santo

    Campo Santo

    © service Photo Ville de Perpignan

  • Centre d'art contemporain

    Centre d'art contemporain

    © PMM_7272bis

En septiembre y octubre disfruta del verano indio en Perpiñán Perpignan fr

Como dijo Salvador Dalí, Perpiñán es el “Centro del Mundo”. Entre el mar Mediterráneo y la montaña de los Pirineos, el sol te da cita más 300 días al año: ¡No es un sueño, te está esperando!

Perpiñán te recibe con toda la riqueza de su identidad cultural y de su patrimonio que le han hecho ser acreedora de las etiquetas de “Ciudad de Arte y de Historia” y “Patrimonio del siglo XX”.

Te encantarán los sabores, aromas y colores de nuestro terruño singular y lleno de encanto. A través del contacto con su historia, con sus habitantes, comerciantes y restauradores, Perpiñán te revelará todas sus riquezas.

¡Una experiencia que hay que vivir!

Durante un fin de semana en modo “city break”, en uno de los numerosos hoteles, apartamentos o casas de huéspedes con encanto, convierte tu estancia en un recuerdo inolvidable con un cambio total de aires. 

Dalí decía que “siempre hay un momento en la vida en que la gente se da cuenta de que me adora”.


¡20 razones para adorar Perpiñán!

1. Subir los 142 peldaños del Castillet, puerta de entrada de Perpiñán, y admirar la ciudad vieja, la ciudad baja y sus muelles…

2. Descubrir los edificios típicos de estilo Art Nouveau y Art Déco de los años 1900 a 1950 (Perpiñán cuenta con la etiqueta Patrimonio del siglo XX) a lo largo del bulevar Bourrat o la avenida Général de Gaulle, obra de grandes arquitectos como Petersen o Muchir, entre otros…

3. Entrar en los patios y jardines de los antiguos palacetes de la calle du Théâtre (números 1, 7 y 10), calle Emile Zola (palacio Pams), plaza de la Loge (Ayuntamiento), antiguo Obispado (calle de l’Académie nº 8)…

4. Pasearse, descansar en los parques y jardines: el square Bir Hakeim, verdadera institución verde desde hace dos siglos que alberga plátanos de 1809 y palmeras centenarias; el jardín exótico del dique d’Orry es de por sí una invitación al viaje con sus más de 208 especies procedentes de todos los rincones del planeta; el Serrat d’en Vaquer, situado en la colina más alta de la meseta del Rosellón, ofrece unas vistas que dejan sin aliento…

5.  Admirar los granates de Perpiñán en los escaparates de los joyeros de la ciudad. La joyería tradicional de granate, labrado siguiendo un procedimiento único, es la producción más prestigiosa de la artesanía del departamento.

6. Comprar tejidos catalanes. Los tejidos del sol producen hermosos manteles con motivos y colores típicos que dan fama internacional a esta ropa de mesa.

7. Visitar la villa de Tilleuls que alberga el Museo de las Monedas y Medallas Joseph Puig, en el nº 42 de la avenida de Grande Bretagne, y realizar un alto en su lujoso jardín inglés.

8. Dar una vuelta por un mercado, como el tradicional mercado mediterráneo de la plaza République y sus frutas y verduras biológicas el sábado por la mañana. Los mercados especializados como el de antigüedades los sábados por la mañana en las Allées Maillol y los libreros el primer miércoles de cada mes en el Quai Vauban.  No debes perderte el mercado de Cassanyes (plaza Cassanyes) y el rastro (aparcamiento del Palacio de Exposiciones los domingos por la mañana). 

9.  Adquirir productos exóticos y llenarse de aromas en la calle Paratilla, conocida como “la calle de las especias”.

10. No dejes de visitar los museos, el Centro de Arte Contemporáneo Walter Benjamin (plaza del Pont d’en Vestit), el Museo de Historia Natural (calle Fontaine Neuve, 12) y su momia egipcia de la 23ª dinastía, así como las numerosas galerías de arte de Perpiñán…

11. Admirar el magnífico panorama desde lo alto del Palacio de los Reyes de Mallorca, espléndido palacio del siglo XII.

12. Dejarse atrapar por el ambiente de uno de los numerosos bares de tapas con música, en la avenida Général Leclerc, alrededor de la plaza de Verdun, en la plaza de la République…

13. Pasar una noche en pareja en el restaurante La Galinette, una estrella en la Guía Michelin, en la calle Jean Payra.

14. Dejarse sorprender por la cocina mediterránea en uno de los muy numerosos restaurantes de la ciudad.

15. Acudir a Sant Vicens, en la calle del mismo nombre, para admirar las cerámicas de arte y los tapices de Jean Lurçat presentados en una antigua masía catalana (www.santvicens.fr), aprovechar para descansar en el Parque Sant Vicens, acondicionado alrededor de dos estanques, y observar la flora de las orillas de los ríos y del Mediterráneo.

16. Disfrutar de la excelente programación del teatro de l’Archipel. Conjunto arquitectónico espectacular, el TDA es obra de los talleres Jean Nouvel y Brigitte Métra.

17. Catar los numerosos vinos del Rosellón en las bodegas y bares de vinos de la ciudad alrededor de una especialidad catalana o descubriendo las propiedades vinícolas de Perpiñán.

18. Ofrecerse una pausa gastronómica saboreando la pastelería catalana de los artesanos pasteleros de la ciudad.

19. Vibrar todo el año con los ritmos de Perpiñán, que cuenta con una abundante programación de eventos culturales, artísticos, deportivos, musicales, visitas guiadas…

20. Descubrir Perpiñán de una forma insólita en trenecito o al borde del agua con las barcas catalanas.