Historia y tradiciones en la Polinesia francesa

  • Heiva i Tahiti

    Heiva i Tahiti

    © Tahiti Tourisme / Tatiana Salmon

  • La Pensión Rohotu Lodge en Bora Bora

    La Pensión Rohotu Lodge en Bora Bora

    © Tahiti Tourisme / Jalil Sekkaki

  • Mercado de Papeete

    Mercado de Papeete

    © Tahiti Tourisme / Ty Sawyer

  • Tatuaje

    Tatuaje

    © Tahiti Tourisme / N.Perez

  • Pareo, Tifaifai, mercado de Papeete

    Pareo, Tifaifai, mercado de Papeete

    © Tahiti Tourisme / J.Gallecier

Historia y tradiciones en la Polinesia francesa Papeete pf

En 1767, cuando Louis-Antoine de Bougainville descubrió a su vez Tahití, sólo permaneció unos diez días en la isla a la que bautizó como Nueva Citerea, en homenaje a la cálida bienvenida y a las relajadas costumbres de los tahitianos. El relato que hizo de su escala contribuiría a la creación del mito del paraíso polinesio…

En efecto, la hospitalidad polinesia es legendaria. Coronas de flores  de tiare son entregadas a cada visitante a su llegada al aeropuerto.

Desde hace algunos años, el pueblo polinesio ha sabido volver a valorizar su identidad haciendo revivir varias de sus tradiciones.

Con un origen que se pierde en la noche de los tiempos, la danza y la música en Polinesia constituyen un verdadero modo de comunicación. Transmitidas por la tradición oral en remotos valles aislados, estas tradiciones preservadas se expresan hoy con fuerza y una forma renovada (la “Haka” en las Islas Marquesas, Tamure, Himene, Ori, etc.).

Fuerza y encanto, simbología gestual, belleza de los ornamentos (vestidos, coronas de flores) caracterizan estas artes que se manifiestan durante las fiestas y ceremonias y cuyo punto culminante es el Heiva i Tahiti en julio. Este acontecimiento anual es asimismo la oportunidad de celebrar los deportes y los artistas. Los más valientes se enfrentan en unas pruebas tradicionales muy físicas: levantamiento piedras, trepar a un cocotero, lanzamiento la jabalina, carreras de portadores de frutas, preparación de la copra, descascarar cocos o las destacadas carreras de piraguas en la laguna. Cada año, este gran evento permite asimismo a los artistas polinesios presentar sus más hermosas obras durante una gran exposición artesanal.

Las artes tradicionales son múltiples y variadas. Las tapas de las Marquesas, tejidos realizados a partir de corteza decorada con motivos tradicionales, el nácar grabado de las Tuamotu, las nueces de coco pulidas, el tīfaifai, mosaicos de vivos colores con motivos florales y el pāreu de algodón con sus motivos de hibisco, la cestería y el trenzado de canastos y de sombreros.

Los aficionados a la historia y al arte no deben perderse los numerosos museos con que cuenta Tahití y que reúnen todas sus tradiciones: el Museo de Tahití y sus Islas, el Museo de la Perla de Robert Wan, el Museo de las Conchas así como el Museo Paul Gaugin.

Las leyendas y los rituales sagrados dedicados a los dioses polinesios anteriores al culto cristiano como el dios Oro y el dios Hiro se celebraban en los Marae, lugares de ceremonias sagradas o que servían de marco a la coronación de un rey tribal. Todavía subsisten vestigios en piedra de estos recintos.

Sabías que... 

El arte del tatuaje polinesio: El término polinesio ha dado su nombre a la práctica del tatuaje. La palabra procede del tahitiano tatau, que significa marcar, dibujar o golpear, y se deriva de la expresión “Ta-atua”. La raíz de la palabra “ta” significa “dibujo”, mientras que “atua” quiere decir “espíritu, dios”.

Para los pueblos del Pacífico, representa más que un deseo estético: posee un lenguaje y define la condición social del individuo. Antaño eran el testimonio del paso de pruebas iniciáticas, gestos o papeles clave en la comunidad; en la actualidad, los tatuajes reivindican una personalidad, un orgullo y la pertenencia a un clan o una isla (las Marquesas o Bora Bora).

Son muchos los turistas que regresan con un tatuaje “made in Polynesia”. El festival “Tatau i Tahiti tattoonesia” es un evento anual que reúne en noviembre en Papeete a los mejores tatuadores de Polinesia, de las islas del Pacífico y del resto de mundo así como más de 15.000 visitantes.     

Te recomendamos...

Vivir al estilo polinesio: para disfrutar de una experiencia única y unos momentos auténticos con los tahitianos, la pequeña hostelería familiar propone compartir la vida diaria de los habitantes, entre la pesca, la cocina con la Mama, el trenzado, etc.… Más de 250 establecimientos (pensiones, casas de huéspedes, faré y hotel familiar) ofrecen la posibilidad de vivir al ritmo de los tahitianos.

Artículos Relacionados