Parques nacionales de Francia, máxima espectacularidad

  • Vanoise

    Vanoise

    © Parc national de la Vanoise – GOTTI Christophe

  • Port-Cros

    Port-Cros

    © DECLIC BLEU MEDITERRANEE - Parc national de Port-Cros

  • Piragua cerca de Maripasoula

    Piragua cerca de Maripasoula

    © Parc-amazonien-de-Guyane-Guillaume-Feuillet

  • Marais Poitevin

    Marais Poitevin

    © Atout France-Franck Charel

Parques nacionales de Francia, máxima espectacularidad Vanoise fr

Casi un 20% del territorio francés está protegido para preservar sus extraordinarios valores naturales, paisajísticos, históricos y culturales.

La situación geográfica de Francia y su gran diversidad climática y geológica la convierten en un variado mosaico de paisajes naturales con una inmensa riqueza de ecosistemas. A la Francia metropolitana hay que añadir los territorios de Ultramar, desde la Antártida hasta el Atlántico Norte, pasando por el Océano Pacífico, el Caribe, el Océano Índico y Amazonia, que también atesoran una excepcional riqueza natural.

Sea a nivel internacional, europeo, nacional, regional o local, existen varias herramientas de protección de los paisajesfranceses. En este reportaje presentamos ideas para vivir inolvidables experiencias en los diez parques nacionales de Francia.

  • Parque de la Vanoise

Apenas quedaban íbices en la sierra de la Vanoise en 1963 lo que motivó a proteger la zona como parque nacional. Hoy, una colonia de 1.800 ejemplares convierten al Parque nacional de la Vanoise, en Rhône- Alpes, en la reserva de íbices más importante de Francia. Águilas, quebrantahuesos, gamuzas, marmotas... especies todas ellas que siempre eligen los entornos más puros y mejor preservados son otros de sus habitantes. El parque de la Vanoise está situado entre los valles de la Maurienne y de la Tarantaise, con cimas de más de 3.000 metros, glaciares y angostos valles. Su visita es una experiencia única tanto en invierno como en verano, la mejor época para la práctica de senderismo, actividad reina en el parque con 500 kilómetros de caminos.
Y si queremos descubrir el mundo de los glaciares, podemos empezar nuestra visita en el espacio Glacialis, el centro de interpretación instalado en el antiguo presbiterio de Champagny-le-Haut, conociendo algunos de los secretos de los glaciares de montaña. Tras esta introducción lúdica, recorreremos el sendero glaciológico que serpentea por el pequeño valle de Champagny-le-Haut, en compañía de marmotas e íbices y que es apto para toda la familia. Si queremos que la experiencia sea total, podemos pasar la noche en uno de los numerosos refugios del parque: cuatro de ellos son de fácil acceso, como el refugiopuerta Le Bois en Champagny-en-Vanoise, donde podrás probar las especialidades de Saboya, como el queso Beaufort, y vivir una experiencia 100% montañesa. Una última sugerencia, ésta para un nivel avanzado, es la Vuelta a los Glaciares de la Vanoise, una de las más hermosas y emblemáticas excursiones de los Alpes. >> www.vanoise-parcnational.fr

  • Parque de las Calanques

Los pétreos montículos blancos de las Calanques emergen en el azul turquesa del Mediterráneo a las puertas de Marsella. El Parque nacional de las Calanques (Provenza) es un lugar privilegiado que se puede descubrir practicando senderismo, escalada, submarinismo y kayak de mar. Para recorrer las calanques se proponen excursiones en barco que zarpan del Puerto Viejo de Marsella o desde Cassis. Ambas ciudades son ideales para pasar una noche cerca de las calas: en Marsella, en el Albergue Juvenil de Bonneveine o en el hotel Le Mistral y, en el pueblo con carácter de Cassis, dominado por el Cabo Canaille, se puede pernoctar en las habitaciones de huéspedes del antiguo castillo o en el Hotel Le Cassitel situado en el puerto.
Una de las más hermosas excursiones a pie por el parque es la que une la cala de Port-Miou, famosa por ser la más profunda con más de 500 barcos sumergidos, con la de En-Vau, pasando por la minúscula cala de Port-Pin. Otra buena recomendación es reservar una mesa en una calanque para disfrutar del paisaje, de un baño en el mar y de la buena comida provenzal. En la de Sormiou, por ejemplo, los restaurantes Le Lunch y Le Château sondos buenas opciones (obligatorio reservar para poder acceder en coche). >> www.calanques-parcnational.fr

