El pesebre, origen e historia

  • © Atout France/Fabrice Milochau

El pesebre, origen e historia paris fr

San Francisco de Asís, fundador de la orden franciscana, representó el primer belén en la iglesia italiana de Greccio.

Durante la Nochebuena de 1223 los vecinos de Greccio, un pueblecito de Italia, se reunieron para representar el nacimiento de Jesucristo. Debido al frío la única figura no humana era la de Jesús. Un hombre probremente vestido se aproximó  a la imagen y la besó en los pies. Según la leyenda, la imagen extendió los brazos y le sonrió. Aquél hombre era Giovanni Bernardote, más conocido como San Francisco de Asís.

Desde entonces los franciscanos italianos para recodar ese hecho milagroso siguieron haciendo escenificaciones que fueron el origen de la tradición los Nacimientos.

En España será el rey Carlos III quién introduzca la moda de los belenes que más tarde se extenderá por toda Europa durante los siglos XVII y XVIII.

En Francia, durante el reinado de Luis XIV son abundantes los nacimientos que fabricaban los Carmelitas de Arlés y los Cartujos de Avignon.

Hoy en día, en Francia, el pesebre, llamado “crèche” sigue siendo una tradición. Se coloca desde principios de diciembre y la familia y los amigos se reúnen alrededor del nacimiento para orar y cantar.

En el Norte de Francia cada miembro de la familia se representa en una figura que se pone en el pesebre. Cada noche se hace una ronda de consultas para elegir a quien enviar a la gruta en la que nació el niño Jesús.

Y en el Sur, en la Provenza son muy comunes las figuritas de arcilla para adornar el pesebre  que se conocen por el nombre de «santons», que en provenzal quiere decir santos.