Montaña, tanto en invierno como en verano

  • Pausa senderismo frente al Mont-Blanc

    Pausa senderismo frente al Mont-Blanc

    © RA Tourisme-C. Martelet

  • Atardecer en el macizo de Mont-Blanc

    Atardecer en el macizo de Mont-Blanc

    © RA Tourisme-Carmen Vila

Montaña, tanto en invierno como en verano Rhone Alpes fr

Surcada por las cadenas montañosas de los Alpes, el Jura y el Macizo Central, el impresionante paisaje que se alza en los flancos este y oeste de la región forma una sucesión de picos, más ariscos en los Alpes y Jura y más erosionados en el Macizo Central.

Los Alpes forman una barrera montañosa de 1.200 km entre el Mediterráneo y el Danubio. Se cuentan 82 picos que superan los 4.000 m de altitud, 24 de ellos en Francia, mientras que los pasos de montaña que unen los valles o las poblaciones superan a menudo los 2.000 m de altitud.

El enclave más emblemático de los Alpes es el Mont-Blanc conocido como el techo de Europa (4.810 m), la cima más alta de Europa occidental.

Otros picos como el de Aiguille Verte y los Drus (4.122 m), así como las Grandes Jorasses (4.208 m) dominan con orgullo toda la región de Rhône-Alpes. Estos picos son auténticos paraísos para los amantes de los grandes espacios y para excursionistas expertos en busca de la libertad.

El Mont-Blanc, la Vanoise, la Haute-Maurienne y el macizo des Ecrins convierten a Rhône-Alpes en la única región de Francia con 400 km de glaciares.

En invierno: el mayor dominio esquiable del mundo

Con 160 estaciones de deportes invernales, 16 dominios esquiables, entre ellos Les Trois Vallées (el mayor del mundo con 600 km de pistas entre Courchevel, Méribel, Les Ménuires y Val Thorens), Rhône-Alpes es un ineludible destino para disfrutar de los placeres de la nieve.

Ha sido tres veces anfitriona de los Juegos Olímpicos de Invierno: en Chamonix (1924); en Grenoble (1969) y en Albertivlle (1992).

Situada a pie del Mont-Blanc, Chamonix sigue siendo la capital de la montaña y es conocida como la cuna del alpinismo. Su situación a 1.000 m de altitud la convierte en el lugar ideal para una estancia de montaña en unas pistas innovadoras, pero cuya población aún conserva magníficas construcciones del siglo XVII. En Chamonix, uno puede disfrutar de todos los deportes de montaña.
La región cuenta con estaciones estrella como Megève y Courchevel.

Megève es un importante polo turístico desde 1910, cuando la familia Rothschild decidió convertirlo en destinos de sus vacaciones para crear una competidora francesa a la prestigiosa estación suiza de Saint-Moritz. Su intención era crear una estación con el sello del arte de vivir a la francesa. Hoy en día, Megève es una estación de fama internacional y ha sido reconocida como una de las estaciones de esquí más bonital del mundo.

Courchevel,  o “Courch” como la suelen llamar, destaca por sus palacios fastuosos, su inagotable vida mundana y las numerosas tiendas de lujo. Pero lo que la hace realmente particular es du dominio esquiable, teniendo en cuenta que la mayoría de los hoteles están situados a pie de pista.

Otras estaciones muy famosas de Rhône-Alpes son...

  • Alpe d´Huez, la estación del dominio del Macizo de grandes Rousses más soleada de los Alpes del Norte. Cuenta además con la pista negra más larga de Europa.
  • Tignes, es una estación que nunca duerme. Aquí la clientela es joven, deportiva eléctrica. Se puede esquiar en verano en el glaciar de la Grande Motte y la fiesta de Fin de Año Outdoor se celebra al aire libre con dance floor y DJ.
  • Val d´Isère, bien merece ser considerada como una de las capitales mundiales del esquí con su Espace Killy, en honor a su campeón, Jean-Claude Killy. Un dominio que une Val d´Isère con Tignes. Los techos de pizarra y las casas de piedra que caracterizan el pueblo la convierten en la estación del lujo y de la tradición.
  • Val Thorens, en el dominio de los Tres Valles, es la estación más alta de Europa, a 2.300 m de altitud. Es semipeatonal. Se puede acceder en coche, pero no estacionar. Cuenta con un Snow Park de más de 70.000 m2 y con la pista de trineo más larga de Francia.
  • Deux-Alpes, que cuenta con uno de los mayores glaciares esquiables de Europa, es junto con Tignes una de las mecas del esquí de verano. Es muy apreciada por los jóvenes y los muy deportistas.
  • Les Arcs, así como La Plagne, gracias a su altitud gozan de extensos dominios esquiables. Para integrarse mejor en el medio ambiente, se agruparon en el Domaine Paradiski de 10.000 hectáreas entre los 1.250 y los 3.250 m.
  • En Alta Saboya, Avoriaz adoptó un plan medioambiental para sus nuevas construcciones, para reducir la contaminación y para embellecer la estación, totalmente peatonal igual como  su vecina Flaine.
  • Le Grand Bornand, Samoëns, Les Gets, Morzine o Valloire son estaciones-pueblo también muy agradables para una estancia en Rhône-Alpes.

En Rhône-Alpes, podrás practicar todo tipo de deportes de invierno pero te invitamos a descubrir las actividades que te permitirán pasar una estancia activa en verano, en este incomparable entorno: alpinismo, escalada, excursionismo en glaciares o parapente entre otros deportes de aventura.

Qué ver

Alrededores