  • Parque de los Pirineos

Árboles centenarios, pastos, glaciares, lagos y torrentes e impresionantes circos montañosos caracterizan el Parque nacional de los Pirineos creado en 1967, con una altitud que nunca desciende de 1.000 metros y alcanza hasta los 3.298. Entre Aquitania y Midi-Pyrénées, es el único parque nacional del macizo pirenaico francés y alberga una zona central donde se desarrollan actividades como el pastoreo y la silvicultura, una zona periférica repartida en seis valles (Aspe, Ossau, Azun, Cauterets, Luz y Aure) y dos reservas naturales nacionales (la de Néouvielle y la de Ossau, famosa por ser zona de nidificación de los buitres leonados).
Los meses de verano son los más indicados para conocer el parque y el senderismo la mejor forma para recorrerlo y descubrir la fauna que lo habita: marmotas, quebrantahuesos, urogallos, gamuzas o buitres leonados. Uno de sus senderos es el GR10, que une el Atlántico con el Mediterráneo, atravesando el parque. Si queremos vivir una experiencia insólita, podemos pasar la noche en un refugio: el de Arlet, sexta etapa de la Senda de Camille que sigue los pasos de uno de los últimos osos de los Pirineos, es una magnífica opción. >> www.parc-pyrenees.com

  • Parque de Cévennes

Tierra de contrastes geográficos, climáticos y geológicos, el Parque nacional de Cévennes (1970, Languedoc-Roussillon y Rhône-Alpes) cuenta con una gran zona central habitada, en la que la ósmosis entre el hombre y la naturaleza ha potenciado la riqueza de su patrimonio paisajístico y cultural. Existen 5.000 kilómetros de itinerarios señalizados para recorrer a pie, en bici, a caballo e incluso en burro si queremos emular a Robert Louis Stevenson.
De mayo a octubre, el «Festival Nature» propone 500 actividades gratuitas destinadas a descubrir el patrimonio del parque: en 2015 la temática será «Cévennes en lumière». El parque apuesta por el turismo sostenible: compruébalo pasando una noche en el Mas La Donzelenche, adscrito a la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETD). >> www.cevennes-parcnational.fr

  • Parque de Écrins

La naturaleza más abrupta, salvaje y espectacular se halla en otro gran parque alpino, el Parque nacional de Écrins, creado en 1973 (Rhône-Alpes y Provenza). Situado entre los Alpes del Norte y los Alpes del Sur, alberga 150 cumbres de más de 3.000 metros, 11.000 hectáreas de glaciares y su zona central solo es accesible a pie. El senderismo es la actividad reina tanto en verano (a pie, en bici), como en invierno (a pie, en raquetas o en esquí de senderismo) y permite descubrir marmotas, íbices o águilas reales, el símbolo del parque. La aplicación Rando Écrins te ayudará en encontrar el itinerario más adecuado. También es muy interesante participar en las actividades con sello de calidad otorgado por el Parque (senderismo, marcha por glaciares, entre otras) supervisadas por acompañantes de alta montaña o guías, y acudir a los encuentros propuestos por los guardias-monitores entorno a temáticas específicas.
El pueblo de La Grave, declarado uno de los más bellos de Francia, está situado 1.500 metros frente al pico de la Meije (3.983 metros) y es un paraíso para los amantes del esquí y del alpinismo. El teleférico de los Glaciares sale de La Grave y ofrece un paisaje extraordinario sobre los Alpes y nos acerca a un refugio de altitud donde saborear una buena comida. Otra emocionante forma de introducirse en la cultura de montaña de este territorio es a través de La Route des Savoir-Faire de l’Oisans que visita pueblos y granjas, talleres de artistas y artesanos y productores locales de queso y miel. >> www.ecrins-parcnational.fr

