Dominios esquiables, una versión larga puro placer

  • La montaña francesa

    La montaña francesa

    © Atout France / Franck Charel

Dominios esquiables, una versión larga puro placer Pirineos fr

Con sólo un 1,2% del territorio montañero acondicionado para el deslizamiento, los macizos franceses ofrecen de todos modos el mayor dominio esquiable del mundo.

Las estaciones invierten continuamente para asegurar sobre todo la nieve “artificial” en una pista de cada seis, y utilizan cada día más de 1.300 apisonadoras para mantener y alisar las laderas cuando los copos caen también del cielo.

En los Alpes

De norte a sur, los Alpes franceses privilegian las conexiones entre laderas, para no apear los esquís. De este modo, se ofrecen múltiples posibilidades para esquiar al sol a cualquier hora del día, para variar de paisaje y de ambiente.

En lo alto de las pistas, la mirada se va inconscientemente hacia un océano de picos inmaculados. Y muy a menudo uno se da cuenta que un sólo aparato nuevo, más rápido y cómodo, sustituye ventajosamente a varios antiguos ascensos reduciendo las esperas inútiles. En cuanto a la altitud elevada de un gran número de parajes, ésta permite esquiar más tiempo de una sola vez, gracias a excepcionales desniveles, a menudo de unos diez kilómetros en continuo y a más de una hora de arriba a abajo.

De este modo, Chamonix se centra en el tema del esquí fuera de pista y de la montaña “salvaje” con el teleférico de los Grands Montets que alcanza 3.233 metros de altitud y sobre todo, con el teleférico de la Aiguille du Midi (¡a 3.842 m!) que comunica con la famosa Vallée Blanche. Pero en los alrededores, la comarca del Mont-Blanc ofrece posibilidades para todos los gustos: Houches, Saint-Gervais y Megève…

Justo al norte, el Gran Macizo ofrece 265 km de pistas y se articula en torno a Flaine y Samoëns, entre otros. El dominio franco-suizo de Portes du Soleil por su parte, combina los encantos de Morzine, Avoriaz, Châtel y otras 11 estaciones. La Alta Saboya cuenta además con la emblemática La Clusaz (132 km de pistas), el Grand Bornand (con sus preservadas cañadas) o incluso con la red del Val d’Arly (Praz-sur-Arly, etc.).

El macizo de la Vanoise acoge por su parte a célebres conjuntos: el Espace Killy que reúne 300 km de pistas entre Val d’Isère y Tignes (que alcanza los 3.400 m de altitud en el glaciar de la Grande Motte), el Paradiski (hasta 3.200 m de altitud en la Aiguille Rouge o Bellecôte) que comunica La Plagne (diez estaciones de perfiles diversos) con les Arcs por medio del espectacular teleférico de Vanoise Express, los Trois Vallées que garantizan 600 km de pistas comunicadas federadas por cuatro estaciones estrella (Val Thorens, Méribel, Courchevel, les Menuires) para ascender también hasta 3.200 m de altitud.

En el macizo de Oisans, los emblemáticos dominios confirman sus ventajas: l’Alpe d’Huez cuenta con 245 km de pistas y alcanza 3.300 m de altitud en el Pic Blanc; les 2 Alpes poseen 200 km de pistas y disfrutan de un dominio glaciar a 3.600 m de altitud.

Los Alpes del Sur no tienen nada que envidiarles: Serre-Chevalier despliega sus 250 km de pistas por la increíble región del Briançonnais (vecina de los centros olímpicos de Turín 2006), mientras que la Forêt Blanche (Risoul y Vars) o Montgenèvre (comunicada con el dominio italiano de Sestrières- skipass Voie Lactée) ofrecen entre 100 y 180 km de pistas dotadas de un carácter mediterráneo...

En los Pirineos

En los Pirineos, la estación de la Mongie / dominio del Tourmalet ofrece también un recorrido único en su género, reservado para los esquiadores curtidos en fuera de pista y dirigidos por un guía de montaña: el descenso del famoso Pic du Midi de Bigorre (2.877 m). Y aun queda una buena selección de estaciones bien equipadas en este macizo de carácter tan particular, con por ejemplo Saint-Lary, Ax-les-Thermes, Luz-Ardiden, Font-Romeu o Piau-Engaly que presentan entre 60 y 100 km de pistas y alcanzan 2.400 ó 2.500 metros de altitud...

Otra gran ventaja de la mayoría de los dominios esquiables: la amplia gama de fórmulas ski-pass que se adaptan a las necesidades y al nivel de cada uno.

Las páginas web de las principales estaciones ofrecen a menudo la posibilidad de comprar por adelantado y de manera segura el paquete esquí, que generalmente va acompañado de tarifas promocionales.