Cocina alsaciana

  • Spatzle

    Spatzle

    © CRTA/Creutz

  • Bretzels

    Bretzels

    © Wikimedia Commons/Jonathan M

  • Kouglof aux raisins

    Kouglof aux raisins

    © Wikimedia Commons/Yoppy

  • Mercado de Navidad en Mulhouse

    Mercado de Navidad en Mulhouse

    © OT de Mulhouse - Catherine Kohler

  • Crumble

    Crumble

    © CRTA/Creutz

Cocina alsaciana strasbourg fr

Alsacia: una cocina gastronómica y familiar

Fuertemente impregnada de las tradiciones culinarias y germánicas, la gastronomía alsaciana es reputada por sus numerosas especialidades y por su célebre Ruta de los vinos de Alsacia, que se extiende a los pies de los Vosgos a lo largo de más de 170 km.

  • La inevitable chucrut

Es en un Winstub, el ancestro del bar de vinos o de la taberna, donde debes probar las especialidades alsacianas. No olvides el aperitivo, que tradicionalmente se toma alrededor de una cerveza acompañada del inseparable bretzel. En Mulhouse, siéntate en una de las mesas de madera cubiertas con manteles de cuadros rojos del Winstub Zum Sauwadala y elige la estrella del menú: la chucrut.

Este plato emblemático a base de col, de diferentes salchichas (entre ellas la salchicha de Estrasburgo), tocino ahumado y patatas, también es celebrado cada año en numerosos pueblos alsacianos. ¡Acompaña la chucrut con un vaso de Riesling para que el placer sea absoluto!

  • Las otras especialidades alsacianas

La idea de cocinar el foie gras nació en Alsacia. A la entrada del pueblo de Kayserberg, el chef del restaurante Le Chambard, Olivier Nasti, te propone tomarlo acompañado del tradicional pain d’épices. Si prefieres una cocina más familiar, te invita a descubrir la flammekueche, una tarta delgada flambeada con diversos rellenos, en sus dos restaurantes Flamme & Co en Kayserberg y en Estrasburgo. A continuación, parte a recorrer la ruta de la carpa frita en la comarca del Sundgau, donde sirven esta especialidad local acompañada de ensalada y patatas fritas. Si te queda todavía un hueco en el estómago, prueba el baeckeoffe, el tradicional puchero alsaciano, o escoge el menú "A la découverte du terroir" (Descubrimiento del terruño) del restaurante A la Cour d’Alsace en Obernai: te encantará el presskopf (charcutería a base de pedazos de la cabeza de cerdo), los spaetzle (fideos rústicos hechos con harina, nata y huevos) y el Munster granjero, estrella de las bandejas de quesos en Alsacia.

  • Bebidas tradicionales alsacianas

No se puede visitar Alsacia sin tomar la cerveza tradicional. A comienzos de agosto tienes una cita en la Fiesta de la Cerveza de Schiltigheim, capital de la cerveza de Alsacia, para descubrir los numerosos matices de esta bebida emblemática. La región es también célebre por sus grandes vinos blancos, que ocupan un lugar destacado en el menú del Bistrot des Saveurs, en Obernai: combina un Gewurztraminer de vendimias tardías con el tradicional foie gras alsaciano: ¡seguro que te encantará! Por último, no hay que olvidar los aguardientes blancos, los licores de fruta y los orujos, hechos con los más prestigiosos tipos de uva alsacianos y destilados en alambiques de cobre.

  • Postres alsacianos

Alsacia tampoco se queda atrás en lo que respecta a los dulces: disfruta del célebre pain d’épices, muy popular en la región, o del kouglof, delicioso brioche con pasas. Durante el periodo del Adviento, las cocinas alsacianas están en plena efervescencia: se preparan los bredele, unas galletitas de Navidad que se cuelgan de las ramas del pino y que tienen múltiples formas y perfumes (anís, limón, pain d’épices…).

Localizar y saborear las especialidades alsacianas

  • La Maison Fortwenger: en 1768, el joven Charles Fortwenger, maestro panadero, abrió su taller en Gertwiller para preparar sus sabrosos pains d'épices. En la actualidad, seis tiendas venden estos dulces alsacianos así como diversas galletas (bredelices, leckerlis, estrellas…).
  • La brasserie Meteor (la cervecería Meteor): unos kilómetros al norte de Estrasburgo, en Hochfelden, la familia Haag te invita a visitar sus instalaciones así como su tienda. No lejos de la cervecería, en Wingersheim, puedes seguir un sendero de 4,5 km acondicionado a través de una explotación de lúpulo que ofrece unas magníficas vistas de la llanura de Alsacia.
  • La Maison Fischer: quesos de Munster, vinos finos y licores, cervezas o productos de la tierra alsaciana (foie gras, miel, patés artesanales) te esperan en sus establecimientos (en Riquewihr, Beblenheim y Ribeauvillé).