El origen del roscón de reyes

  • © Atout France/PHOVOIR

El origen del roscón de reyes Paris fr

Durante el mes de enero, se vende en las panaderías la Galette des Rois, torta de hojaldre que suele estar rellena de pasta de almendras.

Algunos creen que todo comenzó un día de la Epifanía en el que el cocinero de la Corte de Luis XV, rey de Francia, quiso entregar un espléndido obsequio a su monarca. Para ello quiso inventar algo que sorprendiera, así que introdujo en un roscón la joya que pretendía regalarle y así se la entregó. Al rey francés le encantó la idea así que la puso en práctica entre la aristocracia de su época, y no sólo entre la francesa sino que también ayudó a que se extendiera al resto de Europa.

Al llegar a España, allá por el siglo XVIII, se generalizó de tal manera que no sólo disfrutaban del dulce momento sorpresa los de alta alcurnia, sino que el pueblo comenzó a fabricar sus propios roscones con regalo.

Otros, sin embargo, opinan que el origen de este roscón es aún más antiguo, que se remonta a los tiempos de la Antigua Roma, concretamente a la celebración dedicada al dios Jano según algunos y al dios Saturno según otros.

Sobre todo a la dedicada a Saturno se le atribuye ser las precursoras del Roscón de Reyes que consumimos hoy en día. Consistía en ocultar una haba en cualquier lugar de la vivienda y conceder el premio de la libertad temporal, solo mientras durara las “Saturnales“, al esclavo que consiguiera encontrarla.

En nuestros días esta costumbre se ha popularizado para los niños y, así, el pequeño que encuentra el haba se convierte en rey por un día.

Qué ver

Alrededores