Restaurantes al natural en Francia

  • © Atout France / Hôtel de Crillon

Restaurantes al natural en Francia paris fr

En casi toda Francia, numerosas mesas “bio” o "light" permiten descubrir los secretos de lo “natural en la mesa”.

Recetas vegetarianas, platos dietéticos, menús a base de productos de la agricultura biológica no frenan en absoluto la creatividad y el baile de sabores, y todo ello a unos precios abordables. A falta de un distintivo oficial concedido directamente a los restaurantes (AB- agricultura biológica, Ecocert, etc.), los gourmets pueden apostar por la sinceridad de los chefs que velan por la calidad y el origen certificado de sus ingredientes.

  • Le Mickerle, en Estrasburgo: Desde hace tiempo, los alsacianos aficionados a la comida biológica acostumbran a acudir a esta tienda de alimentación especializada que también dispone de mesas para comer. 
  • Bio et Compagnie, en Niza: Con el ímpetu y la convicción propios de la juventud, este restaurante reivindica explícitamente desde hace tres años el certificado Ecocert. En un bello entorno, en el centro de Niza, propone una cocina biológica gastronómica, a un precio abordable: paté vegetal casero o cítricos con algas, así como recetas sin lactosa ni gluten, a la vez dietéticas y creativas.
  • Le Scarabée, en Rennes: Con sus tres tiendas bio y sus dos restaurantes, Le Scarabée se ha convertido en toda una institución de la capital bretona. Curry indio o tarta de verduras y demás platos son presentados a unos precios competitivos.
  • La Source, en Lille: Esta tienda pionera en su género, especialista de los productos biológicos desde 1979, también tiene su versión restaurante muy agradable, en la capital del norte.
  • Saveurs Bio, en Toulouse: Un lugar lleno de encanto y una fórmula económica que juega la carta biológica, combinando los colores y los sabores, en el corazón de la “Ciudad de Tonos Rosados".
  • Bioworld, en Marsella: La Cooperativa Bioéthic Massilia, situada en la plaza Gouffé (distrito 5) se desdobla en una tienda y un restaurante, no muy lejos de Viejo Puerto o de la colina de Notre-Dame-de-la-Garde.
  • Le Comptoir des poivres, en Forcalquier: Instalado en esta encantadora aldea de la Alta Provenza, entre el Luberon y Durance, con los Alpes del Sur en el horizonte, Gérard Vives se centra en las especias y pimientas “de naturaleza bruta”. Importa sus productos, sin aditivos ni tratamiento artificial, para cocinar en total serenidad.
  • La Salamandre, en Etretat: Una decoración de casa normanda antigua y pintoresca para presentar productos del mar recién pescados”, carne bio o un menú vegetariano.
  • Le domaine de Piache, en el Vercors: Este hotel-restaurante del pueblo de Saint-Julien-en-Vercors cuenta con el distintivo “hotel al natural”, concedido por los parques regionales. Esta mesa, que sirve una comida de la tierra ligera (¡sí, de verdad!), está situado en pleno corazón de un macizo del Delfinado muy bien conservado.

Y en París...

  • Soline, restaurante: Situado en el distrito 3, este establecimiento ofrece un marco sobrio pero acogedor y una cocina "91% bio", ¡porque nadie es perfecto! Abierto entre semana sólo para comidas, promete sin embargo un salón de té, un espacio de relajación y unas veladas festivas todos los jueves.
  • Bio Art, restaurante: Productos certificados AB "a la carta" pero también un ambiente hedonista: este es el credo de este restaurante instalado cerca de la Gran Biblioteca François Mitterrand, en un barrio del distrito 13 en plena evolución urbana.
  • Dietetic Shop, tienda y restaurante: Situado en el distrito 14, este lugar dedicado “a lo bueno y a lo bio” propone en especial zumos de fruta y potajes, así como un salón de té.
  • L'Herboristerie du Palais Royal: Idealmente situada bajo las venerables arcadas del jardín del Palais Royal, esta herboristería tradicional es el paraíso de los aceites esenciales, los extractos vegetales y las plantas a granel, y también cuenta con una librería especializada.
  • L'épicerie bio de Saint-Germain: Un pequeño supermercado dedicado a los productos biológicos que hace las delicias del barrio Latino, el de los escritores y los artistas.

Otros lugares "al natural" en Francia"...

  • Los mercados "bio" de París... Verduras y diversas mieles o mermeladas biológicas se encuentran en los puestos de los mercados de barrio, en ocasiones tan típicos como los de los pueblos: bulevar Raspail (distrito 14), calle Saint-Charles (distrito 15), Batignolles (distrito 17), etc. A señalar: la web del sector de la agricultura biológica en la región de Ile-de-France (versión para el gran público) http://www.bioiledefrance.fr/
  • Los mercados "bio" de Lyón... La capital de los "bouchons" (restaurantes típicos) y de los gastrónomos cuenta con numerosos mercados auténticos, con sus puestos bio: Lyón Croix-Rousse, Lyón Saint-Jean, Lyón Vaise, etc. 


Conviene saber...

- Aunque no hay que confundir las virtudes de la dietética (cocina ligera, sin salsas ni materias grasas, etc.), de la vegetariana (que se limita a las verduras, frutas o huevos) y de la biológica (criterio reservado a unos requisitos de calidad y un método de producción sin abonos químicos ni pesticidas), estas orientaciones coinciden en su voluntad de proponer una gastronomía más sana.

- Desde hace tiempo, la mayoría de los grandes cocineros con estrellas en la Guía Michelín apuestan por una cocina gastronómica más equilibrada, con unos platos siempre inspirados pero más bajos en calorías, con productos del huerto y plantas aromáticas más presentes.

- Asimismo, las mesas tradicionales, la mayoría de las veces toman como referencia en una agricultura más “razonable” (menos abonos y tratamientos artificiales) y una ganadería mejor controlada  (vaca, oveja, aves, etc.).

 

Qué ver

Alrededores