  • Parque del Mercantour

Entre los Alpes del Sur y el Mediterráneo, en el Parque nacional del Mercantour, creado en 1979 (Provenza y Costa Azul), se encuentran todos los estadios de vegetación. Desde los olivares a los pastos de montaña, de los bosques de alerces a las cimas nevadas, el Mercantour alberga una fauna, una flora y unos paisajes de riqueza y variedad excepcionales.
Una de las visitas obligadas en el parque es al valle des Merveilles y de Fontanalbe, un museo prehistórico a cielo abierto con 36.000 grabados rupestres que datan de la Edad del Bronce. Para pasar la noche, una recomendación, los albergues Panda, alojamientos situados en un entorno natural de calidad, sensibilizados por el turismo sostenible y que ofrecen todo tipo de información sobre el entorno (www.gites-panda.fr). >> www.mercantour.eu

  • Parque de Port-Cros

En la costa de Provenza, a medio camino entre Marsella y Saint-Tropez, se halla uno de los paraísos del Mediterráneo, el Parque nacional de Port-Cros (Provenza), creado en 1963. Las islas de Porquerolles y Port-Cros (zona central del parque) y Levant (zona periférica) forman una excepcional reserva marítimo-terrestre, que alberga un valioso patrimonio natural con acantilados, playas de fina arena y una fauna y flora terrestres y marítimas originales.
En primavera y en otoño las islas lucen todo su esplendor. Porquerolles es la más oriental y gracias a sus colinas arboladas resulta perfecta para recorrer a pie o en bicicleta los 51 kilómetros de senderos señalizados que atraviesan su territorio. En Port-Cros, cinco fuertes atestiguan el pasado defensivo de la isla. De dimensiones reducidas, solo puede recorrerse a pie. De aquí parte el sendero submarino de la Palud, que permite descubrir la fauna y la flora submarinas mediterráneas con paneles explicativos. Se puede llegar en barco desde Hyères durante todo el año y si decidimos pasar la noche en las islas, la experiencia será mágica. >> www.portcrosparcnational.fr

  • Parque de Guayana

El Parque amazónico de Guayana (2007) abarca 3,4 millones de hectáreas de selva amazónica y es una de las zonas de mayor riqueza del planeta en cuanto a biodiversidad, sin olvidar sus valores culturales fruto del crisol de comunidades que lo habitan. Vive una experiencia auténtica recorriendo el río Maroni en piragua, alojándote en un bungalow o durmiendo en una hamaca en la localidad de Maripasoula; o haciendo senderismo desde el pintoresco pueblo de Saül, situado en el centro de Guayana y puerta de entrada al parque, cuya red de senderos permite a los visitantes aventurarse para descubrir su fauna y flora. >> www.parc-amazonien-guyane.fr

  • Parque de Guadalupe

Las cinco islas de Guadalupe forman un bello archipiélago en el corazón de las Pequeñas Antillas. El Parque nacional de Guadalupe fue el primero creado en Ultramar y se halla en la isla de Basse-Terre. Bajo su tutela tiene cerca de 17.000 hectáreas de bosque tropical, con más de 300 tipos de árboles, que alberga el volcán de la Soufrière (1.467 m) y las espectaculares cataratas de Carbet, accesibles en rutas senderistas. El Parque gestiona también la reserva natural de Grand-Cul-de-Sac Marin (3.700 ha. de manglares) y actúa para la reintroducción del manatí del Caribe.
Si buscamos una idea de alojamiento, Chalets Sous-le-Vent propone bungalows y chalets certificados con la marca de confianza del Parque y situados frente a la Reserva Cousteau y sus bellos fondos marinos. >> www.guadeloupe-parcnational.fr

