Restaurantes franceses célebres por sus clientes

  • © Atout France / Michel Angot

Restaurantes franceses célebres por sus clientes paris fr

Muchos cafés y cervecerías se han convertido en “instituciones”, como suele decirse, por su excepcional longevidad y su arquitectura (a menudo han sido declarados Monumento Histórico), pero sobre todo por su ambiente y los recuerdos que atesoran. Grandes artistas e intelectuales han frecuentado asiduamente algunos locales, hasta el punto de dejar una huella especial en ellos...

En las regiones de Francia

Sentarse en el Café des Arts, en Saint-Rémy-de-Provence, era hasta hace poco una oportunidad de evocar una época feliz, una etapa para Jean Cocteau o Picasso en la ruta de los Alpilles en los años treinta, cuando se instalaban sencillamente en la barra de vieja madera pintada con la gente de la zona… Por desgracia, el local en cuestión ya no es lo que era y sus mejores recuerdos permanecen en la memoria de los viejos del lugar, o sin duda en un libro de oro conmovedor y valioso discretamente conservado por el antiguo propietario. Pero hay otros muchos establecimientos legendarios en toda Francia que siguen contando la vida alocada de los artistas y las estrellas.

Una posada en Saint-Paul-de-Vence

La posada de la Colombe d'Or, situada en un viejo pueblo pintoresco de la zona de Niza, Saint-Paul-de-Vence –guarida del pintor Chagall durante los años setenta-, se parece a un pequeño museo, con bocetos de sus geniales huéspedes: Matisse, Calder, César, Picasso, etc. El establecimiento, no lejos de Cannes, fue también un lugar de cita para las estrellas del cine hace 30 años, con Sophia Loren, Lion Ventura o Yves Montand a la cabeza.

En la plaza Graslin, en Nantes

Hay al menos dos establecimientos célebres alrededor de la bonita plaza Graslin de Nantes, corazón de la capital del País del Loira. Pegado a la Ópera, el Café de Molière acogió hace tiempo al escritor Stendhal. Justo al lado, la “brasserie” (cervecería) de moda la Cigale, inaugurada en 1895 con un estilo Art Déco, recuerda las reuniones de André Breton y Jacques Prévert, o el rodaje de la película Lola dirigida por Jacques Demy…

Les Deux Garçons, en Aix-en-Provenza

Situada en Aix-en-Provence y fundada por dos camareros en 1792 y apodada "las 2 G" por los clientes habituales, esta “brasserie” fue decorada al estilo “Imperio” con profusión de dorados, espejos y techos esculpidos, que fueron destruidos por un incendio y recientemente restaurados de forma idéntica. La magnífica sala principal se prolonga con una terraza en el majestuoso Cours Mirabeau, una avenida que cuenta con una verdadera colección de magníficos palacetes del siglo XVI. Destacado lugar de la vida cultural de Aix, en él se reúnen grandes abogados, profesores de universidad y estrellas internacionales del festival del arte lírico (en julio). Fueron clientes del local Edith Piaf, Marcel Pagnol, Albert Camus y otros muchos. Sobre todo, conserva el recuerdo de los diálogos apasionados entre dos amigos, dos jóvenes genios en ciernes hacia 1857: el pintor Paul Cézanne, natural de la zona, y el escritor Emile Zola (cuyo padre era ingeniero destinado en la localidad).

El café Van Gogh, en Arles

Dos lienzos emblemáticos del maestro fueron firmados en 1888 durante su estancia tormentosa en Provenza y Camarga, reproduciendo una escena de interior y un ambiente de exterior, titulado El café, de noche. El bar sigue existiendo y ha sabido recuperar los colores originales. Está situado en la hermosa plaza del Forum de Arles, en el corazón de la ciudad histórica, entre vestigios de la Antigüedad y la Edad Media

La Table Ronde, en Grenoble

Situado en la plaza Saint-André de Grenoble, frente al antiguo palacio del Delfín y el Parlamento (siglo XVI), este bar inaugurado en 1739 conserva un ambiente tradicional y sigue siendo un local bastante modesto con cocina de la tierra, en una capital de los Alpes célebre por su desarrollo reciente y su carácter “joven” y “estudiantil”. Stendhal nació justo al lado y Gambetta, Léon Blum o Sarah Bernard fueron clientes del establecimiento.

Los más antiguos restaurantes y bares de Francia

  • Le Procope, en París
    Fundado en 1686, puede reivindicar el título de más antiguo bar-restaurante.
  • La Pérouse, en París.
    Inaugurado en 1766, conserva su decoración original.
  • La Maison Kammerzell, en Estrasburgo
    Construido entre 1427 y 1589, frente a la gran catedral gótica de Estrasburgo, este edificio es célebre por su arquitectura recargada de época. A partir de 1904 albergó una posada y hoy es un restaurante “elegante”.

Qué ver

Alrededores