El desayuno a la francesa

  • Croissants calientes : un símbolo del desayuno a la francesa

    Croissants calientes : un símbolo del desayuno a la francesa

    © Atout France / Fotolia - Alexandra

  • Tostada con mermelada de melocotón

    Tostada con mermelada de melocotón

    © Atout France / Fotolia - BeTa Artworks

  • Café, croissant y zumo

    Café, croissant y zumo

    © Atout France/ Fotolia - Dani Vincek

El desayuno a la francesa paris fr

Para muchos, el desayuno es la comida más importante del día. También es un momento de convivencia que permite empezar el día con buen pie. ¿De qué se compone exactamente? ¿Dónde saborearlo?


¿Cuándo aparece el desayuno en la vida cotidiana de los franceses?

El desayuno tal y como la conocemos hoy en día no siempre existió. Su historia comienza en el Renacimiento cuando el pan de mantequilla mojado en leche apareció, seguido de cerca por el café,  importado de Turquía, conquista la corte de Luis XVI.

Pero fue en el siglo XIX que empezamos a usar la palabra "desayuno". En la ciudad, comenzamos el día con tostadas y café con leche o chocolate, mientras que en las zonas rurales siguen acompañando el pan de sopa o vino.

El desayuno tal como la conocemos hoy en día se hizo ineludible después de la Segunda Guerra Mundial.

 

El menú del desayuno francés

Llamado «continental» en los hoteles, el desayuno tradicional francés es inmutable. Se compone alrededor de la estrella de los panes del Hexágono:

  • la baguette: recién salida del horno o ligeramente tostada. Cada uno según sus gustos,
  • las "tartines" (tostadas) de pan: acompañadas con mantequilla, dulce o semidulce según la región, de mermelada y de miel,
  • las "viennoiseries": una selección de dulces ya sea el típico croissant de mantequilla, pains au chocolat,  brioches pan con uvas,
  • un zumo de frutas: naranja o pomelo por lo normalt,
  • una bebida caliente: café, té o choclate caliente.

¡Atención! Los franceses se distinguen de los ingleses por la manera de beber el té. Mientras que los ingleses añaden una nube de leche, en Francia se prefiere al natural.

 

¿Dónde desayunar?

Por la mañana temprano, en toda Francia, cafés y brasseries abren sus puertas invitando a degustar el desayuno tradicional en sala o terraza.

Más íntimo, las pastelerías y salones de té son perfectas para preparar una jornada de visitas o una jornada de compras.

Otros sitios en los que no pensamos necesariamente, museos que organizan excursiones gourmet incluyendo un desayuno seguido de un recorrido por las colecciones.

¿Un evento que celebrar? Los restaurantes de los principales hoteles y palacios son algunas propuestas para comenzar el día en un ambiente cálido.

Qué ver

Alrededores