Descubre la casa de Papá Noel y la Taberna de los duendes

  • © Atout France/Jean François Tripelon−Jarry

Descubre la casa de Papá Noel y la Taberna de los duendes Champagne-Ardenne fr

En Champagne-Ardenne, al norte de Francia, se encuentra la casa de Papá Noël

La Casa de Papá Noel

En la Casa de Papá Noël, los visitantes son recibidos por los duendes. A lo largo de toda la visita, te guiarán y te contarán por qué atrapan las nubes y cómo ordenan el correo de los niños.

Esta gran mansión se abre con una biblioteca repleta de libros con las historias preferidas de los duendes. A continuación, paseándote por el invernadero, comprenderás el secreto de las “plantas con gorro”. En medio de la casa destaca la sala de correos donde en estas fechas de final de año reina una gran agitación. Tras la cocina de Papá Noel, llena de instrumentos, de muebles y alimentos con formas y tamaños extraños, se visitan las habitaciones de los duendes, lugar donde descansan bajo espesos edredones.

La visita no ha terminado… A los duendes les encanta exponer sus máquinas misteriosas, sobre todo la que prepara caramelos en cualquier momento del día. Y, por una puerta secreta, los visitantes entran en los apartamentos de Papá Noel. Pueden sentarse cómodamente sobre unos cojines y escuchar tranquilamente al hombre de la barba blanca contar bonitas historias.

El descubrimiento, con la compañía de duendes, de esta casa con decoraciones sorprendentes e insólitas, se desarrolla en medio de incesantes discusiones y carcajadas.  Papá Noel revelará a los niños tiernos secretos y promesas cuchicheadas...Un momento de gran felicidad.

La Taberna de los duendes

La taberna está abierta a todos, individuales, grupos y colegios.

En el interior, bien calentito, puedes:

  • Saborear un gofre de los duendes, acompañado de un delicioso chocolate caliente, mientras se divierte con juegos de sociedad.
  • Beber la bebida preferida del gato Mimounette: un vaso de leche de nube con jarabe de flores.
  • Degustar el vino caliente con miel de Navidad.
  • Probar la célebre limonada del duende Marcel.
  • Y otros muchos dulces...

En un ambiente con aromas de Navidad se cocina para los niños la receta preferida del duende Scribouillard.

En un espeso puré de tres verduras, Scribouillard realiza un agujero y coloca un gran huevo cocido en su marmita. Rompe el huevo, lo deja derramarse en su volcán de puré y, en ese preciso momento, moja dos largos trozos de pan. De su bandeja, entre dos bocados, el duende toma un trozo de jamón. Una verdadera delicia. Para los adultos: las verduras de temporada fritas con harina, el queso que funde, las judías gigantes y la generosa patata saldrán calentitas de los hornos.

Los miércoles, sábados, domingos y durante todas las vacaciones escolares, te aconsejamos el desayuno del duende Marcel.

En la mesa: una rodaja de pan cubierta de mermelada casera, crema chocolate para untar con un de poco pan debajo, un kiwi, un zumo de naranja, un yogur y, por último, un chocolate caliente. El duende Marcel siempre comparte su desayuno con otros duendes…

Qué ver