La gastronomía francesa, una herencia secular

  • Foie gras.

    Foie gras.

    © Atout France/Cédric Helsly

  • Salmón

    Salmón

    © Atout France/Cédric Helsly

  • Comida campestre

    Comida campestre

    © Atout France/PHOVOIR

  • Pastel de frutos rojos

    Pastel de frutos rojos

    © Atout France/PHOVOIR

La gastronomía francesa, una herencia secular France fr

Nuestros antepasados los galos

En Francia, la Historia de la gastronomía se remonta a los galos, quienes desarrollaron un culto al buen comer y buen beber que se ha perpetuado a lo largo de los siglos.

El arte del festín en la Edad Media

Los banquetes representaban una oportunidad de afirmar su rango, su riqueza y su prestigio con motivo de bodas, alianzas, victorias, nacimientos... La comida, acompañada de espectáculos, estaba compuesta de varios platos. Los cuchillos y tenedores todavía no habían hecho su aparición: los comensales se servían con los dedos del plato principal.

El surgimiento de la gran cocina francesa

La gran cocina francesa adquirió toda su importancia bajo el reinado de Luis XIV. Las comidas se convirtieron en una verdadera representación teatral orquestada por el maestro de sala y el servicio a la francesa conoció su apogeo en el siglo XVIII. Reconocido a nivel internacional, este servicio permite estructurar la comida que comienza con los potajes y entradas, seguidos de los asados para terminar con los entremeses y los postres.

La moda de los restaurantes

Hubo que esperar hasta la Revolución Francesa para que el servicio en la mesa hiciera su aparición en los restaurantes. De 100 restaurantes bajo la Revolución, se pasó a 600 con el Imperio y 3.000 bajo la Restauración.

De la ciencia al arte culinario

En el siglo XVIII, los cocineros querían encontrar lo mejor y alcanzar la mayor refinación buscando mezclar o descomponer los productos para lograr una armonía suprema entre los sabores.

A comienzos del siglo XX, Auguste Escoffier innovó en la forma de contemplar la comida a través de una representación más sencilla y natural de los platos.

Los años sesenta del siglo pasado estuvieron marcados por chefs franceses, los mejores cocineros de la época. Paul Bocuse, elegido cocinero del siglo y creador del concurso internacional del Bocuse de Oro, sacó de la sombra el oficio de cocinero y fue uno de los artífices de la repercusión internacional de la gastronomía francesa. Michel Guérard sentó las bases de la Nouvelle Cuisine, cuestionando el exceso de la mantequilla y la nata. Otros cocineros como los hermanos Troisgros, Alain Chapel o George Blanc también marcaron su época.

Desde finales del siglo XX, Alain Ducasse, Guy Savoy, Joël Robuchon y Michel Troisgros representan tan solo una parte de los ilustres chefs que han sabido perfeccionar la herencia del pasado y valorizar los productos de la tierra.