Los 13 postres

  • © Atout France/Michel Angot

Los 13 postres Marsella fr

Tradición cristiana que data de 1923, la cifra 13 representa a Jesús más los 12 apóstoles.

Las frutas secas representan las 4 órdenes mediantes (camelitas, franciscanos, agustinos, dominicanos), los nugets hacen referencia a quienes se confiesan y las frutas exóticas secas (dátiles,…) a los Reyes magos.

Los 13 postres se elaboran con productos de la región provenzal francesa y se toman después de la Misa del Gallo.

Hoy en día es una de las costumbres más conocida y más respetada durante las fiestas de Navidad. Costumbre originaria de Marsella se fue extendiendo poco a poco toda a toda la Provenza y más tarde al sur de Francia.

La tradición exige que cada persona coma un poco de cada postre para que la suerte la acompañe durante todo el año.

Según la región y la familia cada uno aporta su toque personal, sin embargo, ciertos postres  no cambian, aquí algunos ejemplos de los más conocidos:

  • Le gibacié: Especialidad marsellesa. Se trata de una galleta de harina con aceite de oliva y flor de naranja. Se suele comer en vísperas de Navidad y la Epifanía.
  • Les nougats blancs et noirs (turrones blanco y negro): Se trata de dos tipos de turrón fabricados con miel, almendras y azúcar. Para obtener un turrón blanco y cremoso se añade al preparado claras de huevo y cada ingrediente se cuece por separado; con respecto al turrón negro, éste es más crujiente y de color oscuro.
  • Les quatre mendiants (los cuatro mendigos): Simbolizan las 4 grandes ordénes de mendigos, y hace referencia al color de los hábitos de los monjes (carmelitas, dominicos, franciscanos y agustinnos). Las almendras representan la orden de dominicos, las uvas la orden de los agustinos, los higos la orden de los franciscanos y las avellanas la orden de las carmelitas.
  • Les fruits et les friandises (frutas y golosinas): Manzanas, peras, naranjas, uvas, melón de invierno, dátiles, etc.

Además, cada ciudad aporta también sus especialidades como por ejemplo las tartas de la zona de la alta Provenza  o la tarta de la Santa Cecile (tarta de manzana) de la zona montañosa de Provenza.