  • Parque de la Reunión

Remota, volcánica, muy verde y con identidad muy marcada, la isla de la Reunión, enclavada en el océano Índico, al este de Madagascar, es una joya natural y cultural que hay que descubrir. El Parque nacional de la Reunión (2007) ocupa gran parte de su territorio formado por dos macizos volcánicos: el del Piton des Neiges, rodeado de tres circos y anfiteatros naturales de gran altura y verticalidad, y el del Piton de la Fournaise, uno de los volcanes más activos del planeta. La Reunión está considerada un laboratorio vivo donde la evolución prosigue su desarrollo. El corazón de la isla es el último refugio para un gran número de especies amenazadas. Sus paisajes, su naturaleza salvaje y las magníficas posibilidades para el senderismo le han dado fama internacional. Para descubrir el Piton de la Fournaise podemos seguir el sendero que atraviesa un grandioso paisaje lunar, así como optar por descubrir sus túneles de lava.
Para dormir, el Gîte du Volcan situado a 600 metros del cráter puede ser buena opción. Una de las iniciativas que lleva a cabo el parque es la de «Nuits sans lumière». Una vez al año y durante diez noches se disminuye la intensidad lumínica de la isla para que los jóvenes petreles, aves marinas endémicas y amenazadas, puedan alzar el vuelo con plena seguridad. En 2015 tendrán lugar del 16 al 26 de abril. >> www.reunion-parcnational.fr

¿LO SABÍAS?

Entre la veintena de lugares naturales mundiales en liza en el Congreso mundial de los parques organizado en Sidney en noviembre 2014, Francia ha sido el país más premiado con cinco espacios protegidos reconocidos por la excelencia de su gestión y la conservación de su fauna y flora. Entre ellos los parques nacionales de Guadalupe y de los Pirineos.

FOCUS ON...

PARQUES NATURALES REGIONALES

  • Parques Regionales. Un territorio puede ser declarado Parque natural regional si a su dominante rural se le añaden unos paisajes, un entorno natural y un patrimonio cultural de gran calidad, pero cuyo equilibrio es frágil. Francia cuenta con 50 Parques naturales regionales que representan el 15% del territorio francés y abarcan una población de 4 millones de habitantes y su gran reto es conseguir el equilibrio perfecto entre naturaleza y actividad humana. >> www.parcs-naturels-regionaux.fr
  •  Las Marismas de Poitou. Lo llaman la «Venecia Verde» por sus canales flanqueados de exhuberante vegetación. El Parque natural regional de las Marismas de Poitou (Poitou-Charentes) es el segundo humedal de Francia en tamaño tras la Camarga. Un destino perfecto con muchas posibilidades para la diversión: navegar por los canales, hacer rutas a pie y en bicicleta... sin olvidar la exquisita gastronomía de la zona abase de pescado de agua dulce, caracoles, anguilas y cangrejos. >> www.parc-marais-poitevin.fr

ACCIONES DEL PNF

  • Dar a conocer el patrimonio natural.
  • Desarrollar acciones de educación y de sensibilización a la protección de la naturaleza y un turismo sostenible.
  • Colaboración con GMF sobre «la naturaleza compartida», para facilitar el acceso a todo tipo de público.
  • Protección de especies en peligro y reintroducción de animales.
  • Preservación del patrimonio construido, tradiciones y el saber-hacer.
  • Parques nacionales de Francia (PNF) es un organismo público, cuya vocación es establecer un vínculo entre los organismos públicos de los parques nacionales, reforzar su cultura común, promocionarlos a nivel nacional e internacional y contribuir a la calidad de su gestión. >> www.parcsnationaux.fr

Related videos

 
 

Sponsored videos